DESDE EL MÁS ALLÁ, TE AMO

DESDE EL MÁS ALLÁ, TE AMO

Nuestra incursión en la escritura automática para un poema. Espero les guste. Es de Danshaggy, escrito por mí, serunserdeluz

serunserdeluz

Hola amig@s, si me han estado leyendo han visto que he estado publicando In Memoriam poemas de Danshaggy (Daniel Álvarez Benítez), y algunos míos, que escribí hace tiempo, pero que aún no había publicado; ahora cambió un poco la tónica: durante sus visitas espirituales (que estoy publicando) hablo con él, lo canalizo, pero anoche incursionamos en algo nuevo para nosotros: la escritura automática: me “dictó” un poema en la madrugada, cuando estábamos platicando (como tantas veces cuando vivía, que de nuestras pláticas, le salían poemas) empezó a declamarme un poema, al mismo momento en que lo creaba. De inmediato lo escribí (en la libreta que tengo para cuando pienso en algún poema nuevo), no cambié ni una sola palabra.

DESDE EL MÁS ALLÁ, TE AMO

Desde aquí, mi amor,

desde esta dimensión

mi alma saluda

y ama a tu alma.

.

Como siempre lo dijimos,

nuestro amor es eterno,

allá…

Ver la entrada original 336 palabras más

TE AMO EN LA ETERNIDAD

TE AMO EN LA ETERNIDAD

Éste es el blog al que pertenece este poema, mis lectores de acá entienden y aceptan estas verdades.
Espero les guste, casi no publico poemas aquí.
Abrazos de luz a todos

serunserdeluz

Mi poema en respuesta al más reciente poema de Danshaggy, Daniel Álvarez (póstumo),  DESDE EL MÁS ALLÁ, TE AMO dictado por él, escrito por medio de escritura automática.

TE AMO EN LA ETERNIDAD

Si te digo que dejaré de amarte

El día que deje de salir el Sol,

O cuando la Luna

Se ausente del cielo,

Mentiría.

.

El Sol dejará de salir

Algún día.

La Luna se irá…

.

Pero si te digo:

.

Te amaré por la eternidad.

.

Cuando el Sol,

Nuestra galaxia

Y este Universo

Hayan desaparecido.

.

Entonces te diría

La verdad:

.

Te amo eternamente,

En el pasado,

El presente

Y el futuro,

En la Eternidad…

.

***

Ciudad de México, 13 de Junio, 2017.

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo…

Ver la entrada original 113 palabras más

5 Y 6 DE JUNIO 2017 DANNY 12 VISITA ESPIRITUAL INTEGRACIÓN DE SU ENERGÍA EN MÍ.

5 Y 6 DE JUNIO 2017 DANNY 12 VISITA ESPIRITUAL INTEGRACIÓN DE SU ENERGÍA EN MÍ.

Viene de 4 Y 5 DE JUNIO 2017 11 VISITA ESPIRITUAL DE DANNY NUESTRA HISTORIA

***

Anoche dejé muchos pendientes, porque se me hizo tarde y ya quería ver a Danny, apagué la luz a la 1:30; sólo cerrar los ojos y él apareció junto a la escalera, se acercó cariñoso, como siempre, nos saludamos con un tierno beso, nos sentamos en el sofá mirándonos a los ojos y empezamos a platicar.

-Tenemos muchas pláticas pendientes ¿sobre qué quieres platicar, bebé?

-Pues sigamos con nuestras tonterías de cuando nos conocimos, ya no me acuerdo en qué nos quedamos.

-Creo que en que te escribía pensamientos, te mandaba música y no me respondías,

-Pues no, si no decías nada, en realidad, sabía que me estabas cortejando, pero la declaración o la pregunta, nunca surgían.

-¿Era necesario?

-Amor…

-Pregunta, no tonta, porque no las hay, pero sí fuera de lugar, lo reconozco.

-Así es, los otros pretendientes, más pronto o más tarde, pero siempre, acababan expresando sus intenciones: una relación romántica, yo los entretenía esperándote a ti y tú… ¡nada!

-Ya no me lo recuerdes, tan felices que hubiéramos sido desde unos meses antes, pero el hubiera no existe, no fue y ya.

-Así es ¿sabes que me siento muy satisfecha de cómo es nuestra relación ahora?

-¿La prefieres a la de antes?

-En algunos aspectos, sí, ahora pasas las noches conmigo, antes nunca nos vimos, ahora nos podemos decir sin ambages lo que sentimos, lo que sentíamos, pensábamos, nuestras reacciones, ahora podemos ser transparentes, sin temor a lo que el otro piense o vaya a hacer, ya sabemos que nos aceptamos como somos y no nos da miedo que el otro vaya a terminar al saber algo “escabroso”.

-La verdad es más cómodo, ojalá lo hubiéramos podido hacer antes, mientras estaba yo con vida, pero en esas circunstancias es algo casi imposible, quisiera que otros tomaran nuestra experiencia y fueran más abiertos y francos en su relación, hablar sin miedo y sin mentiras es lo mejor.

-Voy a insistir en un tema, amor: ¿Por qué cambiaste un año después de iniciado el romance? Si eras el hombre soñado para mí ¿qué pasó?

-Recuerdas que cuando terminaste con el anterior viniste a mí para que despejara tus dudas en cuanto a las actitudes masculinas?

-Sí, claro.

-Te dije que los hombres, cuando se sienten involucrados más allá de su control, cuando sentimos que “amamos demasiado”, nos echamos para atrás, es cuestión de miedo al compromiso, a perder la libertad, ya lo vimos anoche, casi al final de la plática.

-Sí, lo recuerdo.

-Bueno, pues desde el principio quise conocerte, saber cómo eras, qué querías y ser así para ti, lo logré por un año, pero me empecé a sentir incómodo, era demasiada miel, como te lo dije muchas veces, el sentimiento era el mismo, pero ya no quería seguirlo expresando de esa manera y tú lo tomaste a la tremenda, pensaste que ya no te quería.

-Que nunca me habías querido, que todo era mentira, cualquier mujer hubiera reaccionado igual.

-Pero mi pensamiento es que tú no eres cualquier mujer, pero bueno, hablando de cualquieras, otros hombres reaccionan huyendo, a veces sin despedirse, otras sí tienen los pantalones para decir “esto ya no funciona, adiós”, el caso es que se retiran totalmente de la relación, algunos regresan con la cola entre las patas, pero la mayoría pasan a “next”.

-Lo sé, pensé que en eso estabas.

-Te dije muchas veces que te quería igual, que te seguía amando, sólo que yo no soy así, y creo que nunca me entendiste, hasta que te propuse una solución de compromiso a la quinta vez que quisiste terminar (¡ah! ¡cómo te gustaba terminar!)

-Así es, amor, soy muy drástica.

-Hay que manejarte con pétalos de rosa, porque si no…

-¿Y no es como debe de ser?

-Sí, jajaja, así debe ser, y yo que soy tan “sutil” como una pedrada…

Retomando el tema, yo no quería zafarme, no quería irme ni terminar, sólo quería no sentirme tan involucrado contigo, finalmente cuando te propuse el plan de recuperación aceptaste, bajo protesta.

-Sí y funcionó dos meses. Por cierto esta última vez, pensé que me ibas a detener, pero te lo dije en un mal momento o ya no me querías igual y en lugar de eso, me propusiste una tercer alternativa: ser amigos y me colgaste, no te pude decir que eso no lo aceptaba.

-No quería que me lo dijeras, quería hablarlo después con las cabezas frías y, mira amor, tu ultimátum sí me lo dijiste en el peor momento que se te pudiera ocurrir, al menos quería seguir siendo tu amigo, igual, como otras veces podríamos volver a ser pareja, no podía ser de otro modo.

-Tú me forzaste, mi vida, cuando me retracté y te dije que mejor en otra ocasión hablábamos de eso, me dijiste que o te lo decía en ese momento o íbamos a discutir y acabar en pleito, y ve en lo que acabamos.

-Sí, pero todo pasa por algo. Imagínate si no hubiéramos terminado, todo bien, el sábado 13 me despido de ti diciéndote que el domingo te llamo en la noche y… ¡nada!, ¡nada de nada! Ni domingo, ni lunes, ni toda la semana ¿cómo te la hubieras pasado? Ericka estaba incomunicada ¿qué hubieras hecho? Te me pones mal de tanta angustia y/o coraje, estuvo mejor así, sólo pensabas que estaba yo demasiado enojado y por eso no te hablaba.

-Pensaba eso o que esta vez, sí ya lo habías dado por terminado y estaba enojada y triste, sin poder creer que no te comunicaras, sabía que

Sólo para mí:

(…) 

Pero bueno, eso no es ahorita el tema. Yo pensaba que con la venta de los controles ya podrías traer saldo, pero ganas de llamarme no, y eso dolía, pero tienes razón, nunca tanto como la angustia de no saber de ti en tantos días, quizá hasta me hubiera lanzado a Mexicali.

-¿Serías capaz?

-Ahora ya no lo sabremos, pero no sería imposible, igual si me hubiera comunicado con Ericka y ella se hubiera enterado y contestado; al saber que estabas en coma, sí, seguro que me hubiera lanzado a verte, no sé cómo me hubieran recibido, pero hubiera ido.

-Yo tampoco sé cómo te hubieran recibido, pero bueno, no pasó nada de eso, la libraste, en ese sentido.

-Como que alguien allá arriba me cuida y me libra de momentos más terribles en situaciones como éstas. Lo mismo pasó con mi marido cuando falleció, cuando llegué a Puebla, él ya estaba en la funeraria y yo me había venido a México, porque él me lo pidió, pero eso es otra historia.

-Bueno, todo vino a cuento porque…

-Tu cambio en mayo de 2016, hace un año.

-Ah, sí, te decía que yo no quería retirarme totalmente, te amaba, amo y seguiré amando demasiado, sólo no quería que me tuvieras tan entregado a ti, y la verdad es que cambié en poco.

-Bueno… más o menos, porque dejaste de mandarme los mensajes de voz en las mañanas (que me hacían el día totalmente feliz), desde que empezaste con que el celular no servía, o mala señal, etc., sentí que algo raro había y luego lo demás, hasta que te enfrenté, tratando de arreglar las cosas y sólo logré que me dijeras que ya no ibas a ser igual, así que las empeoré.

Esta vez me pasó igual, sólo que lo empeoré tanto, que terminamos. Queriéndonos tanto.

-Sí, lo sé, malos entendidos bebé, pero ahora nos podemos explicar todo lo que no quedó claro, yo no lo necesito, pero sé que tú sí.

-Sí, amor, yo lo necesito, por ambas partes, también quiero explicarte mis actitudes y demás.

-Si antes te decía que no hacía falta, ahora menos, pero lo que te haga sentir bien.

Estábamos aún en el sofá, vestidos como en La Cita (El sueño de siempre), se acercó y me dio un beso que empezó tierno, y se volvió apasionado.

-Amor…

-Dime (¡ese tono…! que me derrite, con esa voz tan varonil, pero dulce, tierna, especial, no lo oigo, pero percibo su vibración).

-Me gustaría tener una fantasía, cambiar de vestuario, bailar valses en otro sitio…

-Tú dirás.

-¿Qué te parece el Palacio de Verano de Nicolás II de Rusia?

-¿Tsárskoye Seló?

 

Sí y yo con un hermoso vestido blanco, largo, de gasa, muy amplio y vaporoso, y tú con uniforme de gala de oficial militar?

 

-Sus deseos son órdenes, mi hermosa dama.

 

De inmediato estábamos bailando valses en el Palacio de Verano de Nicolás II, una de mis más bellas fantasías.

Después de un buen rato, fuimos a una de las habitaciones, ¡qué lujo! Ahí me hizo el amor, empezó por abrazarme con ternura, me quitó el vestido, mientras yo desabrochaba su casaca, me desató la crinolina, cayó al piso y yo me salí de ella, empezó a desamarrar el corsé, pero estaba demasiado complicado, así que usando el poder de cambiar las cosas, me cambió la ropa interior a una del Siglo XXI, blanca, de encaje, muy pequeñita, se recostó en la mullida cama y me puso encima de él…

-Oye amor,

 

-Oigo.

 

SÓLO PARA MÍ.

(…)

 

***

Empecé a ver una letra “K” muy garigoleada como flotando del lado derecho, arriba. Pensé Kate, de inmediato pasé a “Karen”

 

-¿Cambiamos de tema, bebé?

-Bueno.

-Quiero pedirte un favor.

-Dime.

-Un mensaje para Ericka:

-A ver si lo capta, porque es medio cerradita.

-Jajaja, lo sé, pero es nuestro único contacto con mi familia.

-“Eso es lo que he estado diciendo

-Ok, ok, tienes razón, pero lo hecho, hecho; bueno, el mensaje: Dile que Karen a veces se desespera mucho, pero no abre su mente para que me pueda comunicar con ella, que le diga que en su mesita de noche, abra el cajón (no recuerdo si dijo así o cajoncito) y hasta abajo va a encontrar una foto, que la va a hacer acordarse bonito de mi. Si la ve y abre su mente, podré contactarme con ella.

-Yo se lo digo con mucho gusto, falta ver si Ericka quiere decírselo, si lo acepta ella y se lo pasa, es tenerme mucha confianza para decirlo.

-Si no quiere decirle que fue por tu intermedio, que le diga que es por ella directamente ¿tienes problema con eso?

-No, aunque me gustaría ponerme en contacto con Karen, que me acepte, pero Ericka es una muralla.

-Entiéndela, quiere tener el control, no le gusta que tú sepas cosas que ella o mis hijos no saben, sí aceptó que eres mi pareja, pero nunca pensó que nos amamos a este grado, aunque algo vio.

-Ok, yo se lo paso, amor.

-Gracias, bebé.

Esta noche me dormí como a las 5, me desperté una hora después y estuve durmiendo intermitentemente, entre otras pláticas y situaciones hermosas y excitantes.

SÓLO PARA MÍ.

 (…) 

VIDA PASADA EN JAPÓN

En otro momento, hablando de vidas pasadas, le pregunté sobre la vida en Japón, cómo fue de su parte.

-Desde niño me educaron como Samurái, al servicio de mi señor, me enseñaron artes marciales, a usar la espada y todo el código de honor.

Regresé vencedor de una batalla, la primera, estaba aún en entrenamiento y me llevaron a la casa de las Geishas, pero sólo a mirar, aun no tenía derecho a tener a una geisha, porque aún estaba en adiestramiento.

-Sí, recuerdo mi regresión, pero con más detalles, a mí mi padre de esa vida (una de mis soul mates, de quien pensé que era mi alma gemela principal – mi twin flame, pero ésa eres tú) después de violarme a gusto desde que tenía yo 4 años, me llevó a vender a una casa de geishas, ahí estuve como sirvienta, hasta que empezó mi entrenamiento y ya estaba en la etapa de observar para aprender, cuando tú fuiste, yo, igual que tú, sólo podía ver.

-Yo te vi, jovencita, igual que yo y me enamoré, nos dijimos muchas cosas con la mirada, se terminó el tiempo, nos retiramos, pero yo tuve el firme propósito de volver y cuando regresamos de otra batalla, ya era yo samurái reconocido, fuimos a la misma casa, yo especialmente a buscarte y, sí, ahí estabas, ya siendo geisha. Te elegí a ti y pasamos unos momentos inolvidables, tú atendiéndome, yo adorándote sin decirlo. No era propio.

-Yo me emocioné mucho al verte y sobre todo porque me elegiste a mí, entre todas. Te estaban festejando por tu valor en batalla, pero quisiste ir a un privado, alejado de la fiesta general.

-Desde entonces te buscaba cuando estaba en la ciudad, al regreso de alguna batalla, a veces nos veíamos muy seguido. Me enamoré de ti, pero no podía ser tu mecenas, yo no era hombre rico, sólo un samurái.

 

-Yo también me enamoré de ti, ansiaba que vinieras a verme, a hablar, finalmente te animaste a pedirme que tuviéramos sexo, yo accedí (no podía elegir) encantada, contigo era maravilloso hacer el amor, porque eras muy tierno y a la vez apasionado.

-Era todo lo que podíamos hacer, yo guerrero, tu en esa casa, no podíamos tener una relación normal y tranquila, pero lo que tuvimos lo disfrutamos.

-Te fuiste a una de tantas batallas, pero meses después vino uno de tus hermanos de armas a avisarme que habías muerto en batalla, que los habían vencido y que no pudieron recuperar los cuerpos de los samuráis caídos en batalla, que te quedaste ahí, a merced de carroñeros y/o del enemigo. Yo me desmayé al escucharlo y ya no me recuperé, dejé de comer y de dormir, entré en depresión y te seguí pocos meses después.

-Eso es algo que no vas a hacer ahora, no te vas a deprimir, por eso te pido todos los días que te cuides, que comas, que duermas, por eso vengo a verte, a estar contigo, quiero que tengas una buena calidad de vida mientras puedes reunirte conmigo.

-Sí, amor y por ti lo hago ¿por qué siempre nos pasan estas cosas?

-¿Quizá para probar lo grande de nuestro amor o para aumentarlo?

-No sé, pero ya nos toca ser felices juntos y amándonos, saludables y en abundancia, para la próxima vida, en un lugar sin guerras ni miseria, ni malos…

-Pues será en Intervidas, mamita, porque en la Tierra, lo dudo.

-Bueno “pide y se te dará” yo pido, ya quiero tenerte sin tantos obstáculos.

-Sí, amor, yo también, quiero estar en ti…

-Yo también quiero que te metas en mí.

-Creo que no me expliqué, quiero estar totalmente dentro de ti, de tu cuerpo todo, toda mi energía dentro de ti, mezclada con la tuya.

-No te entiendo bien.

-Quiero poseerte, en energía, en toda la extensión de la palabra, no sólo mi miembro en una pequeña parte de ti, quiero mezclar nuestras energías, dentro de tu cuerpo como receptáculo, que estén unidas, imbricadas, fusionadas, en una sola, como una vez te dije: 1+1=1, ser uno contigo, entregarte toda mi energía ¿quieres?

 

-Sí, si quiero, pero ¿se puede?

-Mi vibración es más alta, hay más cantidad de energía, quizá al entrar te sea incómodo, pero sí, se puede. Así estaría yo siempre en ti,

-¿Pero no te vas a ir?, ¿voy a seguirte viendo así como ahora, todas las noches?

-Sí amor, yo seguiré viniendo a estar contigo externamente, otra parte de mí sigue en los Archivos Akáshicos y mi energía, mi luz estaría mezclada con la tuya, dentro de tu cuerpo ¿aceptas?

-Pues cuando quieras.

 

 

Empecé a sentir mucho calor, luego se me erizó la piel, empecé a vibrar, dejé de verlo a él como era su cuerpo, sólo lo vi como la forma de un relámpago de luz dorada, acercándose a mí, entrelacé mis brazos y mis manos se aferraron una a otra, empecé a gemir y sollozar, todo mi cuerpo temblaba, sentí que no podría soportar tanta luz entrando a mi cuerpo, vi cómo cada átomo de su energía se introducía a mi cuerpo,

Fue como un nano choque de galaxias, sistemas estelares conjugándose, pero en realidad eran electrones intercambiándose de protones, dando saltos cuánticos, hubo una colisión tremenda y al fin, terminó de ingresar en mi cuerpo, pero lo sobreviví, sé que no puedo ni siquiera acercarme a explicar qué fue lo que pasó, pero a partir de ese momento, empecé a regresar a mi normalidad, a respirar tranquila y con la hermosa sensación de tenerlo dentro de mí, lo que él es ahora, su energía, su luz, en mí, se metió en mí.

Supongo que es lo que en la congregación japonesa donde me ensañaron el manejo de la energía (y en otras escuelas), llaman posesión, yo lo conocía como algo negativo, que un ser ya no encarnado se apropie del cuerpo vivo de alguien, pero en este caso fue con permiso e ilusión de tenerlo en mí.

Lo que no tomé en cuenta es que él veía entes desencarnados negativos, y empecé a verlos, pero me protegí y los envié a su lugar en la luz, sin hacer daño a nadie y dejé de verlos.

-No te preocupes, no permitiré que nada te haga daño.

-Está bien mi amor, me emociona tenerte todo dentro de mí.

-A mí también, ahora sí, amor, somos uno, dos flamas en una.

-¿No se supone que las dos flamas juntas es demasiada energía para este planeta?

-Pero tú y yo podemos con ello.

-Si tú lo dices, yo te creo, si antes te creía, ahora con mayor razón. Desde que nos conocimos nos pusimos los roles de maestro/discípula.

-Gracias, tú me elegiste como maestro, el alumno es el que elige.

-¿Qué mejor elección?

Estaba muy cansada, me quedé dormida poco más de una hora, desperté y ahí estaba velando mi sueño.

-Te amo, bebé, ¿descansaste?

-Sí amor, gracias, ¿cabe hacerte la misma pregunta?

Estuve velando tu sueño muy feliz, digamos que sí, descansé, tú ya tienes que empezar tu día.

-Lo sé, me cuesta dejarte.

-Si me llamas aquí estaré.

-Feliz día para ti, con tenerte en mí, para mí, seré feliz.

-Para mí también, bye bebé, hasta la noche, no me llegues tarde, no me hagas esperar.

-Te llego temprano, espero que no se me junten muchas cosas que hacer. Hasta siempre te amo.

-Te amo mucho bebé, hasta la noche, hasta siempre.

 

4 Y 5 DE JUNIO 2017 11 VISITA ESPIRITUAL DE DANNY NUESTRA HISTORIA

4 Y 5 DE JUNIO 2017 11 VISITA ESPIRITUAL DE DANNY NUESTRA HISTORIA

Domingo 4 de Junio.

Apagué la luz después de las 2 am, me entretuve con las publicaciones y viendo el final de una serie, en que el protagonista muere o eso creen todos, pero en realidad está vivo y la protagonista, el amor de su vida, está a punto de casarse, quería ver el final feliz y, como novelista imaginarme cómo podría ser que Danny estuviera aún vivo, lo único que se me ocurrió por el momento, fue una confusión de identidades, mezclada con amnesia, pero esto último tendría que trabajarlo, en caso de que escriba la novela de nuestro amor y quiera que termine con nosotros dos unidos físicamente en esta vida y ya sin obstáculos.

En cuanto puse la cabeza en el almohada y cerré los ojos, él estaba junto a la escalera esperándome.

-Discúlpame, mi amor…

-No te preocupes, yo te espero, pero no me llegues tarde.

-No amor, me voy a organizar mejor, te amo.

-Yo también te amo, amor.

Platicamos casi dos horas, hasta después de las 4.

Recordamos cómo nos conocimos:

En el grupo de Facebook “Razas Extraterrestres, Planetas Huecos y Lunas Artificiales”, aunque los temas que trataban eran más bien lo que a nosotros nos interesaban.

Él compartía posts de los temas de mi interés y generaba polémica, tenía hilos muy largos de comentarios, creo que desde la primera vez que lo descubrí, comenté algo. Danny casi nunca intervenía, pero en algún momento, me respondía mis comentarios, casi siempre abundando en lo que yo decía, muy rara vez no estábamos de acuerdo, aunque (después) él decía que alguna vez me dijo “mujer cabeza dura” porque no logró convencerme de su punto de vista, ahora olvidé preguntarle específicamente en qué no concordamos. Estábamos viendo el panorama más amplio.

– La primera vez que respondiste a un comentario mío me sentí como “privilegiada”, porque normalmente no te aparecías dentro de las polémicas que generabas.

-Te noté desde tu primer comentario, me pareciste una mujer muy inteligente, culta, no del montón y cuando intercambiamos comentarios, vi que defendías tus puntos de vista a capa y espada.

-Jajaja, eso sí, pero mira quien lo dice.

-Es que si yo creía tener la razón, quería que los demás se convencieran.

-Síi, me di cuenta, jajaja.

-Bueno, terco sí era, no puedo negarlo ¿y tú?

-Tampoco puedo negarlo, terco sí eras, jajaja

-Me refiero a que tú también eres terca.

-Nunca lo he negado, pero a mí me convencen con razonamientos… a ti a veces, pero si te montas en tu macho, ni quien te baje, o bajara, yo hablo en presente.

-Está bien, mejor en presente. Bueno, no vayamos a empezar otro debate.

-Yo los disfrutaba, podía debatir con pocos ¿o sólo hablaba contigo?, al final ya no hablaba con nadie más, desde que tú no estabas en Facebook, ya no le encontraba caso y no tenía tiempo de compartir y responder comentarios, no entraba a los grupos, así que ya ni se acordaban de mí.

-Te quitaba mucho tiempo, bebé?

-No amor, bueno, algo, pero yo no te lo “cantaba” cuando me enojaba.

-Perdona, pero recuerda que cuando me enojaba mi cerebro se desconectaba de mi boca y decía yo estupideces.

-Sí, la última vez que hablamos dijiste algunas, pero también yo lo provoqué, me dijiste que te había ido tan mal que lo único que te faltaba era que un perro te orinara y entonces te dije que mejor no te decía lo que tenía que decirte, pero insististe con la amenaza de que no querías que discutiéramos y acabáramos de pleito, te hice caso y… terminamos y mal, me heriste, te herí, en fin, me arrepiento de lo que dije.

-Yo también de lo que dijimos, pero eso quedó en el pasado, cuando te vine a pedir perdón y decirte que te amaba, te amo y te amaré.

-Como en tu poema: “Te amo hoy como te amé ayer, como te amaré mañana”, sí amor todo quedó ya perdonado, pero quería nuevamente pedirte perdón.

-Lo pasado, pasado, amor.

-Bueno, pero estábamos en cómo nos conocimos, sigamos en cómo nos hicimos amigos, amor.

-Ah, pues nos comentábamos mutuamente, pero a ti no te gustaba que te enmendara la plana, bebé.

-A ti tampoco.

-Ok, pero me gustó cómo escribías, lo que escribías, tus temas, que casi todos eran de mi interés, cosa que no me había pasado con nadie antes y lo mejor es que tú los escribías.

-Igual me pasó contigo, nadie abarcaba tantos de mis temas y generalmente, coincidíamos en un 95% ¡increíble!.

-Por eso te pedí amistad y de inmediato me agregaste.

-¡Pero cómo no!, si te admiraba, me sentí halagada de que Danshaggy me agregara y tu saludo me conquistó totalmente: “Apenas puedo creer que estoy platicando con la famosa Silvia Eugenia Ruiz Bachiller”.

-Te admiraba como mujer inteligente, luego te empecé a admirar como bello ser humano y cuando después de rogarte mucho (cosa que no acostumbraba) me mandaste una foto, te admiré como mujer hermosa.

-Gracias, amor, yo te admiraba mucho como erudito, pensaba que al menos tenías un doctorado, con la ventaja de ser heterodoxo y cuando me mandaste tu foto, me gustó y me encantaba hablar contigo. En cuanto a la foto, no acostumbraba enviar fotos, fuiste la excepción. pero nos estamos adelantando, ¿no?

-Sí, un poco.

-Recuerdo que al principio me saludabas dos veces a la semana, luego cada tercer día.

-Eso fue a la tercera semana, no quería acosarte, pero sentía un gran placer de platicar contigo en privado, aparte de lo que nos comentábamos en nuestros respectivos posts. Además, tu respuesta me gustaba, había personas que no me contestaban o lo hacían 10 días después, tú, no, tú respondías de inmediato, eso me halagaba, sobre todo, siendo tú, sabía de tus fans y pretendientes (ahora veo que eran más de los que suponía).

-A mí me encantaba que me saludaras, también sentía placer en hablar contigo: ¡un ser pensante! No hay muchos (en Facebook), aunque los pretendientes que aceptaba era porque algo tenían en común conmigo, sólo en algunos temas definidos, cada quien diferentes, tú, tú englobabas casi todos, además era tan fácil tener una conversación contigo que no quería que se terminara, pero algunas veces me decías que te tenías que ir, luego supe que trabajabas en el turno de noche y me preguntaba ¿a dónde irá? Porque no me decías nada.

-Teníamos tanto de qué hablar, que al principio no daba tiempo para lo personal, luego cambió, para el segundo mes ya te saludaba a diario, no me imaginaba mi noche sin hablar contigo.

-Ni yo sin hablar contigo.

-Entonces empecé a platicarte de mí, antes de preguntarte de ti.

-Sí, me extrañó que un día me dijeras que te preguntara lo que quisiera sobre tu vida, cuando ya me habías hablado de tus esposas, de que habías sido mujeriego (yo pensé que eso no era en pasado), que habías estado en el ejército del otro lado y algunas otras cosas personales y me pedías que te preguntara lo que quisiera, cuando yo todavía te tenía como amigo, un amigo muy interesante, pero al saber que eras o habías sido mujeriego, todos tus hijos, tus ex, automáticamente sólo podías ser amigo y al amigo no lo juzgaba, así habías sido, así eras, estaba bien, como pareja te huiría (cómo cambian las cosas ¿verdad?).

-Sí, bebé, no quería aceptarlo en ese entonces, pero me interesabas mucho más de lo que me convenía, yo no pensaba volver a tener pareja ya nunca, quizá alguien fugaz, pero en esos momentos, ni eso, estaba muy dolido, pero tú me empezaste a interesar más de lo debido, entonces quise presentarte mi mejor yo (con los temas de nuestro mutuo interés, demostrándote que los conocía y bien) y mi peor sombra, todo lo malo, lo oscuro, lo que podría hacer que huyeras, pero pasaste la prueba, no huiste.

-Porque te consideraba mi amigo muy querido y muy cercano, pero nada más, todo eso que me decías (tus sombras) no me gustaba.

-Pero no huiste.

-Quizá porque oteaba el peligro y me gusta, porque te veía como hombre inaccesible y así es como me enamoro, pero nunca pensé que te llegaría a amar tanto.

-Te juro que yo, menos. También veía el peligro, pero seguía avanzando. También te pregunté tu música favorita, te decía que me pidieras lo que quisieras…

-Sí, cuando me dijiste, sin especificar: “pídeme lo que quieras” sonó una alarma, algo había de interés más allá de la amistad, luego te zafaste diciendo “ de música”…

-El subconsciente, quizás, pero quería saber la música que te gustaba para hacerme una idea de tu personalidad, de tu persona y aparte, para poder conquistarte con música, pero eso era inconsciente, yo me daba muchos pretextos a mí mismo para hacer eso contigo.

-¿Lo hacías así con otras mujeres?

-No… no se esa manera, tú fuiste única desde el principio.

-Tú también.

-Y tenías otros 4 pretendientes en línea, en fila, quiero decir.

-Sí, pero tú siempre fuiste diferente, te daba un trato especial, tú tenías preferencia y sé que no te puedo mentir.

-Sí… he visto algunas cosas al respecto, pero mejor nos brincamos eso, es pasado.

-Sí, amor, mejor. Entonces te decía que notaba un cortejo con lo de la música, me mandabas mixes con mi música favorita, lo que me emocionaba al extremo era que no recuerdo cómo ni por qué, pero empezaste a mandarme, todas las noches, a la 1:30 am en punto, una melodía, de las que me gustan o una romántica de tu gusto, eso me hacía ir a la cama con una sonrisa en los labios.

-Cuando me decías eso, tenía que controlarme para no decirte: “mejor llévame a mi en lugar de una sonrisa”, jejeje.

-Se me hubieran doblado las rodillas y no hubiera sabido qué contestar (ahorita al escribirlo, me siento acalorada, las mejillas ardiendo, supongo que rojas).

-Pero entonces ya no habría marcha atrás, si no me aceptabas, capaz que terminabas la amistad y si me aceptabas… estabas muy lejos, no me gustaban las relaciones por internet, yo traía un gran bagaje, mi situación, mis hijos… no, no podía, no quería hacerte sufrir.

-Pero me cortejabas y a todo lo que dabas, ninguno de mis pretendientes me cortejaba de manera tan romántica, música, me cumplías cualquier deseo, eras un amor, un hombre muy caballeroso… pero no decías nada, los otros sí, unos más pronto que otros, pero tú… ¡nada! Y yo esperándote. Te pregunto, si no te lanzabas ¿para qué me cortejabas tan fuertemente?

-Porque no quería que te me fueras, de hecho pensaba que tenías galán, pero si te preguntaba, iba a enseñar mis cartas y no podía.

-Sí, si tenía galán, con él tenía fantasías sexuales todas las noches, era muy apasionado, escritor también, coincidíamos en lo espiritual, fuimos amigos casi un año antes de empezar a tener relaciones, pero un día, por tercera vez, me puso el cuerno y esa ocasión ya no lo iba a perdonar, dolida como estaba al terminar con él, tú me saludaste y no pude evitar dejarte ver que me sentía mal, preguntaste, te platiqué y ya en eso, te pregunté por qué los hombres cuando una cree que más enamorados están, se alejan o hacen algo para terminar.

-Te respondí que por miedo al compromiso y yo casi caí en lo mismo, pero falta mucho para llegar a eso.

-Y me dijiste que todos los hombres quieren llevar a la cama a todas las mujeres y lo que pasaba era que buscaban con quien acostarse, pero tú buscabas con quien despertar (llevaste toda el agua a tu molino).

-No pude evitarlo, además, estabas libre, y con los otros pretendientes a la caza, tampoco podía dejarte ir.

-¡Hombres!

-Está en nuestra naturaleza.

-Lo sé.

-Bueno, después de eso, te pedía ayuda para no volver con él.

-Y yo te la daba encantado y empecé a mandarte más música romántica y a escribirte pensamientos en mi muro de Facebook.

-No detecté el momento, pero sí empecé a ver esos pensamientos románticos en abril de 2015 y que tus fans se te derretían, me daban celos.

-Ellas se derretían ¿y Tú qué hacías? Un like y ya.

-Pero en privado te comentaba algo más.

-Pero fría, distante. Hasta, veladamente dirigido a ti, te escribí en mi muro que prefería pensar que no me leías a saber que me leías y no te importaba.

-¿Por qué no me lo decías claro y derecho?

-Por todo lo que te dije antes, porque no me gustaban las relaciones virtuales, yo quería tocarte, acariciarte, verte a los ojos, platicar sobre una taza de café… hacerte el amor, pero estabas muy lejos. No sabía que teníamos un karma que pagar y que hiciéramos lo que hiciéramos, nos íbamos a involucrar sentimentalmente, nos íbamos a amar como nunca en esta vida habíamos amado, pero siempre desde lejos.

-Así es, mi vida. Yo estaba reticente, pero se me fueron olvidando todos tus “contras”, me dijiste que eras divorciado, si hubiera sabido que sólo separado, quizás me hubiera podido detener.

-No sueñes, bebé, pasó lo que tenía que pasar, iba a pasar a pesar de ti y de mi o con nuestro beneplácito, como fue ¿o no?

-Sí, amor, bueno, por mi parte fui consciente de que mi enamoramiento estaba mal, pero no podía hacer nada por evitarlo.

-Explícame un poco más porque esos sentimientos y emociones laberínticos femeninos y tuyos en especial, aún aquí me cuesta comprenderlos en su totalidad, sé que tu padre tuvo algo que ver, que en parte te enamoraste de mí por traumas generados por él, pero todo está muy enredado.

-Bueno, es algo muy personal tuyo y mío, pero si insistes:

SÓLO PARA MÍ

(…)

 

Rompiste el momento y ya no insistí, pero ahí vi que irremediablemente te amaba, tuve que aceptar que aún era (soy) una mujer que ama demasiado.

 

-Ok, entendido, y tu padre tuvo que ver con eso.

-Con eso específicamente, no, pero sí siendo un padre ausente, siempre he sentido atracción por hombres inaccesibles, generalmente por la distancia y otras veces, sin saber que se iban a ir; contigo fue totalmente consciente, estabas lejos, me atrajiste, luego te cuento más.

-Y te preguntaba por el susodicho, te decía cómo librarte de él, que te insistía ¡cómo no! ¿Quien en sus cabales puede dejarte ir?

-¿Tú?

-Dije en sus cabales, si yo me enojaba, me salía de mis cabales, por eso es que terminamos unas 5 veces y te dejé ir… por 48 horas máximo.

-Por eso esta vez me dolía tanto tu ausencia.

-Pero otra vez nos estamos adelantando…

Seguimos platicando, tal vez en otro post se los comparta.

Estuvimos cariñosos, se despidió y seguimos por la mañana.

***

SIGUE EN:

 

5 Y 6 DE JUNIO 2017 DANNY 12 VISITA ESPIRITUAL INTEGRACIÓN DE SU ENERGÍA EN MÍ.

 

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

***

Imágenes tomadas de internet y Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

 

Seguir a @serunserdeluz

 

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

 

 

2, 3 Y 4 DE JUNIO 2017 NOVENA Y DÉCIMA VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY, CÓMO ES INTERVIDAS.

2, 3 Y 4 DE JUNIO 2017 NOVENA Y DÉCIMA VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY, CÓMO ES INTERVIDAS.

Viernes 2 de junio, 2017.

Dado que me dieron más las 8 am sin haber dormido, sólo dormí una hora y media y se llegó la hora en que siempre me llamaba Danny, me desperté y sin preámbulos, ahí estaba, conmigo, nos saludamos, comentamos lo de anoche, extendió algo más lo de nuestro amor en Teotihuacan, pero de momento no me acuerdo, ya lo haré cuando lo escriba.

Empecé mi día, ahora sí me ganaban las lágrimas de tanto en tanto con la música (aunque me porte increíblemente bien, llorando muy poco), escuchando boleros románticos, que me llegan al alma (sobre todo los que me cantaba cuando estaba romántico, tenía una voz hermosa), pero nada de histerismos, ni siquiera sollozos, sólo lagrimitas deslizándose por mis mejillas.

En la noche, por estar organizando las publicaciones a media noche de sus visitas y los reblogs, me fui a acostar tarde, y después de la 1 am apagué la luz, lista para verlo, ahí estaba, como siempre (un poco antes de nuestro último enojo había pensado que si en algo podía confiar, era en que me iba a llamar, cuando pasaron los días y no llamaba, di todo por perdido, pensando que él ahora sí lo había dado por terminado, sin saber que estaba herido y en coma, me falló la intuición). Ahora sigo confiando en que ahí va a estar, aunque llegue yo un poco tarde.

Me sentía mal, merendé en la cama y el último vaso de agua para mis medicinas me hizo sentir mal.

No recuerdo de qué platicamos, pero fue poco y salpicado con mi malestar y él dándome energía y suaves masajes que me aliviaban, pero no lo suficiente, a las 3 am empecé con diarrea y vómito, hasta las 5:30, cuando me empecé a sentir menos mal, pero aún adolorida del estómago (en la congregación japonesa donde aprendí a curar por imposición de manos, decían que esas enfermedades son “limpieza”, creo que algo hay de cierto en eso).

Finalmente somaticé mi trauma emocional, quizá el no haber podido sacar con llanto esa tristeza (nunca hubiera acabado de sacarla), me hizo somatizar los sentimientos de pérdida, quizá la noche anterior sin dormir se debió a lo mismo.

Él me dijo que me pidió que no llorara, porque estaba yo a punto de la histeria y sabe que si llegara yo a eso ¿quién me iba a sacar? Yo no tengo a nadie aquí que me consuele, ni un hombro para llorar, salvo mi hermana y mi mejor amiga, pero ambas lejos (¿qué karma tengo con la distancia?). Sé que él quiere mi bien, pero le dije que tengo que llorar, que no me amenace con no venir si lloro. Lo prometió y entendió que tengo que llorar, antes no soportaba escucharme llorar o a punto de llorar y a veces sí se iba, para llamarme después, cuando ya estuviera yo calmada ¡hombres!

Sólo su promesa de venir todas las noches si no lloro, me ha salvado del derrumbe total. La pérdida es enorme: el amor de mi vida.

Sábado 3 de junio 2017.

De nuevo me dormí como a las 10 am, sólo dos horas; me desperté, estaba a mi lado, velando mi sueño, se aseguró que ya no me sentía tan mal y me prometió estar conmigo en la noche, me dijo que en el día no está aquí conmigo, para darme algo de privacidad y que tenga yo qué contarle cuando nos veamos en la noche. Me alivia, porque sí era abrumador pensar que estaba todo el tiempo conmigo, observando todo lo que hago o no hago.

Apagué la luz a la 1:30 por la misma razón de ayer, aunque estoy ansiosa por verlo, tengo cosas que hacer y él lo entiende, aunque le estoy llegando tarde a lo que podría ser nuestro actual “sueño de siempre”.

 ***

Al empezar a bajar la escalera no lo vi, pero al llegar al nivel del piso, ahí estaba, me trató con mucho cuidado, se sentó en el sillón y me sentó en sus piernas, pero nos empezamos a sentir incómodos y queríamos platicar, así que me ayudó a recostarme en su regazo, no sin antes decirme.

-Quiero hacerte el amor después de platicar.

-Yo también, mi vida.

Platicamos sobre cómo es Intervidas:

-No todos ven el famoso túnel, yo casi no lo vi, fue muy corto, cuando decidí primero ir por ahí y después ir a despedirme de ti, casi de inmediato estaba en la luz.

 

Me dieron la opción de elegir entre la luz y la oscuridad, siendo ésta Bárbara a quien también amé mucho en esta vida que acaba de terminar.

Si la elegía a ella, te hubiera perdido a ti, que eres luz.  No dudé mucho, te elegí a ti, tu sacaste lo que de luz había en mí en esta encarnación; ella acrecentó lo que traía yo de negativo y oscuro de vidas pasadas.  Después de otras experiencias, y golpes duros de la vida, al fin te encontré a ti, me iluminaste, me hiciste volver a creer en el amor, eras la elección, la única, así que elegí a la luz.

*

Después tuve otras alternativas, más sencillas: o irme al jardín a aprender tranquilamente y pasarla feliz sin más, hasta que llegara el tiempo de reencarnar y yo aceptara hacerlo o (no sé si a otros les den esa opción) ir a seguir aprendiendo a los Archivos Akáshicos a aprender a niveles más altos que en el jardín, también la elección era obvia: Archivos.

*

-¿Y no hubo juicio o revisión de tu vida?

-Sí, pero no es juicio, es revisar tu vida, qué hiciste bien, qué te faltó por aprender, en qué te equivocaste.

-¿Quienes estuvieron como “jueces” por decirlo de algún modo?

-Consejeros, más bien; estuvieron, sin orden de importancia:

Jesús, Buda (representado por el Dalai Lama), Galileo, Tycho Brahe, Giordano Bruno, Albert Einstein, San Agustín (sí, no te asombres), presidía una entidad femenina, tal como tú lo viste en tu revisión, en mi caso era tu antigua conocida Lakshimi, la diosa hindú de la armonía y la abundancia, que una vez te visitó en mi nombre, para unirnos en armonía.

VER:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2017/05/31/soy-privilegiada-lakshmi-diosa-de-la-armonia-y-la-abundancia-vino-a-mi-no-una-sino-dos-veces-30-05-15/

Lakshmi o Laksimi

(Se me olvidaron los 5 consejeros faltantes).

Revisamos mi vida, me dejaron sacar las conclusiones a mí, ya las sabía, aunque me liberaron de cosas en vida que yo llamaba “mis demonios”. Me disculparon, era cobro de karmas, no debía haberme sentido tan mal por ello, fue un gran alivio. Ya tengo casi todo pagado, lo tuyo, lo pagamos juntos, todo mi bagaje negativo anterior lo fui pagando también y ¿sabes qué? Que antes de encarnar tú decidiste que me ibas a apoyar y ayudar a que fuera menos pesado ¡Gracias! No te lo pude agradecer lo suficiente en vida, pero viéndolo desde aquí, no hubiera habido otra manera de sobrevivir sin ti, sin tu apoyo, tenías que llegar a mi vida, si no, no hubiera podido con los últimos dos años. De verdad eres mi complemento, o como tú le quieras llamar, pero eres mi otra mitad, ahora y siempre, amor.

-Me alegra haber sido de ayuda a mi mitad perfecta, mi flama divina, tú tenías razón, tienes y tendrás siempre mayor jerarquía (eres único, EL único) que quien fue una de mis almas gemelas (Soul mate) y por quien encontré la espiritualidad, para prepararme para ti, a quien encontraría varios años después.

 

-Todo estaba planeado por nosotros mismos, salvo lo que dejamos a nuestro libre albedrío.

-Lo sé, mi amor.

Seguimos con el tema, pero se me escapan los detalles, luego le pregunté:

-Oye amor…

-Dime (en “ese” tono)

-He estado pensando que estuvo mal que no me adelantaras lo principal de la historia de la novela, me quedé con los hilos a medio entretejer, pero sin saber a dónde iban, nunca me quisiste decir de la promesa ni lo que iba a pasar en el matrimonio de los protagonistas, así que no puedo seguir ¿crees que podríamos intentar la escritura automática?

-Podríamos, pero hay prioridades, amor, a mí me gustaría primero que hicieras lo que me dijiste, del libro en papel con tus poemas, los míos y los nuestros.

-Sí, claro, nuestro sueño, no completo, pero lo que pueda hacer.

-Sería un gran regalo para mí y te lo agradecería mucho, sobre todo si se los haces llegar a mis hijos.

-Ése es el objetivo, si está dentro de mis posibilidades, lo haré. Pero necesito tiempo.

-¿Te quito mucho tiempo? Acá no se mide, no me mido, jajaja

-¡Nooo! ¡ni se te ocurra! Mi tiempo terrestre es tuyo, igual o más que antes, mi ilusión de cada día es que llegue la noche para platicar y estar contigo.

-Yo te espero a que te desocupes y sé que estás apagando la luz a veces hasta 3 horas antes que en el pasado, mismas que me regalas y te agradezco.

-Y me hace feliz pasarlas contigo.

Él me repitió:

-Oye bebé, quiero hacerte el amor, ¿no estás muy cansada? Lo digo por anoche, que estuviste malita, si estás cansada, lo dejamos para después.

No me hice del rogar, yo también lo deseaba, dejamos nuestro lugar junto a la escalera y venimos a mi cama, fue tierno y rápido, no tenía yo energía para más y él lo percibió así.

A las 4:30 nos despedimos, pero él se quedó, como siempre, a mi lado, su energía (la energía de Garmín, que es su nombre cósmico, el mío es Andra), en forma de su cuerpo cuando era mi Danny.

Otra vez llegó el medio día sin haber podido dormirme, él se preocupa, ya no me regaña como antes, aunque esto sólo me pasaba cuando estábamos enojados o no me llamaba y no sabía yo si estaba bien o no, creo que de alguna manera, yo presentía que algún día podría pasarle algo como lo que le pasó, por eso me preocupaba tanto por él, me angustiaba si no sabía que había llegado bien a su casa; sólo dejó de llamarme algunas veces, con mi consiguiente angustia, pero él decía que no tenía por qué preocuparme…

A las 12:30, límite de su hora habitual para llamarme en nuestros felices tiempos pasados, yo aún no había podido dormir y  aunque lo tenía aquí, conmigo, quise verlo en la escalera.

 

Allá nos fuimos y lo primero que vi al bajar las escaleras, fue un túnel oscuro y húmedo, como de desagüe cuya entrada se veía debajo de la escalera, me afligí, sobre todo porque no lo vi a él, pero de inmediato salió detrás y por fuera de la entrada negra del túnel y me tranquilicé.

-¿Y este túnel?

-No sé, aquí estaba cuando llegué.

-Me asusté.

-Yo también bebé, pensé que me iba a succionar y ya no te iba a ver.

-Yo también pensé lo mismo, amor.

 

-Mientras me lo permitan y tú lo quieras o lo necesites, estaré aquí contigo, el tiempo que sea necesario.

 

-Gracias, amor, por mí, todo el tiempo que me reste de vida.

 

Me sonrió, nos tomamos de la mano, me dio un beso y el túnel desapareció, dejándonos la incógnita…

Me tomó la mano, me miró a los ojos y dijo afligido:

-Me preocupas, amor, no me gusta que no puedas dormir.

-Ya viste que a veces simplemente no tengo sueño, es peor cuando me caigo de sueño y no puedo dormir. Ya se me pasará, no te preocupes, hoy dormí lo que para ti era normal: 3 horas.

-Pero yo aguantaba, tú eres más delicada.

-Bueno, si no aguanto, pues vienes por mí y asunto arreglado.

-Todo a su tiempo amor, pero no quiero que estés enferma ¿de acuerdo?

-Sus deseos son órdenes, señor.

-Más te vale, jejeje.

-Te amo.

-Yo también te amo, bebé, trata de dormir aunque sea un poco, desayuna e intenta dormir ¿lo harías por mí?

-Por ti hago cualquier cosa, así lo haré.

-Te veo en la noche, espero que temprano, no me llegues tarde.

-No amor, ya programé la publicación y si no la veo, ni modo. Te amo hasta siempre.

-Hasta siempre preciosa, yo también te amo, te veo en la noche, bye

Ciudad de México, 4 de junio, 2017.

***

No sé si continuaré publicando lo que platicamos noche a noche, sólo lo haré si me participa algún conocimiento que juzgue que es positivo compartir; Sé que continuaré viéndolo mientras lo necesite (el resto de mi vida).

 

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

***

Imágenes tomadas de internet y Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 ¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

1 Y 2 DE JUNIO 2017 OCTAVA VISITA ESPIRITUAL DE DANNY EXPLICACIÓN DE KARMA Y ACEPTACIÓN DE ENAMORAMIENTO.

 

 

(Al fin comprendí cabalmente el mensaje de este video, y me expliqué mi cuestionamiento sobre quién es mi alma gemela y quién mi flama divina, aunque lo sabía, tuve que ver el video nuevamente, ahora que ya no está, para captarlo bien: Danny es mi flama divina, ni duda cabe)

***

Ya pasaron muchas horas desde esta más reciente experiencia con Danny, mi amor.

Espero recordarlo todo, aunque es mucho (más de 4 horas en la noche y media hora en la mañana).

 

Apagué la luz a la 1.13 am. Empecé a relajarme, pero, como siempre, él ya estaba ahí desde que empecé a bajar la escalera. Me emociona mucho verlo esperándome, es cierto que me espera en el “sueño de siempre” (aunque ahora, que viene en espíritu, no es sueño, es visualización de su energía y recepción de sus mensajes, porque entablamos diálogo, como antes).

 

No recuerdo bien el orden, pero empezamos a platicar en nuestro lugar de siempre, ahora más cómodo.

 

-¿Cómo fue tu día, bebé?

 

-Bien, mi amor, bueno, unas lagrimitas, pero perdónamelas…

 

-Lo único que quiero es que no sufras por mí.

 

-Mientras vengas todas las noches, estoy tranquila, escribiendo, publicando, contestando comentarios, he tenido mucho apoyo por mi dolor y tú también en lo tuyo que he publicado.

 

-Ya lo vi, gracias.

 

-Quisiera hacer más, pero el tiempo no alcanza.

 

-Lo sé, aquí es maravilloso no tener ese limitante.

 

-Me imagino. Amor…

 

-Dime –ese tono que usa cuando le digo Amor para preguntar algo… me fascina.

 

No sé explicarlo, no lo oigo, pero percibo la vibración.

 

-Quiero preguntarte algunas cosas ¿se supone que allá no puedes mentir?

 

-Jajaja, no, no puedo mentir, ¿para qué lo haría?

 

-Para lo que lo hacías aquí.

 

-Ups, no suena nada bien lo que me vas a decir.

 

-No es bronca, al contrario, pero siempre sospeché que me mentías, más o menos en buena onda.

 

-Jajaja ¿cómo está eso?

 

-Que lo hacías, como tú mismo decías, como mecanismo de defensa.

 

-A ver… dispara.

 

-Jajaja, desde abril de 2015, cuando éramos amigos y sabías que yo estaba libre, empezaste a poner pensamientos románticos en tu Facebook

 

-Ajá…

 

-Yo sospechaba que era por mí y te lo llegué a preguntar, pero me decías que era “en general”, aunque a veces te referías a algo que habíamos platicado la noche anterior.

 

-Era mecanismo de defensa, sí así, mira cómo me tuviste, si te hubiera confesado cómo me traías, me hubieras hecho polvo.

 

-¿Me crees capaz?

 

-Ahora no… bueno, no mucho, jajaja.

-No, en serio.

 

-No, ahora, estando acá, sé que no. Allá aún al final no quería entregarme con las manos atadas.

 

-Yo sí lo hacía.

 

-Pero yo te amaba y amo demasiado.

 

-Yo también a ti.

 

-Pero yo no estaba tan seguro.

 

-¿Y los poemas?

 

-Salvo los de Bárbara y algunos que escribí antes de ti, todos fueron para ti y te lo dije.

 

-Sí, y después me decías de alguno que era “en general”.

 

-Mecanismo de defensa.

 

-Ok, ya despejé esa duda.

 

Este diálogo fue mucho más largo, pero no lo recuerdo completo. Lo que sí recuerdo es que me quedó claro que me amaba más de lo que reconocía y decía, y que ahora ya lo puede decir sin tapujos, lo cual me encanta.

 

Tampoco recuerdo cómo empezamos a platicar sobre el karma que pagamos en esta vida y que se generó en Teotihuacan, cuando yo era un virgen encargada del templo de Quetzalcóatl y él era guerrero jaguar.

 

-Yo fui el culpable, lo reconozco.

 

-Vi una regresión a esa vida, pero muy escueta.

 

-Te cuento cómo fue y a la vez tú vas a ver qué paso, desde tu punto de vista, bueno de Citlalli (¿recuerdas que mencioné el Citlaltépetl en mi último cuento?).

 

-Claro.

 

-Bueno, Miztli (puma), yo en esa vida, regresó triunfador de una batalla y fue a ofrecer un sacrificio de flores y una mariposa al templo de Quetzalcóatl, donde tú oficiabas como receptora de las ofrendas.

 

Te vi, me acerqué a darte la ofrenda, se suponía que no debía tocarte, pero me atrajiste mucho y subrepticiamente te toqué las manos, te hice temblar.

 

-Ahora recuerdo, y sí me hiciste temblar porque nunca me había tocado un hombre, además tú eras muy atractivo, tenías una energía especial.

 

-Y tú eras una mujer muy hermosa y joven, la tentación total.

 

-¿Y luego qué pasó?

 

-Al día siguiente fui a llevar otra ofrenda y volví a tocar tus manos, te sonrojaste, pero me sonreíste. Esa era la señal de que iba yo a ser aceptado.

 

Por la noche estuve caminando alrededor del templo esperando verte de alguna manera, en algún lugar del templo.

 

-Y yo sentí la necesidad de salir a una de las terrazas, porque estaba muy acalorada, sobre todo cuando recordaba el roce de tus dedos en mis manos.

 

-Sí, te vi en la terraza, hice ruido para que me vieras, lo hiciste y diste unos pasos atrás.

 

-Me dio miedo.

 

-¿De qué?

 

-¿Te parece poco? de todo lo que pasó (en ese momento, lo que iba a pasar en el futuro), que hasta ahora aún lo estamos pagando.

 

-Cierto, no estaba viendo eso, sino aquel presente, sólo te miraba desde abajo, nada más.

 

-Pero las intenciones…

 

-Eso era otra cosa, jejeje.

 

-Jajaja, siempre el mismo ¿en todas las vidas has sido así?

 

-No, y en esta al final, cuando te conocí ya era yo un hombre tranquilo, nada mujeriego.

 

-Porque me lo dices ahorita te lo creo, antes lo dudaba un poco, aunque sí te creía, te quería creer, tenía que creerte.

 

-¿Y tú siempre has sido celosa?

 

-Creo que sí. En esta vida sólo contigo. Bueno, pero sigamos. Voy yo.

 

-Te vi y me metí corriendo con la respiración agitada y las mejillas ardiendo.

 

-Di dos vueltas más, pero ante tu ausencia, me retiré.

 

-Al día siguiente, para demostrar mi devoción, volví a llevar una ofrenda, me la recibió la otra sacerdotisa, pero le dije que quería entregártela a ti y fue a llamarte.

 

-Salí a recibirla, sabiendo que eras tú, ya iba yo sonrojada, acalorada y con las manos sudándome.

 

-Volví a tocarte, pero ahora fue una caricia un poco más atrevida y tú me contestaste con una sonrisa tímida y las mejillas a reventar de lo rojas.

 

– Hacías temblar mi mundo. Desde bebé me llevaron al templo para consagrarme como sacerdotisa virgen de Quetzalcóatl, toda mi vida debía ser casta y tú hacías tambalear esas creencias y convicciones, me hacías sentir cosas raras y, suponía, prohibidas.

 

-Esa noche volví a buscarte, ahora ya sabía en cual terraza y efectivamente, saliste, me viste y sonreíste. Fue todo lo que necesité para subir a la terraza, ayudado por un mecate que había llevado para ello.

 

-Sentí pánico al verte subir, podrían matarnos, pero al mismo tiempo, no me retiré, te esperé, con el alma en un hilo.

 

-Subí, te sonreí, me sonreíste bajando la vista, me acerqué…

 

-Te señalé un rincón oscuro, donde las antorchas del templo no alumbraban, no quería que nos descubrieran.

 

-Justo lo que yo quería, un lugar obscuro para poder declararte y demostrarte mi amor.

 

-Te tomé de la mano y nos dirigimos allá.

 

-Llegamos, te recargue en la pared, levanté tu rostro asustado y te di un beso en la mejilla, apenas rozando tu piel, pero reaccionaste intensamente.

 

-Era algo impensable que un hombre rozara mi rostro con sus labios, sentí que el piso se hundía.

 

-Te dije que eras muy bella, que me gustabas mucho, que te quería bien.

 

-Sólo negué con la cabeza, pero no te impedí que siguieras.

 

-Te besé en la boca, suave, tiernamente y casi te desmayaste. Tuve que sostenerte para que no cayeras al piso. Cuando te repusiste me pediste que me fuera y obedecí. Desde entonces nos encontrábamos cada noche, hasta que una vez, un guardia casi nos sorprende.

 

-No podemos seguirnos viendo aquí, mi niña ¿no hay otro lugar más seguro?

 

-Sí, hay habitaciones que están arreglando y nadie pasa por ahí, mañana vamos allá, ahora vete.

 

-Con la ilusión de estar en un lugar más discreto me despedí con un beso un poco más apasionado, al que respondiste ya sin tapujos.

 

-Y lo demás es historia, me sedujiste, me entregué a ti, nos amamos así, a escondidas por un tiempo, pero nos descubrieron y nos castigaron enviándonos para vendernos como esclavos, a ti al sur y a mí al norte, al país de los chichimecas. Así pagamos nuestra transgresión a las normas, el saltarnos la prohibición, ya que yo era esclava virgen del templo y no debía tener ningún tipo de relación amorosa y menos sexual.

 

Ver.

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2016/01/09/regresion-a-una-vida-pasada-en-teotihuacan-sacerdotisa-y-guerrero-jaguar/

 

Y, según me dijiste anoche, eso lo pagamos ahora, amándonos como nos amamos, y sin poder estar juntos, sin poder vernos, ni tocarnos, acariciarnos, besarnos, tú allá en el norte y yo en el sur, muy lejos uno del otro y te me fuiste y ese karma no se eliminó.

 

-No bebé, pero ahora podemos amarnos en energía, es mejor que el amor virtual que teníamos ¿cierto?

 

-Cierto y más seguido también.

 

***

 

Luego retomamos el tema de cómo nos enamoramos.

 

-Desde que comentabas en mis posts en el grupo de Facebook, llamabas mi atención, empecé a leer los tuyos y comentarte, me pareciste una mujer muy inteligente e interesante desde el principio. Me enamoré de tu mente, eso sí te lo decía.

 

-Pero era lo único que decías, no dabas ni un paso más y eso no era suficiente.

 

-Eso te lo decía desde el principio de nuestra amistad por Facebook/Messenger, pero desde que supe lo lejos que estábamos, puse un muro que no debía yo traspasar y te lo comenté.

 

-Cierto, sobre advertencia no hay engaño, pero a la vez, me mandabas música romántica, mixes que decías que me dedicabas ¿? Me preguntabas qué música me gustaba y ésa me mandabas, me sentí cortejada y a la vez no, porque no me decías nada explícito.

 

Todas las noches A la 1:30 me mandabas un canción (romántica) especial, yo la veía cuando ya me iba a acostar y me metía a la cama con una sonrisa por tu melodía enviada sin falta a esa hora.

 

Cuando te dije que me gustaban los tigres, cambiaste tu portada e imagen de perfil a tigres, te lo agradecí y me respondiste:

 

-¿Por qué no, si puedo hacerlo?

 

También si quería yo compartir algún video en mi blog y no se podía, te pasabas días viendo cómo hacerlo, algunos se pudo, otros no, pero le dedicabas mucho tiempo a darme gusto.

 

Yo me preguntaba ¿le intereso más que como amiga? Pero no soltabas prenda.

 

-Tú tampoco ayudabas. Te ponía esos pensamientos románticos A TI y mis fans me contestaban derritiéndose ¿y tú?, sólo un like.

 

-Ah, porque me daban celos y te decía en privado (al fin que hablábamos todas las noches) que me había gustado, pero que yo no era como tus fans.

 

-Y era cierto, eras distinta. Te llegué a poner un texto diciendo que preferiría pensar que no me leías, a saber que me leías y no te importaba que te decía que te amaba.

 

-Y cuando te preguntaba si había alguna dedicatoria, respondías, que no, que era general ¿cómo te iba a responder? 8 meses de amistad y nada, ni pintabas ni daba color.

 

-Y me traías loco…

 

-Hasta que yo tuve que hacerlo y esos larguísimos minutos en que te insinuaba, sin decirlo abiertamente, me hiciste sufrir mucho, porque no te dabas por enterado, hasta que te dije que me atraías mucho.

 

-Yo esperaba que me dijeras “estoy loca por ti”, como yo lo estaba por ti, pero sólo alcancé un “me siento atraída por ti”, que tuve que aprovechar, si no te decía lo que sentía, no lo ibas a repetir y ante tu admisión de que sentías algo por mí, reconozco que muy seco (para lo que hubiera querido decirte, que te amaba, te adoraba, me traías loco), te dije que tú también me atraías, pero estábamos muy lejos (ése había sido el impedimento para decírtelo yo), pero que podíamos intentarlo (lo deseaba intensamente).

 

-Pues sí lo estaba y estoy, pero a los dos días, asaltaron a tu ex y te olvidaste de mi, hablábamos menos que antes, lo único que cambiaste fue llamarme “bebé” en lugar de Silvia, no eras cariñoso, no cambió nada más, así que por eso, después de 13 días, preferí regresar a ser amigos y me lo aceptaste tan tranquilo.

 

-Se me cayeron las alas del corazón, pero no quise rogarte, acepté tu decisión y luego empecé a mandarte música pidiendo volver, pero me ignorabas.

 

-Y cuando te pregunté si esas canciones llevaban mensaje, dijiste que no, así que a mí también se me cayeron las alas del corazón.

 

-Qué par…

 

-Sí, hasta que después de mi ida a Guadalajara y ausencia de 5 días, me recibiste con dos poemas (los primeros para mí), pero dijiste que los habías hecho porque perdiste una apuesta.

 

-Ya no me acuerdes de mis tonterías.

 

-Jajaja, pero de todos modos, estuvimos juntos 2 años y no me quiero acordar de nada más.

*** 

 

Todo esto lo platicamos en nuestro lugar junto a la escalera, pero me voltee en la cama y le dije.

 

-Ven de este lado

 

Así que en ese momento ya estábamos en mi cama, de frente, cerquita, vi su labio, le dije que siempre me gustó su boca y que quería morderla… me la acercó.

 

-Sírvete.

 

Lo besé, succionando ese labio que me encanta, él respondió y empezamos a besarnos apasionadamente, salvajemente, y seguimos, hasta amarnos locamente, vehementemente, aunque fue un momento muy corto, fue muy intenso, como nunca antes, otra nueva experiencia.

 

Reposamos un rato, cuando recuperé el aliento, después de muchas palabras de amor, me dijo.

 

-Ya es mejor que te duermas, seguimos dentro de unas horas tuyas, debes descansar bebé.

 

-Sí amor, está bien, pero te quedas conmigo.

 

-Claro amor, ése ha sido el trato ¿cierto?

 

-Mjjm.

 

-Te amo mucho bebé, recuerda que te espero en el sueño de siempre, no llegues tarde.

 

-No, mi amor, llego a tiempo, como siempre.

 

-Te amo, hasta al rato, hasta siempre.

 

-Te amo hasta siempre amor.

 

Vi el reloj, eran las 5:45 am y me dormí después de las 8am, pero feliz porque mi amor estuvo aquí, conmigo y por lo que platicamos, además nos amamos.

 

Ciudad de México, 2 de junio, 2017.

 

CONTINÚA EN:

NOVENA Y SIGUIENTES VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY

 ***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

 

 

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

30 31 DE MAYO 2017 DANNY SEPTIMA VISITA ESPIRITUAL, SIRIO

30 31 DE MAYO 2017 DANNY SEPTIMA VISITA ESPIRITUAL, SIRIO

Viene de:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/06/01/2930-de-mayo-2017-sexta-visita-espiritual-de-danny-un-cafe-y-arreglo-lugarcito-amor-karmas/

Hoy no fue un muy buen día, estuve adormilada desde que me desperté y además, hoy sí lloré algunas lagrimitas de vez en cuando al escuchar alguna música o leer algún poema o recordarlo por cualquier cosa.

Estuve hasta las 12am para checar el post programado y me fui a la recámara, cambié la hora de la alarma para despedirme de él (antes, 2 am), ahora no es despedida, sino un “te veo al rato” y apagué a la 1:18 am, empecé a relajarme y él ya estaba ahí, en la escalera, me pongo feliz al verlo, no que dude, pero siento alivio de que sí está y no me hace esperar, por lo que vi hoy, yo si lo hago esperar.

Me encantó ver nuestro lugarcito arreglado y hermoso, acogedor. Me tomó de la mano y me llevó al sofá, me preguntó cómo había ido mi día, le platiqué que no fue muy bueno.

-Ya no te angusties, me duele a mí cuando te pones triste.

-Dame chance, todavía te extraño mucho.

-Pero ahora estamos mejor.

-Humm, si…

-¿Vamos a Sirio?

-¡Sí!, me animé de inmediato.

Pasamos por debajo de la escalera y de inmediato estábamos en el espacio exterior, creo que él va haciéndose maestro con la práctica.

Vimos paisajes estelares maravillosos y llegamos pronto a Sirio, vi dos estrellas muy brillantes, de un blanco azuloso, orbitándose una a la otra, me extrañó, voltee a verlo, sonrió.

-Esto es de hace mucho tiempo (como nosotros lo conocemos) ¿quieres ver cómo están ahora?

-Sí, claro.

En un parpadeo el panorama cambió, ahora vi a una gran estrella blanca azulosa y otra pequeña color rojizo, sin brillo, igual, orbitándose una a la otra, es difícil de explicar cómo se ve ese espectáculo, pero es impactante, también vi otra estrella pequeña con un satélite orbitando en, digamos, vertical.

Es decir lo que se nos ha dicho de Sirio y lo mismo que ya había visto, pero ahora lo pude observar de forma más real, de verdad, por decirlo de algún modo (eso es lo que recuerdo, fueron muchos “paisajes estelares”, por decirlo de algún modo y no soy astrónoma). Ya lo había visto en los Archivos Akáshicos, pero ahora “estuve” ahí.

 

Regresamos, estaba muy cansada, platicamos, pero no recuerdo nada. Me llevó a mi cama, se despidió como siempre, me encanta el ritual. Vi el reloj, eran las 5am y aún con lo cansada, o por eso, no me podía dormir, vi el reloj a las 8 am y al rato me dormí unas horas.

Cuando me desperté, él estaba ahí.

-No pudiste dormir anoche, amor.

-No y mira que lo intenté.

-Lo sé.  No quiero cansarte.

Platicamos un poco sobre el viaje de anoche y se despidió, sin lo del sueño de siempre, eso lo deja para en la noche.

-Estaba pensando a dónde llevarte hoy.

-¿A dónde?

-¿Qué te parece a la fosa de las Marianas?

-¡Maravilloso! ¡vamos!

-Ok, en la noche vamos, hasta entonces amor.

-Hasta entonces mi vida.

Hoy eché unas lagrimitas, pero apenas, el día estuvo mejor, pero me faltó hacer el amor anoche.

.

Ciudad de México, 31 de mayo, 2017.

 

Continúa en:

Octava visita espiritual de Danny

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar