PALABRAS NO HAY

PALABRAS NO HAY

En esta ocasión, voy a compartirles una vivencia de hoy (8 de noviembre de 2017), no tengo las suficientes palabras para hacerlo, pero lo intentaré; podría haberlo hecho como relato lírico, pero en formato de poema me pareció más fácil (menos difícil) expresar lo que viví. Fue algo único y maravilloso; ni sueño, ni fantasía, sino realidad alterna en estado superior de conciencia.

.

PALABRAS NO HAY

.

Ahora sí, no tengo palabras

para describir estas vivencias

experimentadas con Danshaggy (Danny).

Trataré de expresarlas lo mejor que pueda.

.

Nos amamos con el Tantra como guía,

pero uno propio, nuestro, que fuimos creando nosotros.

.

Nos unimos respirando al unísono,

sentimos nuestra energía,

él, la mía,

yo, la suya,

ambos la nuestra.

.

Necesitamos una palabra para describirnos:

“Nosuno”

nosotros dos en uno,

nosotros somos uno.

.

De mi cuerpo y su energía salí,

a viajar por el universo

como Nosuno me fui,

unidos en uno, Nosuno,

cosas maravillosas a mi alrededor vi.

.

Como la luz viajando,

en energía, siendo un puntito dorado,

recorriendo el espacio sideral y disfrutando,

galaxias y nebulosas observando:

el sombrero, espirales, globulares,

El Ojo de Dios y la Mariposa,

la hermosa Karina y la Rosa.

.

¿Cuanto tiempo? No lo sé,

allá no existe,

sólo viajé como esfera dorada de luz,

¿segundos? ¿eones?, imposible saberlo…

.

Al fin regresé

de nuevo la energía en la carne gocé,

toda su luz integrar en mí logré,

esa energía es nuestra, de Nosuno

e ilumina la carne que es mía/nuestra,

la llena de amor y la hace plena…

.

Ya no hay estrellas,

está obscuro

sólo un puntito de luz,

hermosa, serena.

.

Frente a mi corazón

mis manos se mueven solas,

se enfrentan,

hay magnetismo entre ellas:

luz, una esfera,

se minimiza, desaparece.

.

Desde mi corazón carnal

una rosa aparece,

rosa roja, color sangre,

líquido vital que nos enaltece.

.

Entre mis manos se mete,

sale otra y otra y otra más,

mis manos llenas de rosas rojas están.

.

Significan amor, pasión, mujer,

la rosa simboliza el lugar

donde la mitad de la vida entra,

por donde sale la vida entera;

la rosa alegoría de mujer,

entre mis manos para ver.

.

.

De mi corazón la luz blanca

como esfera sale ahora,

llena mis manos;

entonces siento su energía masculina

unida a mi cuerpo…

.

La esfera de luz crece y crece,

nos une, nos envuelve,

nos hace vibrar al unísono…

.

..

.

Después los dos astros/seres de luz

que Nosuno somos,

para mostrarlo dejaron de girar

alrededor del otro

y se unieron, para ser uno.

.

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2015/03/18/tu-y-yo-el-universo/ 

.

Después de esa explosiva unión,

le pido que me lleve a su dimensión;

pasamos por el túnel de luz,

a ver lo que ya había visto.

su idea del paraíso.

.

Visitarlo me encanta;

que yo veré el mío, me explica

y que juntos

crearemos uno propio,

de Nosuno.

.

Nuestro paraíso propio y particular

donde podamos amarnos en espíritu

antes de volver a encarnar.

.

Encarnaremos en distintos vientres

con nuestra energía integrada,

como siempre

y en carne, nos volveremos a amar,

físicamente, profunda y espiritualmente.

.

En ese momento

mi espíritu regresó a mi cuerpo,

recobré la normal conciencia,

los sentimientos, las emociones, las sensaciones.

.

De mi cuerpo fui consciente,

de que a él lo necesitaba desesperadamente,

su energía sentí en mí,

un nuevo viaje emprendí,

pero esta vez

a amarlo como siempre,

con todo el amor que siento, sentiré y sentí.

*

Silvia y Daniel (Nosuno)

***

Ciudad de México, Intervidas, 8 de noviembre, 2017 © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Danshaggy.

.

 PD. Buscando imágenes me encontré esta página, se las recomiendo si quieren saber más sobre sexo tantra.

 .

http://somananda.org/blog/2016/08/24/the-connection-between-sex-and-spiritual-evolution/ 

.***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Anuncios
UN VIAJE A LA REENCARNACIÓN…

UN VIAJE A LA REENCARNACIÓN…

 

La cuestión de si existe la reencarnación es delicada. Hay personas que creen en ella con absoluto convencimiento y hay otras a las que les parece un auténtico disparate, muchas dudan, no saben si creer o no.

Sólo hay una manera de saber si realmente existe la reencarnación con una seguridad que se acerque al 100%: que tú mismo recuerdes tus vidas pasadas en una o varias regresiones.

Si todo lo que sabes de la reencarnación son cosas que otras personas te han contado, puedes confiar más o menos en ello, pero siempre habrá una duda, depende de quién te lo diga y los argumentos en que se base, pero si es posible creerlo.

Aunque hay escépticos de tal grado que ni aunque lo vean en una regresión lo creerán, dirán que el operador que los guió los sugestionó para “ver” algo que no existió o si llegan a tener regresiones a vidas pasadas espontáneas, creerán que se están volviendo locos (he estado ahí, hasta que las pruebas me convencieron)

Puede ser que se hayan equivocado, o incluso que te estén en engañando. De hecho, esto sirve para todo: solo podemos estar seguros de lo que hemos visto por nosotros mismos.

Para empezar, la ciencia ya hace tiempo que ha descubierto que todo lo que existe es energía (esto nos incluye a nosotros), y que la energía no se crea ni se destruye (es decir, que es eterna).

Esto significa que todos nosotros somos eternos. Es un hecho científicamente demostrado. La ciencia, pues, ya ha demostrado que nuestra existencia se extiende más allá de lo que llamamos nacimiento y muerte.

Esto significa que hemos hecho otras cosas antes de venir aquí, y que haremos más cosas cuando nos marchemos, lo cual encaja perfectamente con la reencarnación. Pero llevamos toda la eternidad haciendo cosas por el universo, y si en un momento dado hemos venido a la Tierra, me parece totalmente lógico pensar que seguramente para muchas personas no es la primera vez.

No creo que haya ninguna ley en el universo que diga que solo se puede venir a la Tierra una vez.

Pero esto solo es una opinión. Así que, si no tenemos recuerdos de vidas pasadas, no lo podemos saber con un 100% de seguridad.

Pero si bajamos la exigencia al 95%, o incluso más, yo me atrevería a decir que tenemos razones de peso para pensar que sí que existe la reencarnación.

Podemos decir a modo de síntesis que la reencarnación ha sido enseñada a lo largo de la historia por diferentes culturas y civilizaciones como son los Egipcios, los Griegos, los Romanos, los Chinos, los Hinduistas, los Budistas, las culturas de África, los Sirios, los Babilonios, los Iraníes, los Germanos, los Celtas, diversas culturas precolombinas, el Judaísmo (Cábala) e incluso el Cristianismo Primitivo (Gnósticos y otros).

También fue abordada por corrientes filosóficas como los rosacruces, los masones, los espiritistas y la sociedad teosófica entre otros tantos.

Según el estudio que realizó el doctor Ian Stevenson sobre 3.000 casos de niños que alegaban recordar sus vidas pasadas, la gran mayoría tenían entre los 2 y 4 años de edad, pero a partir de los 5 o 6 años “curiosamente” casi todos comenzaba a olvidar completamente sus recuerdos, llegando muchos a negar haber tenido memorias de vidas anteriores.

De alguna forma estos niños en cuanto comenzaban a afianzarse y a desarrollarse como individuos a través del proceso de endoculturación y la adquisición de nuevas experiencias comenzaban a perder progresivamente la memoria de su “aparente” vida pasada.

Todos los seres vivos nos manifestamos bajo los ciclos de actividad y descanso, todos diariamente nos levantamos para realizar un sin fin de actividades y al llegar el final del día debemos dormir para nuevamente levantarnos al otro día y continuar con nuestra vida.

Quizás la muerte no sea más que un largo sueño… y volvamos una y otra vez a la vida hasta poder conquistar la sabiduría, como bien lo afirmaban los grandes filósofos de Oriente y Occidente que han abordado seriamente este tema.

Publicado en Facebook por: