LA CREACIÓN DEL SER HUMANO (1 DE 3)


© condiciones al final

 

Anunnakis y evolucion del H sapiens

Anunnakis y evolucion del H sapiens

No hay conflicto entre los textos sumerios sobre la creación del ser humano, la Biblia, los mitos de la creación de todas las culturas y la evolución, por el contrario, afirma la validez de todas estas versiones.

 

CUANDO LOS DIOSES LLEGARON, NO EXISTÍAN LOS HOMBRES, HASTA QUE FUERON CREADOS

En la epopeya «Cuando los dioses como hombres», en otros textos concretos y en varias referencias, los sumerios describieron al Hombre como una creación deliberada de los dioses, (diseño inteligente) y también como un eslabón en la cadena evolutiva que comenzó con los acontecimientos celestes descritos en «La Epopeya de la Creación».

Con la firme creencia de que la creación del Hombre fue precedida por una era durante la cual sólo los nefilim estaban en la Tierra, los textos sumerios registraron, caso por caso (por ejemplo, el incidente entre Enlil y Ninlil), los acontecimientos que tuvieron lugar «cuando el Hombre aún no había sido creado, cuando Nippur estaba habitado sólo por los dioses».

Ver:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/03/21/popol-vuh-fragmento-e-historia-del-libro/

CONCORDANCIA CON LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN

Al mismo tiempo, los textos también describieron la creación de la Tierra y la evolución de la vida de plantas y animales en ella, y lo hicieron en unos términos que se conforman a las actuales teorías evolucionistas, lo mismo que el Popol Vuh.

AGRICULTURA Y GANADERÍA FUERON POSTERIORES A LA CREACIÓN DEL HOMBRE

La Biblia y los textos sumerios coinciden en que el hombre llegó después, dicen los sumerios que cuando llegaron los nefilim a la Tierra, aún no se habían extendido por ésta las artes del cultivo de cereales y frutales, así como la del cuidado del ganado. Del mismo modo, el relato bíblico sitúa la creación del Hombre en el sexto «día» o fase del proceso evolutivo. El Libro del Génesis afirma también que, en un estadio evolutivo anterior:

Ninguna planta de campo abierto había aún sobre la Tierra, 
ninguna hierba que es plantada había germinado todavía… 
Y el Hombre no estaba todavía allí para trabajar el suelo.

CULTO, ADORACIÓN O TRABAJO

Todos los textos sumerios afirman que los dioses crearon al Hombre para que hiciera el trabajo de ellos. Explicado en boca de Marduk, la epopeya de la Creación da cuenta de la decisión:

 “Engendraré un Primitivo humilde;
«Hombre» será su nombre.
Crearé un Trabajador Primitivo;
él se hará cargo del servicio de los dioses,
para que ellos puedan estar cómodos”.

Para los pueblos antiguos no resultaba extraña o desagradable que el Hombre hubiera sido creado para servir a los dioses, puesto que desde que tuvieron “uso de razón” así habían vivido.

Desde antes de los tiempos bíblicos, los anunnakis o nefilim eran «Señor» (Lord), «Soberano», «Rey», «Amo». La palabra que, normalmente, se traduce (las traducciones se hacen según la idiosincracia del traductor) como «culto» era, en realidad, avod (trabajo).

El Hombre antiguo y bíblico no daba «culto» a su dios; trabajaba para él, pues, en cuanto la deidad bíblica (al igual que los dioses de los relatos sumerios), creó al Hombre, plantó un jardín y puso al Hombre a trabajar en él:

Y el Señor Dios tomó al «Hombre» 
y lo puso en el Jardín del Edén 
para que lo labrase y cuidase”.

Más adelante, la Biblia describe a la Divinidad «paseando por el jardín a la hora de la brisa», ahora que el nuevo ser estaba allí para cuidar del Jardín del Edén. esta versión se encuentra muy cerca de aquello que dicen los textos sumerios acerca de que los dioses exigieron trabajadores para, así, poder ellos descansar y relajarse.

En las versiones sumerias, la decisión de crear al Hombre se, adoptó en la Asamblea de los dioses. De manera significativa, el libro del Génesis, que, supuestamente, ensalza los logros de una sola Deidad, utiliza el plural Elohim (literalmente «deidades» o «los brillantes que bajaron del cielo») para denotar a «Dios», y dice:

“Y Elohim dijo:

«Hagamos al Hombre a nuestra imagen,
como semejanza nuestra»”

¿De quiénes está hablando no la singular, sino la plural deidad, y quiénes eran esos «nosotros» en cuya plural imagen y plural semejanza había que hacer al Hombre?

Después, cuando Adán y Eva comieron del fruto del Árbol del Conocimiento, Elohim hacen una advertencia a los mismos colegas anónimos:

«He aquí que el Hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal».

LA BIBLIA ES UNA VERSIÓN REVISADA DE LOS TEXTOS SUMERIOS

Dado que el relato bíblico de la Creación, al igual que otros relatos de los comienzos en el Génesis, proviene de fuentes sumerias, la respuesta es obvia. Al condensar los muchos dioses en una única Deidad Suprema, el relato bíblico no es más que una versión revisada de los informes sumerios sobre las discusiones en la Asamblea de los Dioses.

No sé qué tanto hubieran podido haber influido estos textos sumerios en la mitología maya, ya que en el Popol Vuh, son varios “dioses” los que hablan entre ellos sobre la creación del hombre.

Los dioses idearon nuevos seres capaces de hablar y de recoger, en hora oportuna el alimento sembrado y crecido en la tierra”.

ADÁN ES EL TERRESTRE

El Antiguo Testamento se esfuerza por dejar claro que el Hombre no era un dios ni era de los cielos. «Los Cielos son los Cielos del Señor, a la Humanidad la Tierra Él le ha dado». El nuevo ser fue llamado «el Adán» porque fue creado del adama, de la tierra, del suelo de la Tierra. En otras palabras, el Adán era «el Terrestre».

Sin cierto «conocimiento», y sin un período de vida tan largo como el de los anunnaki o Elohim, el Adán fue creado en todos los demás aspectos a imagen (selem) y semejanza (dmut) de su(s) Creador (es). El uso de ambos términos en el texto se hizo para no dejar duda de que el Hombre era similar a (los) Dios(es) tanto en lo físico como en lo emocional, en lo externo y en lo interno.

En todas las antiguas representaciones artísticas de dioses y hombres, la semejanza física es evidente. Aunque la advertencia bíblica en contra de la adoración de imágenes paganas diera pie a la idea de que el Dios hebreo no tenía imagen ni semejanza,

EL DIOS HEBREO TENÍA CUERPO

El Génesis, al igual que otros informes bíblicos, atestiguan que el Dios de los antiguos hebreos se podía ver cara a cara, se podía luchar con él, se le podía escuchar y hablar; tenía cabeza y pies, manos y dedos, incluso cintura. El Dios bíblico y sus emisarios parecían hombres y actuaban como hombres, porque los hombres fueron creados a semejanza de los dioses y actuaban como los dioses.

LOS DIOSES GRIEGOS Y ROMANOS ACTUABAN COMO HOMBRES, IGUAL QUE LOS NEFILIM O ANUNNAKI

Vemos lo mismo en los “dioses” griegos y luego romanos: actuaban como los hombres, tenían emociones como los humanos y se apareaban con mujeres y hombres terrestres (como los ángeles caídos que escogieron esposas entre las hijas de los hombres o la diosa Inanna que acostumbraba tener relaciones sexuales con humanos y fue rechazada por Gilgamesh).

DE QUÉ MANERA FUE CREADO EL HOMBRE “A IMAGEN Y SEMEJANZA…”

Pero en esta cosa tan simple subyace un gran misterio. ¿De qué manera una nueva criatura pudo ser, física, mental y emocionalmente, una réplica virtual de los nefilim o anunnaki? Realmente, ¿cómo fue creado el Hombre?

Ver más datos en:

http://serunserdeluz.wordpress.com/2013/09/28/nuestros-creadores-los-extraterrestres/

http://serunserdeluz.wordpress.com/2013/09/28/¿nos-crearon-dioses-extraterrestres-azules/ 

 El mundo occidental judeocristiano, basándose en el Génesis de la Biblia, tenía la idea de que, creado deliberadamente, el Hombre había sido puesto en la Tierra para someterla y ejercer su dominio sobre todas las demás criaturas (incluidos otros humanos diferentes a los europeos).

DARWIN Y EL ORIGEN DE LAS ESPECIES

Pero, en noviembre de 1859, Charles Darwin, naturalista inglés, publicó un tratado llamado On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life —“El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida”- que luego fue acortado a “El Origen de las Especies.

Resumiendo cerca de treinta años de investigación, el libro añadía, a los conceptos previos sobre la evolución natural, la idea de una selección natural como consecuencia de la lucha de todas las especies -tanto de plantas como de animales- por la existencia.

Sobre Charles Darwin y el evolucionismo, ver más datos en:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/01/15/creacionistas-y-evolucionistas-polemica/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/01/15/evolucionismo/

Por otro lado, a partir de 1788 destacados geólogos habían comenzado a expresar su creencia de que la Tierra tenía una gran antigüedad, mucho mayor que la de los más o menos 5.500 años del calendario hebreo.

Estudiosos anteriores ya habían observado este proceso de evolución, y los eruditos griegos del siglo iv a.C. ya habían recopilado datos sobre la evolución de la vida animal y vegetal, pero 
el terrible bombazo de Darwin consistió en la conclusión de que todos los seres vivos -incluido el Hombre- eran producto de la evolución.

Darwin sostenía que el Hombre, en contra de la creencia sostenida entonces, no había sido generado espontáneamente, sino evolucionado como todo ser viviente de la Tierra

LA IGLESIA ANTE LA EVOLUCIÓN

La reacción inicial de la Iglesia fue violenta. Pero, a medida que los hechos científicos concernientes a la verdadera edad de la Tierra, la evolución, la genética y otros estudios biológicos y antropológicos salían a la luz, las críticas de la Iglesia iban enmudeciendo.

Parecía que, al final, las mismísimas palabras del Antiguo Testamento hacían indefendible el relato del Antiguo Testamento; pues, ¿cómo iba a decir un Dios que no tiene cuerpo y que está universalmente solo:

«Hagamos al Hombre a nuestra imagen, como semejanza nuestra»”?

Eso se explica para los creyentes en Dios Omnipotente, como que Él (Ella) es la Energía Primordial, La mente Maestra, El Absoluto, pero no fue quien bajó a la Tierra a crear al hombre, eso lo hicieron entidades físicas provenientes de otro(s) planeta(s) y Sistemas Estelares.

¿SOMOS SIMIOS DESNUDOS?

Pero, realmente, ¿no somos más que «simios desnudos»? ¿Es que el mono no está más allá de la distancia de un brazo, evolutivamente hablando? ¿Es que la musaraña arborícola es un ser humano que aún no se pone de pie ni ha perdido la cola?

Más datos en:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2012/08/11/la-evolucion-humana-y-el-proceso-de-hominizacion/

http://serunserdeluz.wordpress.com/2012/09/26/la-evolucion-humana-y-el-proceso-de-hominizacion-segunda-parte/

Los científicos modernos van a tener que cuestionarse las teorías simples. La evolución apenas puede explicar el curso general de los acontecimientos que han hecho que la vida y las formas de vida se desarrollen en la Tierra, desde la más simple criatura unicelular hasta el Hombre y todo esto difícilmente puede explicarse por mutaciones fortuitas, aunque se sumen a la selección natural.

Ver:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2012/08/08/somos-humanos-por-mutaciones/

HOMO SAPIENS SAPIENS

Tampoco puede la evolución explicar de la aparición del Homo sapiens sapiens, que tuvo lugar “de la noche a la mañana”, en los términos de millones de años que la evolución requiere, y sin ninguna evidencia de estadios previos que pudieran indicar un cambio gradual desde el Homo erectus.

El homínido del género Homo es un producto de la evolución. Pero el Homo sapiens es el producto de un acontecimiento repentino, revolucionario. Apareció inexplicablemente hace unos 200.000 años, millones de años demasiado pronto.

VER

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2013/08/04/por-que-el-homo-sapiens-sapiens-evoluciono-tan-rapido-cronologia/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/01/15/los-saltos-evolutivos/

Los expertos no tienen explicación para esto. Pero nosotros sí. Los textos sumerios y babilonios sí la tienen. Y el Antiguo Testamento también, lo mismo que todos los mitos de la creación alrededor del mundo.

¿QUIÉN CREÓ AL HOMO SAPIENS SAPIENS?


EL HOMO SAPIENS SAPIENS -EL HOMBRE MODERNO- FUE CREADO POR LOS ANTIGUOS “DIOSES” (EXTRATERRESTRES).

Afortunadamente, los textos mesopotámicos hacen una clara exposición del momento en que fue creado el Hombre.

El relato de las fatigas y el posterior motín de los anunnaki nos dice que. «durante 40 períodos sufrieron el trabajo, día y noche»; los largos años de su duro trabajo los dramatizó el poeta con la repetición de versos.

El antiguo texto usa el término ma para decir «período», y la mayoría de los expertos lo han traducido por «año». Pero el término connotaba «algo que se completa y, después, se repite». Para los hombres de la Tierra, un año equivale a una órbita completa de la Tierra alrededor del Sol. Pero, como ya hemos planteado (según Zecahrai Sitchin), la órbita del planeta de los nefilim equivalía a un shar, o 3.600 años terrestres.

Cuarenta shar, o 144.000 años terrestres, después de su llegada, fue cuando los anunaki dijeron: «¡Basta!». Si los nefilim llegaron a la Tierra, tal como hemos concluido, hace alrededor de 450.000 años, ¡la creación del Hombre debió tener lugar hace unos 200,000 a 300.000 años! (lo que es confirmado por la paleontología, basada en fósiles encontrados en África y también por la genética, vía ADN mitocondrial).

Confirmado por fósiles, los evolucionistas nos dicen que los humanos modernos se originaron en África hace 200,000-250,000 años, comenzando a emigrar de ese continente desde hace entre 100,000 y 60,000 años. Las especies que habitaban ya fuera de África (Homo erctus y Neanderthal), también tuvieron su origen común africano, seguramente del Homo ergaster. Se supone que el Homo sapiens fue reemplazando a H. erectus y H. Neanderthal progresivamente.

«El Adán» de la Biblia no era homínido, sino el ser que es nuestro antepasado, el primer Homo sapiens. Lo que los nefilim crearon es el Hombre moderno, tal como lo conocemos.

ENKI Y NINHURSAG MUTAN AL ADAMU (HOMO SAPIENS)

La clave para comprender este hecho crucial se encuentra en el relato en el que despiertan a Enki para informarle que los dioses han decidido formar un adamu, y que su tarea consiste en buscar la forma de hacerlo. A todo esto, responde Enki:

«La criatura cuyo nombre pronunciáis 
¡EXISTE!»

y añade:

«Sujetad sobre ella» -sobre la criatura que ya existe- «la imagen de los dioses».

Aquí, por tanto, se encuentra la respuesta al enigma: los nefilim no «crearon» al Hombre de la nada; más bien, tomaron una criatura que ya existía y la manipularon para «sujetar sobre ella» la «imagen de los dioses» (eso no significa que los nefilim, anunnaki y/u otros extraterrestres no hayan traído la vida a la Tierra y la hayan mutado poco a poco, sólo se refiere al “momento” en que Enki mezcla el ADN extraterrestre con el del homínido, probablemente el Homo erectus).

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2014/01/15/quien-creo-la-vida-en-la-tierra/

El género Homo es el producto de la evolución y mutaciones planeadas anteriores; pero el Hombre moderno, el Homo sapiens, es el producto de los «nefilim o anunnaki», específicamente de Enki y Ninhursag. Pues, en algún momento, hace alrededor de 200,000 a 300.000 años, Enki, NInki y sus colegas genetistas, tomaron a un Homo erectus y le implantaron su propia imagen y semejanza (ADN).

ADN en tablilla sumeria

ADN en tablilla sumeria

No hay ningún conflicto entre la evolución y los relatos de la creación del Hombre de Oriente Próximo (ni de otras culturas alejadas en el tiempo y el espacio). Más bien, se explican y se complementan unos a otros.

Pues, sin el ADN y los conocimientos de genética de Enki y Ninhursag, el hombre moderno se encontraría aún a millones de años de distancia en su árbol evolutivo.

Si quieres ver a detalle el proceso de hominización, consulta:

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/2012/08/11/la-evolucion-humana-y-el-proceso-de-hominizacion/

CÓMO OCURRIÓ LA EVOLUCIÓN ACELERADA HACIA EL HOMO SAPIENS

Remontémonos en el tiempo e intentemos visualizar las circunstancias y los acontecimientos, tal como se revelaron.

  • La gran etapa interglacial, que comenzó hace alrededor de 435.000 años, y su clima cálido hicieron que proliferara el alimento y los animales. También aceleró la aparición y la expansión de un avanzado simio de aspecto humano el Homo erectus.
  • 
Que los nefilim y los simios de aspecto humano se conocieron es algo que viene atestiguado por varios textos antiguos. Un relato sumerio, que trata de los tiempos primordiales, afirma:

Cuando la Humanidad fue creada, 
no sabían nada sobre comer pan, 
i no sabían nada sobre ponerse prendas de vestir; 
comían plantas con la boca, como la oveja; 
bebían agua de una zanja (al parecer una de las tantas mutaciones que hicieron los extraterrestres fue la de convertir a esos homínidos en omnívoros, achicando su aparato digestivo, para darle más energía al cerebro, que agrandaron).

MUTACIONES NECESARIAS PARA CREAR AL HOMO SAPIENS

Entonces, ante la necesidad de mano de obra, y resueltos a conseguir un Trabajador Primitivo, los nefilim pensaron en una solución a la medida: domesticar al animal adecuado.

El «animal» estaba disponible, pero el Homo erectus planteaba algunos problemas.

  • Todavía no se adecuaba realmente al trabajo requerido. Precisaría de algunos cambios físicos.
  • Tenía que ser capaz de agarrar y usar las herramientas de los nefilim,
  • Caminar y doblarse como ellos para poder sustituir a los dioses en campos y minas.
  • Tenía que disponer de un «cerebro» mejor -no como el de los dioses, pero sí lo suficientemente bueno como para comprender las palabras, las órdenes y las tareas que se le asignaran.
  • Necesitaba la suficiente inteligencia y comprensión como para ser un obediente y útil amelu -un siervo.

 Continúa en:

 

LA CREACIÓN DEL SER HUMANO (2 de 3)

 

Con:

“CAUSAS PRINCIPALES DE LA EVOLUCIÓN HUMANA”

LA EVOLUCIÓN EN LA TIERRA SEMEJANTE A LA DEL 12º PLANETA

MUTACIÓN ACELERADA

LA REPRODUCCIÓN DE LOS SERES VIVOS

INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

CLONACIÓN

FUSIÓN CELULAR

HÍBRIDOS EN LA ACTUALIDAD

CONOCIMIENTOS GENÉTICOS DE LOS EXTRATERRESTRES

HÍBRIDOS EN LA ANTIGÜEDAD

***

BIBLIOGRAFÍA Y ENLACES EN LA PARTE 3 DE 3

***

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

 También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

 © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

Anuncios

Un pensamiento en “LA CREACIÓN DEL SER HUMANO (1 DE 3)


  1. Pingback: LA CREACIÓN DEL SER HUMANO (2 DE 3)
 | A que vine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s