HERNÁN CORTÉS, PEDRO DE ALVARADO Y XÓCHITL (YO), Y OTRAS ENCARNACIONES JUNTOS

QUIÉN ES QUIÉN EN ESTA Y OTRAS VIDAS

Hernán Cortés                        mi esposo QEPD/Oman/Henry

Pedro de Alvarado                ahora mi “ex”/Amán

Xóchitl/Acamactli/

Mirana/Louise                     Yo, Silvia

Alphonse                                importante en esta vida, ya en el pasado

***

Esta fue una regresión a vidas pasadas/lectura de vidas muy larga, resumen de varias regresiones anteriores y posteriores en las que vi algunos de estos hechos de la vida de Xóchitl con mayor detalle. Esta regresión, ya que también fue “lectura de vidas”, nos dio muchos datos y me explicó muchas cosas de esta vida presente.

No anoté las circunstancias en las que se dio, pero parece que fue espontánea, y mi operador/pareja/alma gemela, que siempre tenía un cuaderno y pluma a la mano, la escribió y me hizo algunas preguntas, pero en realidad no las necesité, sino que hablé y hablé, principalmente sobre el que fue mi esposo en esta encarnación y Hernán Cortés cuando yo fui Acamactli y luego Xóchitl.

Aclaro que no está editada, sino tal y como lo dije, con expresiones idiomáticas (y algunas palabras altisonantes), porque quise conservar la espontaneidad.

HERNÁN CORTÉS EN ESPAÑA

-Sí, veo a Cortés, con las piernas muy delgadas y medio patizambo, en el atrio de una iglesia, él está por fuera de las rejas, el atrio está en un nivel mas bajo que la calle. Van dos monjas de habito negro con una cinta blanca en la frente. Cortés está de espaldas a ellas, que van camino a la puerta de la iglesia. Cortés camina hacia su izquierda y entra en el atrio, hay que bajar 10 ó 12 escalones.

Anda detrás de una de las monjas.

Están en España. No han de ser de clausura y quizá el convento pertenezca a la iglesia… es de un santo anciano y que está en el altar, es calvo, barba cortita, bigote y lleva una túnica azul […] y un cayado, ¿Santiago?en su mano derecha. Viendo el altar de frente, a la izquierda está la figura del Arcángel San Miguel. Es bonita la iglesia, pero sencilla, no grandiosa. El atrio, sin embargo, es muy grande; frente a un parque con arboles.

Otra monja se acerca al altar… sigo viendo el atrio y más monjas. Está lleno de monjas, pulula de monjas, es una festividad especial; la va a ver en la noche, está hablando con ella [me suena parecido a Don Juan y Doña Inés].

Se encuentran en una fuente ¿manantial?; la gente va por agua a esa fuente.

[no es de adorno].

Atrás hay una calle empedrada, se van por esa calle… entran a una casa…ella no quiere, él la abraza y le habla al oído y la convence. Entran por el zaguán y después a la primera habitación a la izquierda [dije derecha, pero es izquierda], al cuartito de los porteros. Hay un patio, la casa es más grande.

En el cuarto hay un camastro, una camita, y él la está seduciendo. Después él tiene cara de satisfacción y ella está llorando. Se quitó su hábito negro y abajo tenia uno de lana burda casi blanco. Ella se voltea a la ventana y está llorando. En el patio hay otra fuente; él sale por agua en una bandeja de peltre blanco o algo así, se la lleva y sale discreto para que ella se asee y luego la lleva a la iglesia y se va sacudiéndose las manos [como indicando “ya hice lo que tenia que hacer”] con satisfacción y con cara de niño que hizo una travesura [comentario: ¡que poca madre!].

Salió de España huyendo por muchas cosas [entre otras, eso].

Es muy bocón, se jacta de muchas cosas, pero habla y la gente lo escucha; tiene encanto, pero es muy bocón y jactancioso (en su vida del Siglo XX yo desperté su carisma, porque antes era muy callado, después, cuando hablaba, todos escuchábamos).

Habla como si ya hubiera hecho lo que quiere hacer y la gente se lo cree.

En el barco se acuerda de la monja, siente como si ella estuviera ahí; se siente incómodo porque se acuerda de ella. Lo sigue el recuerdo de la monja, creo que se llamaba Ana.

HERNÁN CORTÉS EN UNA VIDA ANTERIOR FUE CABALLERO EN LAS CRUZADAS

Llegan a Cuba. También ahí hace desmadre con las mujeres. Se sube por las ventanas, es como Don Juan y aquí se cree todavía mas que en España. [Lo veo como caballero de las cruzadas, con armadura negra toda labrada con figuritas en bajorrelieve. Fue un gran señor feudal y un gran guerrero en las cruzadas, en 1300 –tal vez ahí también nos encontramos].

Siente que tiene que hacer mas de lo que ha hecho y que la riega sólo pensando en mujeres, tiene el recuerdo [reminiscencia del 1300. [Lo veo alrededor de un castillo, pero como que era francés. Hay un pájaro en su escudo [águila o cuervo], de frente, con sus alas abiertas, es negro. Pirineos… me suena… un puente para atravesar el foso que rodea al castillo.

Plumitas en el casco… color verde y color salmón. Regresan con banderolas como vencedores de una gran batalla. Él es el mero mero (el que manda].

 

HERNÁN CORTÉS Y PEDRO DE ALVARADO EN CUBA

En la vida de Cortés, en Cuba, consciente de eso (de lo que fue), siente un gran vacío.

El gobernador de Cuba (Diego Velázquez) está organizando un viaje de reconocimiento a nuevas tierras. Ahí está Pedro de Alvarado, pero a Diego Velázquez no le hace gracia Pedro… por otro lado tiene algo contra Cortés. Quiere por un lado sujetarlo y por otro alejarlo y tenerlo sujeto por un compromiso emotivo o mental [no sé como decirlo], pero físicamente alejado, controlado pero lejos, le tiene cierto temor y se tiene que poner a pensar cómo le hace.

Veo a San Miguel y a San Gabriel que rondan por allí (simbólico).

El gobernador lo piensa [¿o era Pedro con armadura?, rubio con armadura].

Diego debería mandar a Pedro al mando, es valiente, ambicioso e inteligente, pero muy loco, no le tiene mucha confianza

Quiere deshacerse de Cortés pero prefiere comprometerlo.[no se entendía bien la letra en este párrafo].

PEDRO DE ALVARADO ACEPTA SER EL SEGUNDO

Decide una noche que mandará a Cortés como jefe de la expedición, a Pedro no le hace gracia, pero después piensa [Pedro] que casi es igual y que así la responsabilidad va a estar en hombros de Cortés y dice “total…” y decide que no va a estar en contra de Cortés [pensando esto pasa una noche en vela]. Pedro Sí quiere estar al mando, pero luego decide: o acepta bien, o manda todo al demonio y se queda en Cuba; mejor acepta bien, sin ponerle zancadillas a Cortés. Acepta ir bien, decide no tratar de convencer a Diego…

 

HERNÁN CORTÉS EN SÍMBOLOS

Cortés ve ahí su oportunidad de demostrar todo lo que es. [veo una feria moderna con una rueda de la fortuna atrás en segundo plano y en primer plano un tiburón, la mitad izquierda verde y la mitad derecha salmón (los colores de Cortés en otra vida). la cabeza es azul acerado o marino y la rueda de la fortuna está dando vueltas atrás, todo esto es simbólico de las vueltas que da la vida].

 

HERNÁN CORTÉS ACEPTA IR AL MANDO DE LA EXPEDICIÓN

Siente miedo, pero es su oportunidad de demostrar y como ya hizo desmadre y medio con varias mujeres en Cuba, ya quiere salir de ahí. Se pone a pensar, o sexo, o lograr sus ambiciones [primer y quinto generador/chacra], piensa que si logra sus ambiciones luego va a lograr a las mujeres que quiera sin tener que seducirlas, así que acepta ir.

Son varios barcos, ahora siente que le queda grande la oportunidad. Se reviste de valor y actúa “como si”… [lo normal en él], como si para él fuera lo de todos los días y que no es pequeño para la empresa.

CORTÉS EN SU CAMINO HACIA TENOCHTITLAN

[Nuevamente veo a Cortés]:

Andaban entre arboles en una selva…ya trae indígenas con él; ya va hacia la capital del imperio azteca.

Tenochtitlan mural de Diego Rivera.

Tenochtitlan mural de Diego Rivera.

CONQUISTA DE TENOCHTITLAN

¡Ya está!

Ya conquistó, ya venció, logró la destrucción de Tenochtitlan.

batalla-otumba-hernan-cortes

batalla-otumba-hernan-cortes

Está construyendo su palacio con piedras del Templo Mayor… en el Palacio de Moctezuma… haciéndole cambios (digan lo que digan los libros de historia, Cortés empezó de inmediato (alrededor de 1522) a construir su palacio en el antiguo Palacio de Moctezuma, ahora Palacio Nacional, era su manera de decir al pueblo ahora yo soy el Huey Tlatoani, el que manda).

Palacio Nacional zocalo ciudad de México

Palacio Nacional zocalo ciudad de México

ACAMACTLI MUERTE

Cerca de la actual Puerta Mariana del Palacio Nacional de la Ciudad de México, antiguo Palacio de Cortés y antes palacio de Moctezuma, a la vueltecita de la entrada principoal de Palacio Nacional (calle de Moneda)

frente al Templo Mayor; ahí estoy yo (Acamactli, ex sacerdote de Quetzalcóatl), anciano, esquelético, me siento porque ya no puedo, caigo, me desmayo, estoy muy débil, me tienen construyendo… los españoles me van a dar con un látigo, pero no me puedo levantar; uno me levanta la barbilla con el extremo grueso del látigo y se va y me deja en paz, porque ve que ya no sirvo: estoy muerto.

TÚNEL DESPUÉS DE LA MUERTE

Me morí ahí… [tengo frio aquí aunque estoy tapada con sabanas de franela y cobijas de lana]… un túnel oscuro como construido, pero luego llego a donde hay luz y… ya no… es un túnel natural. Veo a alguien cortando un folleto de viajes (simbólico), siento mucho sueño… hay una columna estalactita que casi llega al piso; abajo hay luz dorada y luego sigue la columna [estalactita] y luego hay como chaquira, figuras rojas, verdes y blancas como de chaquira.

MOMENTO DE ENCARNAR DE XÓCHITL

Estoy viendo a Xóchitl, está sentada en al suelo contemplando agua que sale de ahí. Está cerca de Xochimilco. Gruta…fuente…gruta, espíritu de sacerdote que se instala en una mujer que está ahí… la madre de Xóchitl, llego como espíritu energía dorada y me meto en el vientre de mi madre [de Xóchitl].

La Energía espera la fertilización o es antes, o ya está fecundado el ovulo, porque la mama está sola.

Estoy otra vez donde me morí frente al Templo Mayor. Me muero odiando a Cortés con toda mi alma y pensando “esto no se puede quedar así” [me acomodo en la cama y respiro profundo].

PEDRO DE ALVARADO VIOLA A LA MADRE DE XÓCHITL

…Esa mujer va [anda] del otro lado del Palacio de Cortés, por la otra acequia (actual Calle de Corregidora). Lleva algo en la cabeza… un cesto con manzanas rojas o jitomates [esto me cuesta trabajo decirlo, porque no quiero hacerlo, pero mi operador me fuerza a ello]…y voy agarrada del cinturón de mi mamá [llevamos falda oscura envolvente, con cinta de colores en la orilla del ruedo], a veces me toma de la mano, porque estoy muy chiquita [4 años] cuando mucho [me veo mas chiquita] estirándole 4.

   PEDRO DE ALVARADO VIOLA A LA MADRE DE XÓCHITL Y LUEGO SALVA A LA NIÑA DE SER MARCADA CON HIERRO CANDENTE

¿Por que te veo con armadura? (me dirijo al operador) él [tú, Pedro de Alvarado] es el medio por el que tendré acceso a Cortés.

Está en “pausa”, no quiero ver…

Es algo más fuerte que tampoco quiero ver. Me está doliendo la cintura.

Está congelada la imagen. Veo al hombre de armadura, sentado, recargado junto a la pared… manzanas se está comiendo una manzana o jitomate [¡que poca madre!]… se da el lujo de comerse una fruta tranquilamente, después de violar a mi madre.

Estás adolorido de los genitales y de la cabeza (me refiero a Pedro de Alvarado, que fue una encarnación de quien ahora es mi operador/alma gemela), mi madre te hizo algo, pero te diviertes… te vale, mientras, le están haciendo algo a mi madre en la cara y a mí en el brazo, les gritas “a ella no”; te levantas con dificultad, caminas cojeando, pero me tomas en brazos y me alzas como a una plumita, me siento más chiquita de lo que soy y te veo muy grande, no sé si te vi atacando a mi madre, pero ahorita varios la golpean y la marcan…yo te veo que me salvaste, gritaste “a esa chavala no” o algo así y fuiste por mí cuando me estaban marcando el brazo derecho con un hierro al rojo, y fuiste por mí.

espa_ol_marcando_con_hierro_indigena_diego_rivera

espa_ol_marcando_con_hierro_indigena_diego_rivera

Me vas platicando y jugueteando conmigo. Te brotó ternura de no sé dónde; por alguna razón no me quieres llevar a tu casa… la estaban construyendo, pero no era esa la razón… sentías algo que no habías sentido, como ternura, como miedo, como que no me quieres soltar, pero qué haces conmigo, raro, miedo, es inconsciente. Viste a un indígena y le dijiste que me llevara [era mi tío], tu no lo sabias, él vio todo, pero no podía hacer nada. Le diste dinero y le dijiste que me cuidara como si fuera su hija.

No sabias que era de mi familia [cuestioné lo de las manzanas, más bien eran jitomates].

Me mandaste con mi tío que se fue contento por salvarme, y tener dinero, cosa que un indígena no podía tener, aunque no pudo hacer nada por su hermana.

Me llevó a Xochimilco y tu te olvidaste del asunto, pero yo no. Te veía como mi salvador, olvidé o quise olvidar lo que le hiciste a mi madre, de todos modos, eran escenas cotidianas en Tenochtitlan y Xochimilco: la violación de mujeres indígenas por los españoles pero sí recordaba que diste dinero para que me cuidaran. Después crecí y para ellos, mi gente, fui alguien de respeto por el dinero y la liberación de muchas situaciones.

No sé como que era Xochimilco, como que no estaban los españoles como en Tenochtitlan, dejaron algo o con otro dinero compramos… no entiendo muy bien, pero crecí libre, era libre.

Cuando iba contigo ya jovencita, tu te la pasabas bien conmigo y yo te amaba, me vestía con mi ropa de indígena, pero privilegiada, porque tu me regalabas cosas, no te aceptaba dinero, pero tenía uno como chal de lana, que para mí era el colmo de la riqueza y la elegancia.

De alguna manera llegué a ver a Cortés (que fue mi deseo después de morir, pero luego cambió a renacer para perdonarte a ti, Pedro de Alvarado).

Un día Cortés te fue a buscar creo, yo estaba contigo, pero afortunadamente, vestida. Se cruzaron nuestras miradas y …[luego te hago un dibujo] como si de mi mano saliera una lanza verde oscuro, casi negra, ribeteada de luz dorada (como de obsidiana)…yo le gustaba, pero lo odiaba… en esa vida… era el conquistador… (en esta vida por décadas odié a Hernán Cortés, ignorando estar casada con su espíritu reencarnado: cuando conocí a quien fue mi esposo en esta vida me cayó muy mal, él fue Hernán Cortés, eso merece varios posts).

Ver:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/10/16/enemigos-en-una-vida-conyuges-en-otra-el-perdon/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/03/10/yo-ame-a-pedro-de-alvarado-2-a-precuela-hernan-cortes-y-la-noche-triste/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/03/08/yo-ame-a-pedro-de-alvarado-2-hernan-cortes/

Me tenías de la mano y me di cuenta que su mirada era apreciativa es […] “no me meto”,

él recibió mi odio como impacto y se le resbaló, te dijo lo que te tenía que decir, se fue, me barrió de la cabeza a los pies ¡que se cree!, piensa: “cuando yo quiera, hace lo que quiera”. Tenía el poder para hacer con cualquier indígena lo que le diera su gana, lo llegó a pensar, pero por estar contigo me respetaba.

Luego te preguntó por mi, tú le dijiste que era especial y él te dijo “allá tú, que, bueno, doña Marina era doña Marina, pero que yo ¿que?, que salvo doña Marina, todas éramos iguales, cualquiera era igual a otra, carne prieta y fresca” [hijo de puta], se rió, se carcajeó, tú “le diste el avión” (hiciste como que aceptabas lo que dijo, aunque no lo hiciste en realidad), estabas de acuerdo y no: “salvo doña Marina y Xóchitl, todas las demás son iguales”.

OTRA VIDA EN QUE LOS TRES (ALVARADO, CORTÉS Y XÓCHITL) ESTUVIERON JUNTOS

Tu sentimiento hacia él es medio dual (le hablo a mi operador, que fue Pedro de Alvarado), fue el mongol que te quería, respetaba y admiraba y tú a él, pero yo [Xóchitl/Mirana] en esa vida llegué…

Ver esta historia en:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2011/11/09/historia-de-amor-de-mirana-una-princesa-hindu-1/

https://serunserdeluz.wordpress.com/2011/11/23/regresiones-a-vidas-pasadas-historia-de-amor-de-mirana-una-princesa-hindu-parte-2/

Por Omán. el khan mongol sientes lealtad, admiración, respeto… y odio, pero no de envidia, sino odio de que te hizo algo, porque te mató de hambre…ustedes la traen desde antes, posiblemente antes de eso.

Él [Cortés} sabía que podía confiar en ti [Pedro], mientras no se te subiera lo Alvarado a la cabeza; no había otro en quien pudiera confiar mas, sabía que eras leal, lo sabía porque lo sabía, yo me le antojaba cuando me veía, pero no tenía tiempo, averiguó qué sentías por mí y sabía que no era una más y prefirió no, por algo que no valía la pena para él, tu lealtad, echarla a perder; él Sí te tenía cierta envidia en cuanto a tu físico, eras mas atractivo sexualmente, mas alto, mas guapo. Tú no te controlabas y él sí controlaba su carisma, era más político, tú no controlabas, ni querías, tu carisma y me tenías lejos por miedo a lo conocido-desconocido.

   MI OPERADOR ME HACE ENTRAR A UN NIVEL MÁS PROFUNDO

-¿Quien es Cortés en esta vida?

OMÁN/CORTÉS/ENRICO, MIRANA/XÓCHITL/LOUISE Y AMÁN/ALVARADO/ALPHONSE

En otra vida anterior [dos previas a la actual, cuando fui Louise en New Orleans] él (Cortés y luego mi esposo en esta vida) me mató también [alusión a Omán, que me mató cuando yo fui Mirana], él era un anciano, yo era prostituta mulata adolescente, se casó conmigo.

También era impotente, como Omán. Ha sido injusto porque como Omán arregló que yo le fuera infiel contigo (Amán/Pedro) para tener un hijo y luego no soporto los resultados de esa infidelidad, que me enamoré de ti.

MI VIDA COMO LOUISE EN NEW ORLEANS

Cuando fui Louise, yo no me quería casar y él además de darme riquezas y vida decente, me dijo que entendería si tenia algún “romance”, pero no lo entendió, fue sólo uno, pero no fue aventura [tal vez por eso no lo aceptó], yo tenia necesidad de amor, él tampoco me lo daba. Me lucía y decía “yo la hice decente”, pero estaba tan ocupado haciéndose mas rico, que no me hacía caso tampoco y cuando supo que tenia yo a otro, me mandaba seguir y acabo por matarnos.

Alphonse (mi amante de esa vida) y yo, íbamos a esa roca, a un saliente, a ver el río Mississippi, el mar, siempre íbamos ahí y le ordenó a alguien, un asesino a sueldo de los que tenía, que socavara ahí y así se cayo la roca y nos ahogamos.

Alphonse, era de origen francés, pero medio mulato, menos que yo, pero algo tenía de sangre negra y tenia también mucho dinero, pero no tanto como Enrico {Henry} de origen italiano (Omán/Cortés).

HECHOS “RAROS” DE ESTA ENCARNACIÓN DE HERNÁN CORTÉS

Esto sucedido en mi presente encarnación lo recordé dentro de mi regresión o lectura de vidas de Hernán Cortés.

Cuando fuimos mi esposo y yo {en esta encarnación mía y la última que conozco de él} a la Antigua, Veracruz, México (lugar en el que desembarcaron los españoles en 1519) después de que lo planeamos y no pudimos ir, nos quedamos un día extra para ir. Sentíamos algo raro, por una estupidez nos enojamos {eso casi nunca sucedía} y al estar ahí, él iba observando obsesionado algunas cosas y decía:

-Esto no estaba aquí.

-Esto no era así.

arbol donde se dice que Hernán Cortes amarro sus barcos cuando llego a este lugar

arbol donde se dice que Hernán Cortes amarro sus barcos cuando llego a este lugar

-Este árbol [donde dicen que amarraron uno de los barcos] estaba mas lejos de la playa… y se ponía como a medir… y como a observar y de todo decía que no era así; yo pensaba que estaba loco ¡como iba a saber esas cosas!: el árbol tenia un anuncio: “en este árbol se amarraron los barcos”

arbol donde se dice que Hernán Cortes amarro sus barcos cuando llego a la Antigua

arbol donde se dice que Hernán Cortes amarro sus barcos cuando llego a la Antigua

Él dijo:

-Sí amarraron los barcos, pero estaba mas lejos de la playa y había mas vegetación”.

Yo [Silvia} pensaba:

“Éste está presumiendo de sus lecturas y conocimientos, pero no puedeser… está presumiendo”, pero estaba convencido, y donde tomamos un refresco hubo… paso algo que no recuerdo. Había un ambiente medio raro entre nosotros, ahora me doy cuenta que era una energía y cambiamos totalmente. Había una presencia de un niño o de un adolescente que andaba rondando por ahí; se sentía algo… conocido, pero extraño…450 años después debe haber algo diferente, ¿no?

En ese tiempo, cuando visitamos La Antigua, Ver., yo aún no tenía clarividencia ni creía en la reencarnación ni nada espiritual, por lo tanto no entendí nada. Si hubiera pasado cuando ya tenía yo conocimientos de esos temas, hubiera entendido que él estaba teniendo una regresión a su encarnación de Hernán Cortés, hubiera sido muy impactante, porque en esta encarnación siempre odié a Cortés y mi esposo lo defendía.

Al final de esta sesión vi a Hernán Cortés en mi casa de Puebla donde viví con mi esposo en esta vida:

-¡NO, SI YO LO ODIO!, me tapé los ojos. ¡NO!, esto no me gustó, ¡NO, NO, NO, NO, NO, NO ME GUSTA!, está ahí, instalado, entre la sala y el comedor, !NO, SI YO LO ODIO!, ¡CÓMO PUDE ESTAR CASADA CON ÉL! (me refería a Hernán Cortés, no a mi esposo de esta vida, aunque sean el mismo), mi esposo y yo disentíamos mucho, sobre ese “güey” [Cortés], pero yo sí me sacaba de onda, yo siempre me sulfuraba y él me calmaba y me explicaba: “es que la fusión de dos culturas, era necesario” ¡no!, pero ¿por que él?, es que voy contra ti [Pedro de Alvarado/mi operador] también. Pedro mató, pero Hernán Cortés era peor, se reconcentró en él mi !ODIO, ODIO, ODIO! en mi vida actual.

[Silvia], Pedro no me hace gracia, pero lo que pasó en esa vida de Xóchitl con Pedro, limó asperezas, aparte ya venía de antes y es mi alma gemela… pero !Cortés? no cabe duda de que en esta vida vine a perdonar por amor a los dos.

Me quería mucho [mi esposo de esta vida] y yo a él, vino a pagar deudas, me mató dos veces directamente (Mirana y Louise) y como sacerdote azteca indirectamente (igual que Pedro) y en esta encarnación él tenía un enorme afán por saber la vida de Cortés y conocer Andalucía… ahora me lo explico, y también que el tema de Cortés era casi el único que nos hacía discutir y a mí me ponía muy mal, yo en su contra y mi esposo defendiéndolo, pero ambos tuvimos una obsesión con él, teníamos muchos libros sobre Cortés, algunos repetidos.

Por lo que acabas de leer, te habrás dado cuenta de cómo me impactó saber que en esta vida estuve casada con quien fue Hernán Cortés en una vida pasada. Al principio de la lectura de vidas lo pude narrar tranquilamente, pero al final, cuando vi a Cortés en la casa que compartí con él (como mi esposo de esta encarnación), aún estando en nivel alfa, me impactó mucho y volví a sentir el odio que tuve hacia Cortés en mis vidas como Acamactli y Xóchitl, pero finalmente me di cuenta de que precisamente me volví a encontrar con él y nos casamos, para arreglar nuestros asuntos pendientes; a pesar de que él me mató en 3 vidas pasadas, yo debía perdonarlo y qué mejor manera que estando casados.

Ahora doy gracias por la oportunidad que tuve de amarlo y perdonarlo, pero aún tengo que trabajar el perdón conscientemente, sabiendo quién fue él y ya estaremos en paz.

***

Imágenes tomadas de internet,   Creo que no es necesario advertir que algunas fotos son, sólo para dar una idea de cómo fueron aquellos tiempos y lugares.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller

Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando pongas el enlace a él, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

También visítame en

http://serunserdeluz.wordpress.com/

https://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “HERNÁN CORTÉS, PEDRO DE ALVARADO Y XÓCHITL (YO), Y OTRAS ENCARNACIONES JUNTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s