1 Y 2 DE JUNIO 2017 OCTAVA VISITA ESPIRITUAL DE DANNY EXPLICACIÓN DE KARMA Y ACEPTACIÓN DE ENAMORAMIENTO.

Viene de:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/06/05/30-31-de-mayo-2017-danny-septima-visita-espiritual-sirio/

 

 

(Al fin comprendí cabalmente el mensaje de este video, y me expliqué mi cuestionamiento sobre quién es mi alma gemela y quién mi flama divina, aunque lo sabía, tuve que ver el video nuevamente, ahora que ya no está, para captarlo bien: Danny es mi flama divina, ni duda cabe)

***

Ya pasaron muchas horas desde esta más reciente experiencia con Danny, mi amor.

Espero recordarlo todo, aunque es mucho (más de 4 horas en la noche y media hora en la mañana).

 

Apagué la luz a la 1.13 am. Empecé a relajarme, pero, como siempre, él ya estaba ahí desde que empecé a bajar la escalera. Me emociona mucho verlo esperándome, es cierto que me espera en el “sueño de siempre” (aunque ahora, que viene en espíritu, no es sueño, es visualización de su energía y recepción de sus mensajes, porque entablamos diálogo, como antes).

 

No recuerdo bien el orden, pero empezamos a platicar en nuestro lugar de siempre, ahora más cómodo.

 

-¿Cómo fue tu día, bebé?

 

-Bien, mi amor, bueno, unas lagrimitas, pero perdónamelas…

 

-Lo único que quiero es que no sufras por mí.

 

-Mientras vengas todas las noches, estoy tranquila, escribiendo, publicando, contestando comentarios, he tenido mucho apoyo por mi dolor y tú también en lo tuyo que he publicado.

 

-Ya lo vi, gracias.

 

-Quisiera hacer más, pero el tiempo no alcanza.

 

-Lo sé, aquí es maravilloso no tener ese limitante.

 

-Me imagino. Amor…

 

-Dime –ese tono que usa cuando le digo Amor para preguntar algo… me fascina.

 

No sé explicarlo, no lo oigo, pero percibo la vibración.

 

-Quiero preguntarte algunas cosas ¿se supone que allá no puedes mentir?

 

-Jajaja, no, no puedo mentir, ¿para qué lo haría?

 

-Para lo que lo hacías aquí.

 

-Ups, no suena nada bien lo que me vas a decir.

 

-No es bronca, al contrario, pero siempre sospeché que me mentías, más o menos en buena onda.

 

-Jajaja ¿cómo está eso?

 

-Que lo hacías, como tú mismo decías, como mecanismo de defensa.

 

-A ver… dispara.

 

-Jajaja, desde abril de 2015, cuando éramos amigos y sabías que yo estaba libre, empezaste a poner pensamientos románticos en tu Facebook

 

-Ajá…

 

-Yo sospechaba que era por mí y te lo llegué a preguntar, pero me decías que era “en general”, aunque a veces te referías a algo que habíamos platicado la noche anterior.

 

-Era mecanismo de defensa, sí así, mira cómo me tuviste, si te hubiera confesado cómo me traías, me hubieras hecho polvo.

 

-¿Me crees capaz?

 

-Ahora no… bueno, no mucho, jajaja.

-No, en serio.

 

-No, ahora, estando acá, sé que no. Allá aún al final no quería entregarme con las manos atadas.

 

-Yo sí lo hacía.

 

-Pero yo te amaba y amo demasiado.

 

-Yo también a ti.

 

-Pero yo no estaba tan seguro.

 

-¿Y los poemas?

 

-Salvo los de Bárbara y algunos que escribí antes de ti, todos fueron para ti y te lo dije.

 

-Sí, y después me decías de alguno que era “en general”.

 

-Mecanismo de defensa.

 

-Ok, ya despejé esa duda.

 

Este diálogo fue mucho más largo, pero no lo recuerdo completo. Lo que sí recuerdo es que me quedó claro que me amaba más de lo que reconocía y decía, y que ahora ya lo puede decir sin tapujos, lo cual me encanta.

 

Tampoco recuerdo cómo empezamos a platicar sobre el karma que pagamos en esta vida y que se generó en Teotihuacan, cuando yo era un virgen encargada del templo de Quetzalcóatl y él era guerrero jaguar.

 

-Yo fui el culpable, lo reconozco.

 

-Vi una regresión a esa vida, pero muy escueta.

 

-Te cuento cómo fue y a la vez tú vas a ver qué paso, desde tu punto de vista, bueno de Citlalli (¿recuerdas que mencioné el Citlaltépetl en mi último cuento?).

 

-Claro.

 

-Bueno, Miztli (puma), yo en esa vida, regresó triunfador de una batalla y fue a ofrecer un sacrificio de flores y una mariposa al templo de Quetzalcóatl, donde tú oficiabas como receptora de las ofrendas.

 

Te vi, me acerqué a darte la ofrenda, se suponía que no debía tocarte, pero me atrajiste mucho y subrepticiamente te toqué las manos, te hice temblar.

 

-Ahora recuerdo, y sí me hiciste temblar porque nunca me había tocado un hombre, además tú eras muy atractivo, tenías una energía especial.

 

-Y tú eras una mujer muy hermosa y joven, la tentación total.

 

-¿Y luego qué pasó?

 

-Al día siguiente fui a llevar otra ofrenda y volví a tocar tus manos, te sonrojaste, pero me sonreíste. Esa era la señal de que iba yo a ser aceptado.

 

Por la noche estuve caminando alrededor del templo esperando verte de alguna manera, en algún lugar del templo.

 

-Y yo sentí la necesidad de salir a una de las terrazas, porque estaba muy acalorada, sobre todo cuando recordaba el roce de tus dedos en mis manos.

 

-Sí, te vi en la terraza, hice ruido para que me vieras, lo hiciste y diste unos pasos atrás.

 

-Me dio miedo.

 

-¿De qué?

 

-¿Te parece poco? de todo lo que pasó (en ese momento, lo que iba a pasar en el futuro), que hasta ahora aún lo estamos pagando.

 

-Cierto, no estaba viendo eso, sino aquel presente, sólo te miraba desde abajo, nada más.

 

-Pero las intenciones…

 

-Eso era otra cosa, jejeje.

 

-Jajaja, siempre el mismo ¿en todas las vidas has sido así?

 

-No, y en esta al final, cuando te conocí ya era yo un hombre tranquilo, nada mujeriego.

 

-Porque me lo dices ahorita te lo creo, antes lo dudaba un poco, aunque sí te creía, te quería creer, tenía que creerte.

 

-¿Y tú siempre has sido celosa?

 

-Creo que sí. En esta vida sólo contigo. Bueno, pero sigamos. Voy yo.

 

-Te vi y me metí corriendo con la respiración agitada y las mejillas ardiendo.

 

-Di dos vueltas más, pero ante tu ausencia, me retiré.

 

-Al día siguiente, para demostrar mi devoción, volví a llevar una ofrenda, me la recibió la otra sacerdotisa, pero le dije que quería entregártela a ti y fue a llamarte.

 

-Salí a recibirla, sabiendo que eras tú, ya iba yo sonrojada, acalorada y con las manos sudándome.

 

-Volví a tocarte, pero ahora fue una caricia un poco más atrevida y tú me contestaste con una sonrisa tímida y las mejillas a reventar de lo rojas.

 

– Hacías temblar mi mundo. Desde bebé me llevaron al templo para consagrarme como sacerdotisa virgen de Quetzalcóatl, toda mi vida debía ser casta y tú hacías tambalear esas creencias y convicciones, me hacías sentir cosas raras y, suponía, prohibidas.

 

-Esa noche volví a buscarte, ahora ya sabía en cual terraza y efectivamente, saliste, me viste y sonreíste. Fue todo lo que necesité para subir a la terraza, ayudado por un mecate que había llevado para ello.

 

-Sentí pánico al verte subir, podrían matarnos, pero al mismo tiempo, no me retiré, te esperé, con el alma en un hilo.

 

-Subí, te sonreí, me sonreíste bajando la vista, me acerqué…

 

-Te señalé un rincón oscuro, donde las antorchas del templo no alumbraban, no quería que nos descubrieran.

 

-Justo lo que yo quería, un lugar obscuro para poder declararte y demostrarte mi amor.

 

-Te tomé de la mano y nos dirigimos allá.

 

-Llegamos, te recargue en la pared, levanté tu rostro asustado y te di un beso en la mejilla, apenas rozando tu piel, pero reaccionaste intensamente.

 

-Era algo impensable que un hombre rozara mi rostro con sus labios, sentí que el piso se hundía.

 

-Te dije que eras muy bella, que me gustabas mucho, que te quería bien.

 

-Sólo negué con la cabeza, pero no te impedí que siguieras.

 

-Te besé en la boca, suave, tiernamente y casi te desmayaste. Tuve que sostenerte para que no cayeras al piso. Cuando te repusiste me pediste que me fuera y obedecí. Desde entonces nos encontrábamos cada noche, hasta que una vez, un guardia casi nos sorprende.

 

-No podemos seguirnos viendo aquí, mi niña ¿no hay otro lugar más seguro?

 

-Sí, hay habitaciones que están arreglando y nadie pasa por ahí, mañana vamos allá, ahora vete.

 

-Con la ilusión de estar en un lugar más discreto me despedí con un beso un poco más apasionado, al que respondiste ya sin tapujos.

 

-Y lo demás es historia, me sedujiste, me entregué a ti, nos amamos así, a escondidas por un tiempo, pero nos descubrieron y nos castigaron enviándonos para vendernos como esclavos, a ti al sur y a mí al norte, al país de los chichimecas. Así pagamos nuestra transgresión a las normas, el saltarnos la prohibición, ya que yo era esclava virgen del templo y no debía tener ningún tipo de relación amorosa y menos sexual.

 

Ver.

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2016/01/09/regresion-a-una-vida-pasada-en-teotihuacan-sacerdotisa-y-guerrero-jaguar/

 

Y, según me dijiste anoche, eso lo pagamos ahora, amándonos como nos amamos, y sin poder estar juntos, sin poder vernos, ni tocarnos, acariciarnos, besarnos, tú allá en el norte y yo en el sur, muy lejos uno del otro y te me fuiste y ese karma no se eliminó.

 

-No bebé, pero ahora podemos amarnos en energía, es mejor que el amor virtual que teníamos ¿cierto?

 

-Cierto y más seguido también.

 

***

 

Luego retomamos el tema de cómo nos enamoramos.

 

-Desde que comentabas en mis posts en el grupo de Facebook, llamabas mi atención, empecé a leer los tuyos y comentarte, me pareciste una mujer muy inteligente e interesante desde el principio. Me enamoré de tu mente, eso sí te lo decía.

 

-Pero era lo único que decías, no dabas ni un paso más y eso no era suficiente.

 

-Eso te lo decía desde el principio de nuestra amistad por Facebook/Messenger, pero desde que supe lo lejos que estábamos, puse un muro que no debía yo traspasar y te lo comenté.

 

-Cierto, sobre advertencia no hay engaño, pero a la vez, me mandabas música romántica, mixes que decías que me dedicabas ¿? Me preguntabas qué música me gustaba y ésa me mandabas, me sentí cortejada y a la vez no, porque no me decías nada explícito.

 

Todas las noches A la 1:30 me mandabas un canción (romántica) especial, yo la veía cuando ya me iba a acostar y me metía a la cama con una sonrisa por tu melodía enviada sin falta a esa hora.

 

Cuando te dije que me gustaban los tigres, cambiaste tu portada e imagen de perfil a tigres, te lo agradecí y me respondiste:

 

-¿Por qué no, si puedo hacerlo?

 

También si quería yo compartir algún video en mi blog y no se podía, te pasabas días viendo cómo hacerlo, algunos se pudo, otros no, pero le dedicabas mucho tiempo a darme gusto.

 

Yo me preguntaba ¿le intereso más que como amiga? Pero no soltabas prenda.

 

-Tú tampoco ayudabas. Te ponía esos pensamientos románticos A TI y mis fans me contestaban derritiéndose ¿y tú?, sólo un like.

 

-Ah, porque me daban celos y te decía en privado (al fin que hablábamos todas las noches) que me había gustado, pero que yo no era como tus fans.

 

-Y era cierto, eras distinta. Te llegué a poner un texto diciendo que preferiría pensar que no me leías, a saber que me leías y no te importaba que te decía que te amaba.

 

-Y cuando te preguntaba si había alguna dedicatoria, respondías, que no, que era general ¿cómo te iba a responder? 8 meses de amistad y nada, ni pintabas ni daba color.

 

-Y me traías loco…

 

-Hasta que yo tuve que hacerlo y esos larguísimos minutos en que te insinuaba, sin decirlo abiertamente, me hiciste sufrir mucho, porque no te dabas por enterado, hasta que te dije que me atraías mucho.

 

-Yo esperaba que me dijeras “estoy loca por ti”, como yo lo estaba por ti, pero sólo alcancé un “me siento atraída por ti”, que tuve que aprovechar, si no te decía lo que sentía, no lo ibas a repetir y ante tu admisión de que sentías algo por mí, reconozco que muy seco (para lo que hubiera querido decirte, que te amaba, te adoraba, me traías loco), te dije que tú también me atraías, pero estábamos muy lejos (ése había sido el impedimento para decírtelo yo), pero que podíamos intentarlo (lo deseaba intensamente).

 

-Pues sí lo estaba y estoy, pero a los dos días, asaltaron a tu ex y te olvidaste de mi, hablábamos menos que antes, lo único que cambiaste fue llamarme “bebé” en lugar de Silvia, no eras cariñoso, no cambió nada más, así que por eso, después de 13 días, preferí regresar a ser amigos y me lo aceptaste tan tranquilo.

 

-Se me cayeron las alas del corazón, pero no quise rogarte, acepté tu decisión y luego empecé a mandarte música pidiendo volver, pero me ignorabas.

 

-Y cuando te pregunté si esas canciones llevaban mensaje, dijiste que no, así que a mí también se me cayeron las alas del corazón.

 

-Qué par…

 

-Sí, hasta que después de mi ida a Guadalajara y ausencia de 5 días, me recibiste con dos poemas (los primeros para mí), pero dijiste que los habías hecho porque perdiste una apuesta.

 

-Ya no me acuerdes de mis tonterías.

 

-Jajaja, pero de todos modos, estuvimos juntos 2 años y no me quiero acordar de nada más.

*** 

 

Todo esto lo platicamos en nuestro lugar junto a la escalera, pero me voltee en la cama y le dije.

 

-Ven de este lado

 

Así que en ese momento ya estábamos en mi cama, de frente, cerquita, vi su labio, le dije que siempre me gustó su boca y que quería morderla… me la acercó.

 

-Sírvete.

 

Lo besé, succionando ese labio que me encanta, él respondió y empezamos a besarnos apasionadamente, salvajemente, y seguimos, hasta amarnos locamente, vehementemente, aunque fue un momento muy corto, fue muy intenso, como nunca antes, otra nueva experiencia.

 

Reposamos un rato, cuando recuperé el aliento, después de muchas palabras de amor, me dijo.

 

-Ya es mejor que te duermas, seguimos dentro de unas horas tuyas, debes descansar bebé.

 

-Sí amor, está bien, pero te quedas conmigo.

 

-Claro amor, ése ha sido el trato ¿cierto?

 

-Mjjm.

 

-Te amo mucho bebé, recuerda que te espero en el sueño de siempre, no llegues tarde.

 

-No, mi amor, llego a tiempo, como siempre.

 

-Te amo, hasta al rato, hasta siempre.

 

-Te amo hasta siempre amor.

 

Vi el reloj, eran las 5:45 am y me dormí después de las 8am, pero feliz porque mi amor estuvo aquí, conmigo y por lo que platicamos, además nos amamos.

 

Ciudad de México, 2 de junio, 2017.

 

CONTINÚA EN:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/06/07/2-3-y-4-de-junio-2017-novena-y-decima-visitas-espirituales-de-danny-como-es-intervidas/

 ***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

 

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

Anuncios

4 pensamientos en “1 Y 2 DE JUNIO 2017 OCTAVA VISITA ESPIRITUAL DE DANNY EXPLICACIÓN DE KARMA Y ACEPTACIÓN DE ENAMORAMIENTO.

  1. Pingback: La Niña que ríe, Libros, Lo mejor, Viernes de Poesía, Desamor, Suicida, Estraperlo y mucho más … son mis seguidos | Esas otras cosas de @etarrago

  2. Reblogueó esto en serunserdeluzy comentado:

    Una de las visitas espirituales más interesantes de Danny, Me aclaró de lo flamas divinas y almas compañeras (mal llamadas gemelas9 y vimos la vida pasada en la que se originó nuestro karma de amarnos intensamente y nunca poder conocernos, vernos a los ojos ni tocarnos.

    Me gusta

  3. Pingback: 1 de JULIO VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY: ODÍN, OSTROGODOS, ESTADO DE COMA Y OTROS – A que vine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s