Los cátaros, esas “buenas personas”

Los cátaros creían en la reencarnación y entre ellos las mujeres no eran discriminadas. La iglesia católica los consideraba herejes.

carcasona Ciudad de Carcasona. Baluarte del catarismo hasta su conquista por Simón de Montfort en 1209. Haz clic en la imagen para ampliarla.

La palabra “cátaros” significa “los puros” y asi se consideraban ellos mismos. Creían en la reencarnación aunque afirmaban que Jesús no se encarnó, negaban el bautismo, se oponían al matrimonio con fines procreativos y rechazaban la alimentación procedente de la generación, como los huevos, la carne y la leche. Pero la Iglesia Católica los consideró herejes persiguiéndolos implacablemente hasta lograr su completa desaparición. No era más que una excusa para conseguir el verdadero objetivo de su persecución: el dominio de los señores del norte de Francia sobre el sur.

Ver la entrada original 589 palabras más