2, 3 Y 4 DE JUNIO 2017 NOVENA Y DÉCIMA VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY, CÓMO ES INTERVIDAS.

2, 3 Y 4 DE JUNIO 2017 NOVENA Y DÉCIMA VISITAS ESPIRITUALES DE DANNY, CÓMO ES INTERVIDAS.

Viernes 2 de junio, 2017.

Dado que me dieron más las 8 am sin haber dormido, sólo dormí una hora y media y se llegó la hora en que siempre me llamaba Danny, me desperté y sin preámbulos, ahí estaba, conmigo, nos saludamos, comentamos lo de anoche, extendió algo más lo de nuestro amor en Teotihuacan, pero de momento no me acuerdo, ya lo haré cuando lo escriba.

Empecé mi día, ahora sí me ganaban las lágrimas de tanto en tanto con la música (aunque me porte increíblemente bien, llorando muy poco), escuchando boleros románticos, que me llegan al alma (sobre todo los que me cantaba cuando estaba romántico, tenía una voz hermosa), pero nada de histerismos, ni siquiera sollozos, sólo lagrimitas deslizándose por mis mejillas.

En la noche, por estar organizando las publicaciones a media noche de sus visitas y los reblogs, me fui a acostar tarde, y después de la 1 am apagué la luz, lista para verlo, ahí estaba, como siempre (un poco antes de nuestro último enojo había pensado que si en algo podía confiar, era en que me iba a llamar, cuando pasaron los días y no llamaba, di todo por perdido, pensando que él ahora sí lo había dado por terminado, sin saber que estaba herido y en coma, me falló la intuición). Ahora sigo confiando en que ahí va a estar, aunque llegue yo un poco tarde.

Me sentía mal, merendé en la cama y el último vaso de agua para mis medicinas me hizo sentir mal.

No recuerdo de qué platicamos, pero fue poco y salpicado con mi malestar y él dándome energía y suaves masajes que me aliviaban, pero no lo suficiente, a las 3 am empecé con diarrea y vómito, hasta las 5:30, cuando me empecé a sentir menos mal, pero aún adolorida del estómago (en la congregación japonesa donde aprendí a curar por imposición de manos, decían que esas enfermedades son “limpieza”, creo que algo hay de cierto en eso).

Finalmente somaticé mi trauma emocional, quizá el no haber podido sacar con llanto esa tristeza (nunca hubiera acabado de sacarla), me hizo somatizar los sentimientos de pérdida, quizá la noche anterior sin dormir se debió a lo mismo.

Él me dijo que me pidió que no llorara, porque estaba yo a punto de la histeria y sabe que si llegara yo a eso ¿quién me iba a sacar? Yo no tengo a nadie aquí que me consuele, ni un hombro para llorar, salvo mi hermana y mi mejor amiga, pero ambas lejos (¿qué karma tengo con la distancia?). Sé que él quiere mi bien, pero le dije que tengo que llorar, que no me amenace con no venir si lloro. Lo prometió y entendió que tengo que llorar, antes no soportaba escucharme llorar o a punto de llorar y a veces sí se iba, para llamarme después, cuando ya estuviera yo calmada ¡hombres!

Sólo su promesa de venir todas las noches si no lloro, me ha salvado del derrumbe total. La pérdida es enorme: el amor de mi vida.

Sábado 3 de junio 2017.

De nuevo me dormí como a las 10 am, sólo dos horas; me desperté, estaba a mi lado, velando mi sueño, se aseguró que ya no me sentía tan mal y me prometió estar conmigo en la noche, me dijo que en el día no está aquí conmigo, para darme algo de privacidad y que tenga yo qué contarle cuando nos veamos en la noche. Me alivia, porque sí era abrumador pensar que estaba todo el tiempo conmigo, observando todo lo que hago o no hago.

Apagué la luz a la 1:30 por la misma razón de ayer, aunque estoy ansiosa por verlo, tengo cosas que hacer y él lo entiende, aunque le estoy llegando tarde a lo que podría ser nuestro actual “sueño de siempre”.

 ***

Al empezar a bajar la escalera no lo vi, pero al llegar al nivel del piso, ahí estaba, me trató con mucho cuidado, se sentó en el sillón y me sentó en sus piernas, pero nos empezamos a sentir incómodos y queríamos platicar, así que me ayudó a recostarme en su regazo, no sin antes decirme.

-Quiero hacerte el amor después de platicar.

-Yo también, mi vida.

Platicamos sobre cómo es Intervidas:

-No todos ven el famoso túnel, yo casi no lo vi, fue muy corto, cuando decidí primero ir por ahí y después ir a despedirme de ti, casi de inmediato estaba en la luz.

 

Me dieron la opción de elegir entre la luz y la oscuridad, siendo ésta Bárbara a quien también amé mucho en esta vida que acaba de terminar.

Si la elegía a ella, te hubiera perdido a ti, que eres luz.  No dudé mucho, te elegí a ti, tu sacaste lo que de luz había en mí en esta encarnación; ella acrecentó lo que traía yo de negativo y oscuro de vidas pasadas.  Después de otras experiencias, y golpes duros de la vida, al fin te encontré a ti, me iluminaste, me hiciste volver a creer en el amor, eras la elección, la única, así que elegí a la luz.

*

Después tuve otras alternativas, más sencillas: o irme al jardín a aprender tranquilamente y pasarla feliz sin más, hasta que llegara el tiempo de reencarnar y yo aceptara hacerlo o (no sé si a otros les den esa opción) ir a seguir aprendiendo a los Archivos Akáshicos a aprender a niveles más altos que en el jardín, también la elección era obvia: Archivos.

*

-¿Y no hubo juicio o revisión de tu vida?

-Sí, pero no es juicio, es revisar tu vida, qué hiciste bien, qué te faltó por aprender, en qué te equivocaste.

-¿Quienes estuvieron como “jueces” por decirlo de algún modo?

-Consejeros, más bien; estuvieron, sin orden de importancia:

Jesús, Buda (representado por el Dalai Lama), Galileo, Tycho Brahe, Giordano Bruno, Albert Einstein, San Agustín (sí, no te asombres), presidía una entidad femenina, tal como tú lo viste en tu revisión, en mi caso era tu antigua conocida Lakshimi, la diosa hindú de la armonía y la abundancia, que una vez te visitó en mi nombre, para unirnos en armonía.

VER:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2017/05/31/soy-privilegiada-lakshmi-diosa-de-la-armonia-y-la-abundancia-vino-a-mi-no-una-sino-dos-veces-30-05-15/

Lakshmi o Laksimi

(Se me olvidaron los 5 consejeros faltantes).

Revisamos mi vida, me dejaron sacar las conclusiones a mí, ya las sabía, aunque me liberaron de cosas en vida que yo llamaba “mis demonios”. Me disculparon, era cobro de karmas, no debía haberme sentido tan mal por ello, fue un gran alivio. Ya tengo casi todo pagado, lo tuyo, lo pagamos juntos, todo mi bagaje negativo anterior lo fui pagando también y ¿sabes qué? Que antes de encarnar tú decidiste que me ibas a apoyar y ayudar a que fuera menos pesado ¡Gracias! No te lo pude agradecer lo suficiente en vida, pero viéndolo desde aquí, no hubiera habido otra manera de sobrevivir sin ti, sin tu apoyo, tenías que llegar a mi vida, si no, no hubiera podido con los últimos dos años. De verdad eres mi complemento, o como tú le quieras llamar, pero eres mi otra mitad, ahora y siempre, amor.

-Me alegra haber sido de ayuda a mi mitad perfecta, mi flama divina, tú tenías razón, tienes y tendrás siempre mayor jerarquía (eres único, EL único) que quien fue una de mis almas gemelas (Soul mate) y por quien encontré la espiritualidad, para prepararme para ti, a quien encontraría varios años después.

 

-Todo estaba planeado por nosotros mismos, salvo lo que dejamos a nuestro libre albedrío.

-Lo sé, mi amor.

Seguimos con el tema, pero se me escapan los detalles, luego le pregunté:

-Oye amor…

-Dime (en “ese” tono)

-He estado pensando que estuvo mal que no me adelantaras lo principal de la historia de la novela, me quedé con los hilos a medio entretejer, pero sin saber a dónde iban, nunca me quisiste decir de la promesa ni lo que iba a pasar en el matrimonio de los protagonistas, así que no puedo seguir ¿crees que podríamos intentar la escritura automática?

-Podríamos, pero hay prioridades, amor, a mí me gustaría primero que hicieras lo que me dijiste, del libro en papel con tus poemas, los míos y los nuestros.

-Sí, claro, nuestro sueño, no completo, pero lo que pueda hacer.

-Sería un gran regalo para mí y te lo agradecería mucho, sobre todo si se los haces llegar a mis hijos.

-Ése es el objetivo, si está dentro de mis posibilidades, lo haré. Pero necesito tiempo.

-¿Te quito mucho tiempo? Acá no se mide, no me mido, jajaja

-¡Nooo! ¡ni se te ocurra! Mi tiempo terrestre es tuyo, igual o más que antes, mi ilusión de cada día es que llegue la noche para platicar y estar contigo.

-Yo te espero a que te desocupes y sé que estás apagando la luz a veces hasta 3 horas antes que en el pasado, mismas que me regalas y te agradezco.

-Y me hace feliz pasarlas contigo.

Él me repitió:

-Oye bebé, quiero hacerte el amor, ¿no estás muy cansada? Lo digo por anoche, que estuviste malita, si estás cansada, lo dejamos para después.

No me hice del rogar, yo también lo deseaba, dejamos nuestro lugar junto a la escalera y venimos a mi cama, fue tierno y rápido, no tenía yo energía para más y él lo percibió así.

A las 4:30 nos despedimos, pero él se quedó, como siempre, a mi lado, su energía (la energía de Garmín, que es su nombre cósmico, el mío es Andra), en forma de su cuerpo cuando era mi Danny.

Otra vez llegó el medio día sin haber podido dormirme, él se preocupa, ya no me regaña como antes, aunque esto sólo me pasaba cuando estábamos enojados o no me llamaba y no sabía yo si estaba bien o no, creo que de alguna manera, yo presentía que algún día podría pasarle algo como lo que le pasó, por eso me preocupaba tanto por él, me angustiaba si no sabía que había llegado bien a su casa; sólo dejó de llamarme algunas veces, con mi consiguiente angustia, pero él decía que no tenía por qué preocuparme…

A las 12:30, límite de su hora habitual para llamarme en nuestros felices tiempos pasados, yo aún no había podido dormir y  aunque lo tenía aquí, conmigo, quise verlo en la escalera.

 

Allá nos fuimos y lo primero que vi al bajar las escaleras, fue un túnel oscuro y húmedo, como de desagüe cuya entrada se veía debajo de la escalera, me afligí, sobre todo porque no lo vi a él, pero de inmediato salió detrás y por fuera de la entrada negra del túnel y me tranquilicé.

-¿Y este túnel?

-No sé, aquí estaba cuando llegué.

-Me asusté.

-Yo también bebé, pensé que me iba a succionar y ya no te iba a ver.

-Yo también pensé lo mismo, amor.

 

-Mientras me lo permitan y tú lo quieras o lo necesites, estaré aquí contigo, el tiempo que sea necesario.

 

-Gracias, amor, por mí, todo el tiempo que me reste de vida.

 

Me sonrió, nos tomamos de la mano, me dio un beso y el túnel desapareció, dejándonos la incógnita…

Me tomó la mano, me miró a los ojos y dijo afligido:

-Me preocupas, amor, no me gusta que no puedas dormir.

-Ya viste que a veces simplemente no tengo sueño, es peor cuando me caigo de sueño y no puedo dormir. Ya se me pasará, no te preocupes, hoy dormí lo que para ti era normal: 3 horas.

-Pero yo aguantaba, tú eres más delicada.

-Bueno, si no aguanto, pues vienes por mí y asunto arreglado.

-Todo a su tiempo amor, pero no quiero que estés enferma ¿de acuerdo?

-Sus deseos son órdenes, señor.

-Más te vale, jejeje.

-Te amo.

-Yo también te amo, bebé, trata de dormir aunque sea un poco, desayuna e intenta dormir ¿lo harías por mí?

-Por ti hago cualquier cosa, así lo haré.

-Te veo en la noche, espero que temprano, no me llegues tarde.

-No amor, ya programé la publicación y si no la veo, ni modo. Te amo hasta siempre.

-Hasta siempre preciosa, yo también te amo, te veo en la noche, bye

Ciudad de México, 4 de junio, 2017.

***

No sé si continuaré publicando lo que platicamos noche a noche, sólo lo haré si me participa algún conocimiento que juzgue que es positivo compartir; Sé que continuaré viéndolo mientras lo necesite (el resto de mi vida).

 

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

***

Imágenes tomadas de internet y Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 ¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

27 de MAYO 2017 TERCERA VISITA ESPIRITUAL DE DANNY.

Viene de:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/05/28/segunda-visita-espiritual-de-mi-amado-danny/  

 

Anoche apagué la luz a las 4 am, hasta que me dio mucho sueño, me dormí pronto, no vino Danny. Me desperté a la 9 y empecé a llamarlo mentalmente, hoy no lloré al despertar, hoy sí tenía yo algo que me ilusionaba: la visita de Danny, por más que intenté, no vino, entré a mi laboratorio mental y no vino, me dormí de nuevo.

Desperté a las 11 y volví a mi laboratorio, vi al Samurai (Danny en otra reencarnación, que es mi Guardia en mi laboratorio) hice mis programaciones, diferentes, porque ya Danny no está, ya no pido por su salud ni protección y lo que me duele en extremo, es que dejé de hacerlo el día 13, el 14 tuvo su accidente, no quiero sacar conclusiones.

Para entrar al laboratorio bajé las escaleras al pie de las que lo vi las dos veces anteriores, mi mente divagaba, pero al fin llegué al piso, voltee a buscarlo ¡y ahí estaba!, caminé hacia él, me abrazó y me dijo, mejor nos vemos en el sueño de siempre, a partir de que estás en las escaleras.

Así que me fui a nuestro sueño (La Cita: https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/08/18/la-cita/ ) estaba arriba, en la escalera, con mi hermoso vestido verde esmeralda, lo busqué con la vista y lo vi, tal como es ahora, vestido como en el sueño, entonces me dije ¿por qué no verlo como era de joven y a mí también? Así que nos di unos toques (al fin que era sueño) y entonces me vio, nuestros miradas se cruzaron y surgió esa energía llamada amor entre nosotros, bajé la escalinata, pisando leve en la alfombra roja, llegué al pie donde él me esperaba, nos miramos, sonreímos y me besó la mano, me llevó a la pista e inició el baile: el Vals de las Flores, lo escuché, lo bailamos; que momento más tierno y romántico, me dijo algo al oído y nos salimos del salón, en el elevador nos besamos apasionadamente, pero también de manera tierna.

Llegamos al segundo piso, salimos y entramos a la habitación 232, tal como en el sueño: pétalos de rosas rojas haciendo caminito hacia la cama, cubierta con una colcha blanca y también con pétalos esparcidos sobre ella. ¡Qué detalles!

Me sirvió una copa de champaña y me invitó a la terraza, había luna llena y una temperatura agradable, casi no hablamos, sólo nos miramos a los ojos y me invitó adentro.

Tomó la copa de mi mano, la colocó en la mesita y se acercó a mí, tal como en el sueño, nos abrazamos, besamos y empezó a desvestirme y yo a él, me llevó en sus brazos a la cama y me hizo el amor de la manera más tierna y dulce al principio, aumentando la pasión poco a poco, volviéndome loca, hasta llegar al paroxismo y el clímax simultáneo maravilloso.

Descansamos abrazados, el boca arriba, yo recargada en su pecho, escuchando los latidos de su corazón, que decían mi nombre. Qué momentos más dulces, yo lo acariciaba con mi pierna, ahora que estaba tranquilo, en reposo.

Después de un rato y muchos “te amo”, “me encantas”, “me fascinas” de parte de ambos, se levantó al baño, tardó un poco, regresó y me levantó en vilo, con mi consiguiente gritito y carcajada, me llevó al baño, donde había preparado la tina, con agua tibia y agua de rosas, más los pétalos rojos que no podían faltar, me colocó suavemente dentro, se metió él y jugamos un rato riéndonos y disfrutando del juego, hasta que nuestras miradas se encontraron y nos acercamos lentamente y me dio un beso que desató nuevamente nuestra pasión.

Al salir de la tina me envolvió en una bata blanca suave y perfumada y me llevó nuevamente en sus poderosos brazos a la cama, donde me colocó tiernamente y él se acostó junto a mí.

Nos dormimos y al abrir los ojos ¡aún seguíamos juntos! No fue un despertar solitario, cada uno en su cama, tan distantes entre sí, no, este sueño siguió, y siguió hasta que lo sentí en mi cama real, ahí junto a mí, murmurando en mi oído.

-¿Ahora si vamos a la banca?

-Si es necesario…

-Quiero platicar contigo, bebé.

-Como quieras amor.

De pronto, ya estábamos, como en los días anteriores, en la banca, junto a la escalera, yo sentada, él recostado en mi regazo, mientras le acariciaba el pelo.

-¿De qué quieres hablar?

-¿Cómo fue tu día ayer?

-Muy diferente a los anteriores, ya viste que no lloré.

-Cumpliste y cumplí.

-Sí, gracias

-¿De qué?, era un trato.

-De haberme ayudado a dejar de llorar, sigo triste, pero ya no lloro por cualquier recuerdo tuyo que me viene a la mente, en verdad agradezco ambas cosas, dejar de llorar y que vengas dos veces cada día, ya estaba yo sufriendo mucho.

-No tienes por qué llorar, no se acabó el mundo.

-Pero tú te fuiste.

-Aquí estoy ¿no es más que lo que teníamos?

-En cierto modo, sí.

-¿Entonces?

-Estoy feliz con lo que tengo, mientras te siga teniendo.

-¡Ésa es mi mujer!

Luego hablamos de una persona muy querida para los dos y me recomendó paciencia y prudencia, ya que ambas estamos muy tensas y estresadas y no quiere que nos disgustemos, quiere que sigamos siendo amigas. Se lo prometí,

-Cambió el tono de voz a tierno y muy dulce (como siempre en las despedidas).

-Te amo mucho bebé.

-Y yo te amo a ti mi amor.

-Recuerda que te espero en el sueño de siempre, si quieres repetirlo, no me llegues tarde.

-Yo lo repetiría eternamente.

-Yo tengo todo el tiempo del mundo.

-Oye amor.

-Oigo.

-¿Cuándo vas a venir por mí?

-A su tiempo, bebé, no comas ansias, me vas a dar un regalote ¿no?

-Sí amor

-Pues póngase a eso y luego hablamos.

(Se refería a que quiero publicar en papel sus poemas y cuentos, de hecho, los suyos, los míos y los nuestros y darle la mitad de los ejemplares a sus hijos).

-Sí, amor.

-Bueno, hasta mañana, hasta siempre, te amo mucho bebé.

– Hasta siempre te amo.

Continúa en:

 https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/05/30/28-de-mayo-de-2017-4a-visita-espiritual-de-danny-me-llevo-a-hunab-ku/ 

 

 

***

Relacionados:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2016/08/18/la-cita/

https://serunserdeluz.wordpress.com/2017/01/19/el-sueno-de-siempre/

***

Ciudad de México, 27 de mayo de 2017.

.***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

QUINTO CUMPLEAÑOS DE ESTE BLOG.

QUINTO CUMPLEAÑOS DE ESTE BLOG.

Hace 5 años que inicié este blog, especial para publicar acerca de la reencarnación, almas gemelas y mis regresiones a vidas pasadas, luego aumenté temas como el amor de  pareja, ECM, ciencia y científicos de mente abierta.

Sé que lo he descuidado mucho, me he dedicado a vivir esta vida y a publicar en https://serunserdeluz.wordpress.com  y dejé de publicar aquí sobre mis vidas pasadas, pero intento retomar esos temas, porque son muy importantes para mí y para mi vida actual, aunque ya no tanto como hace unos años, cuando tenía regresiones hasta de manera espontánea y aunque esa etapa ya haya pasado, tengo aún muchas regresiones escritas que no he compartido con mis lectores, espero poder seguir haciéndolo.

Cinco años ya de estar con ustedes y de disfrutar que ustedes han estado conmigo:

Toma tu rebanada de pastel y dame un abrazo…

Silvia/serunserdeluz

:

 

REGRESIONES A MUERTES PASADAS

REGRESIONES A MUERTES PASADAS

 © condiciones al final

Este artículo lo había publicado hace algunos años, le re publico para que mis nuevos lectores/seguidores/amig@s tengan oportunidad de leerlo, sobre todo los enlaces que incluyo.

INTRODUCCIÓN

 En la década de los 90’s, escribí el siguiente texto: “Este es un tema que, hasta donde yo sé, no se ha tratado como tal”.

Después de esto fueron publicados los trabajos del Dr. Michael Newton (ver al final).

 En esta introducción explicaré lo básico e incluiré enlaces a posts que hablan de lo que pasa al momento de la muerte, la zona intervidas[i]

INVESTIGAR QUÉ PASA DESPUÉS DE LA MUERTE

Raymond Moody, Elizabeth Kubler Ross y otros han investigado las experiencias cercanas a la muerte (ECM).

DR. RAYMOND MOODY

dr-raymond-moody

dr-raymond-moody

 El Dr Raymond Moody, médico psiquiatra y licenciado en filosofía,  Escribió el famoso libro “Vida después de la Vida”, un estudio sobre los fenómenos que acontecen en los momentos cercanos a la muerte y las llamó experiencias cercanas a la muerte (ECM).

vida-despues-de-la-vida

vida-despues-de-la-vida

También escribió otros libros de sus estudios sobre regresiones, o recuerdos de vidas anteriores.

 El Dr. Moody tiene deseos de investigar lo que sucede después de la muerte a los que ya no regresan unos minutos después a sus cuerpos., es decir, a los que verdaderamente mueren, pero sabe que no se puede (no se debe) matar a una persona para un experimento, además, si ya está muerta ¿cómo nos va a decir lo que le está ocurriendo?

ELISABETH KÜBLER-ROSS

dra-elisabeth-kubler-ross

dra-elisabeth-kubler-ross

El primer libro de Moody coincidió con la publicación de los trabajos de la Dra. suiza Elisabeth Kübler-Ross, que dedicaría su vida al estudio del fenómeno de la muerte y que alcanzaría fama y renombre internacional por la honestidad y pasión que dedico a este campo de estudio.

 La Dra. Elisabeth Kubler-Ross (Zúrich, 8 de julio de 1926 – Scottsdale, Arizona, 24 de agosto de 2004) fue una de las más famosas expertas en materia de la muerte y trabajó con miles de pacientes terminales. Ella estudió 20,000 casos de gente de todo el mundo quienes fueron declarados clínicamente muertos y después regresaron a la vida. Algunos despertaron naturalmente y otros fueron reanimados.

En su libro “On Life After Death”(Vida después de la Muerte) habla sobre los aspectos más importantes de lo que sucede al momento de morir, para incrementar nuestro conocimiento sobre esto y así, lograr obtener una mayor tranquilidad al pensar en el momento de nuestra muerte o la de nuestros seres queridos y alcanzar una diferente percepción de la vida misma.

ETAPAS DE LA AGONÍA/MUERTE Y CARACTERÍSTICAS CONCURRENTES EN LAS ECM

En el post de abajo están los resultados de los estudios de Raymond Moody y Elisabeth Kübler-Ross, entre otros científicos:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/16/experiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-regresiones-a-vidas-pasadas-y-almas-gemelas/

PELÍCULA FLATLINERS (LÍNEA MORTAL)

 También hubo una película sobre el tema: “Flatliners”, en la que los protagonistas (estudiantes de medicina) querían saber qué pasa al momento de morir y luego regresar y contarlo; para lograrlo, tuvieron que inducirse la muerte clínica y luego resucitarse unos a otros, pero eso era una ECM, puesto que “regresaban” de la muerte, el caso aquí sería que no regresaran, de todos modos, sólo puede hacerse en película y no para una investigación científica.

QUÉ SUCEDE DESPUÉS DE LA MUERTE

Sin embargo, he encontrado una manera de averiguar (no investigar, porque ningún científico aceptaría esto como prueba) qué sucede después de la muerte con sujetos que realmente murieron.

 En el post de abajo están conclusiones y conocimientos otorgados por mi Guía Espiritual Pablo el Veronés[ii] 

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2012/05/24/a-que-vine-a-donde-voy-capitulo-4-que-sucede-despues-de-la-muerte/

REGRESIONES A MUERTES PASADAS

Si aceptamos las regresiones a vidas pasadas como válidas para saber qué vidas hemos tenido con anterioridad y cómo han sido, también podemos utilizar esas regresiones para saber como han sido nuestras MUERTES PASADAS; desde luego, revisando y poniendo énfasis en diferentes aspectos que cuando se trata de averiguar datos sobre vidas pasadas.

 En el post de abajo relato cómo vi mi muerte pasada de cuando fui sacerdote azteca de Quetzalcóatl y cómo volví a encarnar en una niña a la que Pedro de Alvarado hizo su concubina (para poder perdonarlo por amor, pues me morí odiándolo, lo mismo que a Hernán Cortés – que en otras vidas, entre ellas la presente, fue mi esposo):

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/03/08/yo-ame-a-pedro-de-alvarado-2-hernan-cortes/

METODOLOGÍA

Para las regresiones a muertes pasadas, la metodología fue hacer las regresiones a determinadas vidas pasadas (mías), llegar al momento de la muerte y aplicar un cuestionario incluyendo preguntas sobre los temas repetitivos que han descubierto el Dr. Raymond Moody y la Dra. Kubler Ross en sus investigaciones sobre las Experiencias Cercanas a la Muerte y preguntas sobre otros temas o para abundar en los antes citados, con la enorme ventaja de que el sujeto (yo) estaba ahí en ese momento y no teníamos que depender de la memoria, además cuando alguna imagen o idea no estaban lo suficientemente claras, el operador me podía preguntar para tener una idea completa.

 En este caso, hicimos (mi operador y yo) hincapié en preguntas sobre temas de mayor interés general como los seres amados que nos reciben del otro lado; las ciudades de luz; y los túneles o grutas en los que se paga parte del karma[iii] generado en la vida que acaba de terminar.

 Sobre los seres amados que nos reciben cuando muere nuestro cuerpo, ver un ejemplo explicativo en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/01/06/reencarnamos-en-grupo-familias-espirituales/

LA ZONA O DIMENSIÓN DE INTERVIDAS

Intervidas, es el período intermedio entre una muerte y el siguiente renacimiento. Es el lugar donde se encuentra alma cuando no está encarnada, es decir cuando está entre una y otra encarnación.  

el-hades-o-inframundo

el-hades-o-inframundo

 

 Cada religión describe el lugar de los muertos o sitio a donde van las almas al morir el cuerpo de maneras diferentes, aunque con muchas semejanzas:

  • Los egipcios lo llamaban Duat;
  • Los tibetanos lo llaman Bardo;
  • Los griegos el Hades y el Tártaro
  • Los aztecas Mictlán
  • Los mayas Xibalbá
  • Los Hindúes, Devachan;
  • Los cristianos tienen 3 opciones: cielo, purgatorio e infierno (también está el limbo, pero ese más bien es un no-lugar).

 Sin influencias de ninguna religión en particular, Intervidas es ese “lugar” en que las almas son juzgadas por sus acciones de la vida que acaban de dejar y premiadas o castigadas por las mismas; después “descansan” y disfrutan por un “tiempo” y más tarde, cuando llega el momento de reencarnar, deciden todos los detalles de su próxima encarnación.

Sobre nuestra elección de la siguiente encarnación, ver:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/09/21/regresiones-prenatales-si-elegimos-nuestra-siguiente-encarnacion-testimonial/ 

REGRESIONES A INTERVIDAS

Escribí un post en el que explico “desde el principio” y en el cual doy una breve explicación de la zona “Intervidas”, puedes leerlo aquí:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/04/05/en-el-principio-la-creacion/

 En los siguientes, podrás ver qué ocurre en el juicio, cómo se pagan los karmas, cómo se descansa entre una y otra vida, cómo se aprende, etc.

 Ver:

 Intervidas:

http://serunserdeluz.wordpress.com/2013/01/30/a-que-vine-a-donde-voy-capitulo-5-vida-despues-de-la-muerte-y-antes-de-la-vida-intervidas/ 

El Juicio Final y de cada vida:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/22/intervidas-juicios-despues-de-la-muerte-y-el-juicio-final/

 Varios temas relacionados con lo que ocurre después de la muerte e Intervidas

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/23/como-tener-regresiones-a-vidas-pasadas/

 

LOS TÚNELES DE INTERVIDAS

ECM_tunel dorado

Desde que Raymond Moody hizo sus investigaciones sobre las experiencias cercanas a la muerte (ECM) encontró que en la mayoría de los casos se ven túneles al momento de morir.

tunel azul 1

tunel azul 1

 En esta regresión a muerte pasada, de mi vida como Rasputín, llevada a cabo en nivel alfa, vi el túnel por el que se fue mi alma: 

tunel azul 1

tunel azul 1

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/06/05/regresiones-a-vidas-pasadas-rasputin-operador-gv/

 En esta otra regresión a la misma vida/muerte, llevada a cabo bajo hipnosis, también vi el túnel.

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/05/29/rasputin-regresion-bajo-hipnosis/

 Pero este tema de los túneles no es nuevo, pues desde Platón quedó registrado en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/04/17/platon-la-republica-y-el-mito-de-er-her/

 Y entre los aztecas también había una historia semejante de alguien que tuvo una ECM después escrita por un cronista español:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/01/05/ecm-historia-de-los-mexicanos-por-sus-pinturas/

 

LOS TRABAJOS DE MICHAEL NEWTON Y OTROS AUTORES

Dr. Michael Newton

Dr. Michael Newton

 Post sobre las investigaciones del Dr. Newton acerca de la zona Intervidas (o entre vidas como lo han traducido):

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/02/11/michael-newton-intervidas-bibliografia-y-videos/

 

TEMAS RELACIONADOS, OTROS AUTORES

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/29/algunos-autores-de-libros-sobre-experiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-regresiones-a-vidas-pasadas-e-intervidas/

Una lista de investigadores y científicos que tienen mente abierta y aceptan los fenómenos llamados “paranormales”

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/01/22/investigadores-y-cientificos-que-han-admitido-la-reencarnacion-regresiones-a-vidas-pasadas-la-existencia-del-alma-ecm-pes-el-espiritismo-yu-otros-fenomenos-llamados-paranormales/

_____________________

Imágenes tomadas de internet, Pinterest  o de los enlaces relacionados.  Creo que no es necesario advertir que algunas fotos, son imágenes actuales, sólo para dar una idea de cómo fueron en aquellos tiempos y lugares.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romanticatu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

______________________

NOTAS PIE DE PÁGINA

[i] La muerte no es el fin, sino solo una transición a un estado intermedio, una zona o lapso entre una y otra encarnación, en los cuales nuestra alma está en otra dimensión más elevada antes de un nuevo renacimiento, a esta “dimensión” yo la llamo el estado “Intervidas”

[ii] Pablo el Veronés, también conocido como Pablo el Veneciano, encarnó en Verona en 1528 como el pintor Paolo Caliari, y desencarnó e Venecia en 1558. Actual Mahá Chohán. Maestro Ascendido de VII Iniciación; Señor Director de los Siete Chohanes de los Siete Rayos. Él es el espíritu de Luz que me guía en mis visualizaciones y también Él es quien habla a través de mi voz cuando llevo a cabo una canalización.

[iii] KARMA: es esencialmente aprendizaje. Es el principio que hace funcionar todas las cosas que hacen posible el desarrollo del alma. Karma es lo que los individuos han puesto en movimiento de vida en vida por su conducta y actitudes. El ser humano no es un mero peón en el ajedrez cósmico; el mundo es donde actúa la justicia natural: no hay injusticia si todos los estados del ser humano vienen como resultado directo de la conducta pasada; las acciones a través de nuestras vidas dan forma y contenido al destino de cada uno, uniendo así la responsabilidad por nuestros actos a la ley de causa y efecto. DEUDAS KARMICAS son las que se adquieren debido a acciones negativas. DHARMA es el resultado de nuestras buenas acciones. El karma negativo acumulado se paga con el dharma.

 

 

El más allá desde una opinión cientifica: Elisabeth Kübler-Ross

El más allá desde una opinión cientifica: Elisabeth Kübler-Ross

La connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá

Esta médico y psiquiatra suiza recabó centenares de testimonios de experiencias extracorporales, lo que la llevó a concluir que “la muerte no era un fin, sino un radiante comienzo”.

La doctora suiza Elisabeth Kübler-Ross se convirtió en el siglo XX en una de las mayores expertas mundiales en el tétrico campo de la muerte, al implementar modernos cuidados paliativos con personas moribundas para que éstas afrontaran el fin de su vida con serenidad y hasta con alegría (en su libro “On death and dying”, de 1969, que versa sobre la muerte y el acto de morir, describe las diferentes fases del enfermo según se aproxima su muerte, esto es, la negación, ira, negociación, depresión y aceptación). Sin embargo, esta médico, psiquiatra y escritora nacida en Zurich en 1926 también se transformó en una pionera en el campo de la investigación de las experiencias cercanas a la muerte, lo que le permitió concluir algo que espantó a muchos de sus colegas: sí existe vida después de la muerte.

La férrea formación científica de esta doctora, que se graduó en psiquiatría en Estados Unidos, recibiendo posteriormente 23 doctorados honoríficos, se pondría a prueba luego de que a lo largo de su prolongada práctica profesional los enfermos moribundos a los que trataba le relataran una serie de increíbles experiencias paranormales, lo que la motivó a indagar si existía el Más Allá o la vida después de la muerte. Así, se dedicó a estudiar miles de casos, a través del mundo entero, de personas de distinta edad (la más joven tenía dos años, y la mayor, 97 años), raza y religión, que habían sido declaradas clínicamente muertas y que fueron llamadas de nuevo a la vida.

Elizabeth-Kubler-Ross-1“El primer caso que me asombró fue el de una paciente de apellido Schwartz, que estuvo clínicamente muerta mientras se encontraba internada en un hospital. Ella se vio deslizarse lenta y tranquilamente fuera de su cuerpo físico y pronto flotó a una cierta distancia por encima de su cama. Nos contaba, con humor, cómo desde allí miraba su cuerpo extendido, que le parecía pálido y feo. Se encontraba extrañada y sorprendida, pero no asustada ni espantada. Nos contó cómo vio llegar al equipo de reanimación y nos explicó con detalle quién llegó primero y quién último. No sólo escuchó claramente cada palabra de la conversación, sino que pudo leer igualmente los pensamientos de cada uno. Tenía ganas de interpelarlos para decirles que no se dieran prisa puesto que se encontraba bien, pero pronto comprendió que los demás no la oían. La señora Schwartz decidió entonces detener sus esfuerzos y perdió su conciencia. Fue declarada muerta cuarenta y cinco minutos después de empezar la reanimación, y dio signos de vida después, viviendo todavía un año y medio más. Su relato no fue el único. Mucha gente abandona su cuerpo en el transcurso de una reanimación o una intervención quirúrgica y observa, efectivamente, dicha intervención”.

La doctora Kübler-Ross añade que “otro caso bastante dramático fue el de un hombre que perdió a sus suegros, a su mujer y a sus ocho hijos, que murieron carbonizados luego que la furgoneta en la que viajaban chocara con un camión cargado con carburante. Cuando el hombre se enteró del accidente permaneció semanas en estado de shock, no se volvió a presentar al trabajo, no era capaz de hablar con nadie, intentó buscar refugio en el alcohol y las drogas, y terminó tirado en la cuneta, en el sentido literal de la palabra. Su último recuerdo que tenía de esa vida que llevó durante dos años fue que estaba acostado, borracho y drogado, sobre un camino bastante sucio que bordeaba un bosque. Sólo tenía un pensamiento: no vivir más y reunirse de nuevo con su familia. Entonces, cuando se encontraba tirado en ese camino, fue atropellado por un vehículo que no alcanzó a verlo. En ese preciso momento se encontró él mismo a algunos metros por encima del lugar del accidente, mirando su cuerpo gravemente herido que yacía en la carretera. Entonces apareció su familia ante él, radiante de luminosidad y de amor. Una feliz sonrisa sobre cada rostro. Se comunicaron con él sin hablar, sólo por transmisión del pensamiento, y le hicieron saber la alegría y la felicidad que el reencuentro les proporcionaba. El hombre no fue capaz de darnos a conocer el tiempo que duró esa comunicación, pero nos dijo que quedó tan violentamente turbado frente a la salud, la belleza, el resplandor que ofrecían sus seres queridos, lo mismo que la aceptación de su actual vida y su amor incondicional, que juró no tocarlos ni seguirlos, sino volver a su cuerpo terrestre para comunicar al mundo lo que acababa de vivir, y de ese modo reparar sus vanas tentativas de suicidio. Enseguida se volvió a encontrar en el lugar del accidente y observó a distancia cómo el chofer estiraba su cuerpo en el interior del vehículo. Llegó la ambulancia y vio cómo lo transportaban a la sala de urgencias de un hospital. Cuando despertó y se recuperó, se juró a sí mismo no morirse mientras no hubiese tenido ocasión de compartir la experiencia de una vida después de la muerte con la mayor cantidad de gente posible”.

La doctora Kübler-Ross añadió “que investigamos casos de pacientes que estuvieron clínicamente muertos durante algunos minutos y pudieron explicarnos con precisión cómo los sacaron el cuerpo del coche accidentado con dos o tres sopletes. O de personas que incluso nos detallaron el número de la matricula del coche que los atropelló y continuó su ruta sin detenerse. Una de mis enfermas que sufría esclerosis y que sólo podía desplazarse utilizando una silla de ruedas, lo primero que me dijo al volver de una experiencia en el umbral de la muerte fue: «Doctora Ross, ¡Yo podía bailar de nuevo!», o niñas que a consecuencia de una quimioterapia perdieron el pelo y me dijeron después de una experiencia semejante: «Tenía de nuevo mis rizos». Parecían que se volvían perfectos. Muchos de mis escépticos colegas me decían: «Se trata sólo de una proyección del deseo o de una fantasía provocada por la falta de oxígeno.» Les respondí que algunos pacientes que sufrían de ceguera total nos contaron con detalle no sólo el aspecto de la habitación en la que se encontraban en aquel momento, sino que también fueron capaces de decirnos quién entró primero en la habitación para reanimarlos, además de describirnos con precisión el aspecto y la ropa de todos los que estaban presentes”.

La muerte no existe

La doctora Kübler-Ross aseguró que después de investigar estos casos concluyó que la muerte no existía en realidad, pues ésta sería no más que el abandono del cuerpo físico, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. ”Ninguno de mis enfermos que vivió una experiencia del umbral de la muerte tuvo a continuación miedo a morir. Ni uno sólo de ellos, ni siquiera los niños. Tuvimos el caso de una niña de doce años que también estuvo clínicamente muerta. Independientemente del esplendor magnífico y de la luminosidad extraordinaria que fueron sido descritos por la mayoría de los sobrevivientes, lo que este caso tiene de particular es que su hermano estaba a su lado y la había abrazado con amor y ternura. Después de haber contado todo esto a su padre, ella le dijo: «Lo único que no comprendo de todo esto es que en realidad yo no tengo un hermano.» Su padre se puso a llorar y le contó que, en efecto, ella había tenido un hermano del que nadie le había hablado hasta ahora, que había muerto tres meses antes de su nacimiento”.

La doctora agregó que “en varios casos de colisiones frontales, donde algunos de los miembros de la familia morían en el acto y otros eran llevados a diferentes hospitales, me tocó ocuparme particularmente de los niños y sentarme a la cabecera de los que estaban en estado crítico. Yo sabía con certeza que estos moribundos no conocían ni cuántos ni quiénes de la familia ya habían muerto a consecuencia del accidente. En ese momento yo les preguntaba si estaban dispuestos y si eran capaces de compartir conmigo sus experiencias. Uno de esos niños moribundos me dijo una vez: «Todo va bien. Mi madre y Pedro me están esperando ya.» Yo ya sabía que su madre había muerto en el lugar del accidente, pero ignoraba que Pedro, su hermano, acababa de fallecer 10 minutos antes”.

La luz al final del túnel

Elizabeth-Kubler-Ross-2

La doctora Kübler-Ross explicó que después que abandonar el cuerpo físico y de reencontrarse con aquellos seres queridos que partieron y que uno amó, se pasa por una fase de transición totalmente marcada por factores culturales terrestres, donde aparece un pasaje, un túnel, un pórtico o la travesía de un puente. Allí, una luz brilla al final. “Y esa luz era más blanca, de una claridad absoluta, a medida que los pacientes se aproximaban a ella. Y ellos se sentían llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que uno se pudiera imaginar. No hay palabras para describirlo. Cuando alguien tiene una experiencia del umbral de la muerte, puede mirar esta luz sólo muy brevemente. De cualquier manera, cuando se ha visto la luz, ya no se quiere volver. Frente a esta luz, ellos se daban cuenta por primera vez de lo que hubieran podido ser. Vivían la comprensión sin juicio, un amor incondicional, indescriptible. Y en esta presencia, que muchos llaman Cristo o Dios, Amor o Luz, se daban cuenta de que toda vuestra vida aquí abajo no es más que una. Y allí se alcanzaba el conocimiento. Conocían exactamente cada pensamiento que tuvieron en cada momento de su vida, conocieron cada acto que hicieron y cada palabra que pronunciaron. En el momento en que contemplaron una vez más toda su vida, interpretaron todas las consecuencias que resultaron de cada uno de sus pensamientos, de sus palabras y de cada uno de sus actos. Muchos se dieron cuenta de que Dios era el amor incondicional. Después de esa «revisión» de sus vidas ya no lo culpaban a Él como responsable de sus destinos. Se dieron cuenta de que ellos mismos eran sus peores enemigos, y se reprocharon el haber dejado pasar tantas ocasiones para crecer. Sabían ahora que cuando su casa ardió, que cuando su hijo falleció, cuando su marido fue herido o cuando sufrieron un ataque de apoplejía, todos estos golpes de la suerte representaron posibilidades para enriquecerse, para crecer”.

La especialista, en este punto, hizo una recomendación a todos aquellos que sufren el trance de tener cerca a algún ser querido a punto de morir. “Deben saber que si se acercan al lecho de su padre o madre moribundos, aunque estén ya en coma profundo, ellos oyen todo lo que les dicen, y en ningún caso es tarde para expresar «lo siento», «te amo» o alguna otra cosa que quieran decirles. Nunca es demasiado tarde para pronunciar estas palabras, aunque sea después de la muerte, ya que las personas fallecidas siguen oyendo. Incluso en ese mismo momento se pueden arreglar «asuntos pendientes», aunque éstos se remonten a diez o veinte años atrás. Se pueden liberar de su culpabilidad para poder volver a vivir ellos mismos”.

La “conciencia cósmica “ de la doctora Kübler-Ross

La doctora Elisabeth Kübler-Ross, intrigada por todos estos asombrosos relatos, decidió una vez comprobar por sí misma su veracidad. Y, luego de ser inducida a una muerte artificial en un laboratorio médico de Virginia, experimentó dos veces estar fuera de su cuerpo. “Cuando volví a la conciencia tenía la frase «Shanti Nilaya», que por cierto no sabía qué significaba, dándome vueltas en mi cabeza. La noche siguiente la pasé sola, en una pensión aislada en medio del bosque de Blue Ridge Mountains. Allí, luego de sufrir inexplicables dolores físicos, fue gratificada con una experiencia de renacimiento que no podría ser descrita con nuestro lenguaje. Al principio hubo una oscilación o pulsación muy rápida a nivel del vientre que se extendió por todo mi cuerpo. Esta vibración se extendió a todo lo que yo miraba: el techo, la pared, el suelo, los muebles, la cama, la ventana y hasta el cielo que veía a través de ella. Los árboles también fueron alcanzados por esta vibración y finalmente el planeta Tierra. Efectivamente, tenía la impresión de que la tierra entera vibraba en cada molécula. Después vi algo que se parecía al capullo de una flor de loto que se abría delante de mí para convertirse en una flor maravillosa y detrás apareció esa luz esplendorosa de la que hablaban siempre mis enfermos. Cuando me aproximé a la luz a través de la flor de loto abierta y vibrante, fui atraída por ella suavemente pero cada vez con más intensidad. Fui atraída por el amor inimaginable, incondicional, hasta fundirme completamente en él. En el instante en que me uní a esa fuente de luz cesaron todas las vibraciones. Me invadió una gran calma y caí en un sueño profundo parecido a un trance. Al despertarme caí en el éxtasis más extraordinario que un ser humano haya vivido sobre la tierra. Me encontraba en un estado de amor absoluto y admiraba todo lo que estaba a mi alrededor. Mientras bajaba por una colina estaba en comunión amorosa, con cada hoja, con cada nube, brizna de hierba y ser viviente. Sentía incluso las pulsaciones de cada piedrecilla del camino y pasaba «por encima» de ellas, en el propio sentido del término, interpelándolas con el pensamiento: «No puedo pisaros, no puedo haceros daño», y cuando llegué abajo de la colina me di cuenta de que ninguno de mis pasos había tocado el suelo y no dudé de la realidad de esta vivencia. Se trataba sencillamente de una percepción como resultado de la conciencia cósmica. Me fue permitido reconocer la vida en cada cosa de la naturaleza con este amor que ahora soy incapaz de formular. Me hicieron falta varios días para volver a encontrarme bien en mi existencia física, y dedicarme a las trivialidades de la vida cotidiana como fregar lavar la ropa o preparar la comida para mi familia. Posteriormente averigué que “Shanti Nilaya» significa el puerto de paz final que nos espera. Ese estar en casa al que volveremos un día después de atravesar nuestras angustias, dolores y sufrimientos, después de haber aprendido a desembarazarnos de todos los dolores y ser lo que el Creador ha querido que seamos: seres equilibrados que han comprendido que el amor verdadero no es posesivo”.

La Dra. Elisabeth Kübler-Ross, luego que en 1995 sufriera una serie de apoplejías que paralizaron el lado derecho de su cara, falleció en Scottdale, Arizona, el 24 de agosto del 2004. Se enfrentó a su propia muerte con la valentía que había afrontado la de los demás, y con el coraje que aprendió de sus pacientes más pequeños. Sólo pidió que la despidieran con alegría, lanzando globos al cielo para anunciar su llegada.

En su lecho de muerte, por cierto, sus amigos y seres queridos le preguntaron si le temía a la muerte, a lo que ella replicó: «No, de ningún modo me atemoriza; diría que me produce alegría de antemano. No tenemos nada que temer de la muerte, pues la muerte no es el fin sino más bien un radiante comienzo. Nuestra vida en el cuerpo terrenal sólo representa una parte muy pequeña de nuestra existencia. Nuestra muerte no es el fin o la aniquilación total, sino que todavía nos esperan alegrías maravillosas”

Fuente:

https://desdemialmadotcom.wordpress.com

EULALIA (LA VISITANTE)

EULALIA (LA VISITANTE)

El siguiente cuento, fue creado en base a hechos reales, y fue creado en conjunto con  ©Daniel Alvarez Benitez. El texto  es parte real y parte ficción, queda a consideración del lector, creer o no…

EULALIA (LA VISITANTE)

Eulalia la visitante

 

Tenía ya días con ciertos problemas de salud, por lo que después de consultar con el médico, éste me envió de urgencia al hospital, a donde llegamos cerca del medio día.  Esperé unas 3 horas para pasar con un médico que me diagnosticara y me recibiera o no en el hospital y quien después de un chequeo minucioso, ordenó que me internaran por tener graves problemas en los pulmones…

No me agradan los hospitales y menos ése, ya que he escuchado de varias cosas que suceden ahí…

Después de que me admitió,  me pasaron a la sala de espera de Urgencias, (que se encontraba demasiado llena de gente), donde tuve que esperar con otras 5 pacientes (unas llegaban otras se iban) sentadas cada una en una silla de lo más incómoda, y donde al entrar le piden a uno que se desvista, quedando tan sólo con una batita de hospital y usando una sábana como chal, porque hacía mucho frío.

Todas estábamos  tratando de ponerle al mal tiempo buena cara, platicándonos nuestras dolencias y qué nos llevó ahí; unas horas después, cuando vimos que íbamos a esperar mucho, empezamos también a hacer bromas y tratar de hacer más leve la espera.  De las recién llegadas, unas se integraban, otras no, las más graves pasaban a Urgencias, porque nos iban acomodando en las camas según iban saliendo pacientes, pero eso sucedió sólo 4 veces en la noche y algunas tuvimos que pasar 20 horas ahí, esperando que se desocupara una…

En mi caso, por el problema que llevaba me pusieron suero, pero quien me colocó el catéter me lo puso mal así que me lastimaba el brazo.  Después  de haber pasado casi un día sólo en espera, me pasaron a la sala de urgencias (junto a otras 4), pero aún sin cama, tardaron más de 24 horas en asignarme una y tuve que esperar sentada en la consabida incómoda silla.

Una vez que me asignaron cama, me cambiaron el suero vía intravenosa, que le ponen a todos los que llegan, y ya me pusieron algo específico para mí y quedé en  un rincón de la sala, no muy visible, por lo que el tráfico de personas en donde me encontraba, no era mucho.

Tercera noche…

Esa madrugada, estando yo entre dormida y despierta, vi una enfermera a la que observé de reojo: facciones finas, algo más que de mediana edad, su piel me llamo la atención por lo pálido y apariencia sutil; y debo recalcar que lo que me hizo fijarme más en ella fueron sus ojos, de un color negro intenso; debido al medicamento mi cabeza no trabajaba bien del todo pero sí recuerdo perfectamente su visita: llegó, se paró al pie de mi cama, y viéndome fijamente, me preguntó cómo me encontraba, luego observó los registros médicos que estaban anotados en mi carpeta, se acercó a mí y mientras me revisaba el suero con medicamento que me habían puesto en la vena y que me lastimaba mucho, sin preguntar, suavemente cambió el catéter de vena, mientras miraba a los pacientes de las otras camas y recuerdo que me dijo:

-“Estarás bien”, “todavía no es tu turno”

Por lo que le pregunte: -“Por qué dice eso?”

Sin contestar mi pregunta, me dijo:

-“Tienes que comer”… “recuperarte”- con una voz que se me quedo grabada porque su tono era bajo, muy suave, era modulado y dulce. Entonces fue cuando la vi un poco mejor, su cabello me llamo la atención, ya que lo traía peinado en “chongo” y muy canoso, es raro ver actualmente a una mujer que tenga el cabello cano… y su piel se veía muy suave, y se sentía también muy leve, al tocarme sentí sus manos frías, pero lo adjudique en principio al suero que me estaban poniendo ya que lo sentía frio en las venas, cerré los ojos un par de minutos después que terminó de cambiar el catéter, y cuando los abrí ella ya no estaba ni junto a mi cama ni en la sala.

Por la mañana muy temprano, otra enfermera me preguntó quien me había cambado el catéter, ya que todos al hacer curaciones debían dejarlo registrado y había sido cambiado (¡vaya que sí!, ahora ya no me lastimaba) pero sin registro; le describí a la enfermera que me atendió en la madrugada, ya que no sabía su nombre (no se lo pedí) y ella y otra enfermera que llegó cuando la estaba describiendo, se miraron con cara de sorpresa y no dijeron nada, sólo se retiraron de inmediato, lo que me llamo la atención…

Ya estando en cama de Urgencias, finalmente me asignaron a Medicina Interna hasta 3 días después. Había cinco pacientes más en el cuarto, no más de 40 como de donde venía, al menos no estaré en un lugar abarrotado, como allá.

Sexta noche…

El día estuvo muy tranquilo, estuve un poco adormecida por los medicamentos, a las 9 de la noche, en la ronda normal, con mi hijo Mario presente, los doctores me dijeron de una intervención necesaria, un procedimiento quirúrgico para mejorar mi situación, que lleva sus peligros (incluso hasta la muerte), pero tendría que dar mi autorización, y no quería, por lo que les dije que necesitaba tiempo para pensarlo y hablarlo con mi hijo. Lo discutí un poco con él, que sí quería que lo hicieran, porque me veía muy mal y quería  que mejorara, pero a mí no me convencía, se despidió molesto, yo recé y me dormí.

Poco antes de las 10 de la noche, llegó una asistente de enfermera a checar mis signos vitales, como cada 3 horas pero como me ponían un medicamento para dormir un poco, por mi insomnio, apenas abrí los ojos, sin embargo sí la escuché decir:

-“Su catéter se está zafando otra vez –por alguna razón (dijo la enfermera que por el medicamento) la dichosa aguja no podía quedar y me molestaba, salvo cuando lo arreglaba la enfermera de la noche en Urgencias, pero por la mañana me lo volvían a cambiar lastimándome en el proceso – Que se lo arreglen en el próximo turno”.

Como a la 1 de la mañana -según mi cálculo por los rondines- me encontraba más dormida que despierta, y la vi de nuevo… la enfermera de Urgencias, aquí en Medicina Interna, al pie de mi cama, (pero viendo la que estaba a mi izquierda).

Volteó hacia mí y vi sus ojos obscuros entre la luz tenue que había en la habitación,  brillaban de manera especial, no sé explicarlo, pero a la vez que me daba miedo, me daban también confianza, así que traté de verla bien: peinada igual, y con su traje impecable, estatura media, un poco pasada de peso pero con movimientos ágiles, parecía que se deslizara en lugar de caminar.

Traté de encender la lámpara de la cabecera pero tomando mi mano suavemente, me dijo -“no, por favor”… así que no la encendí, y mientras ella me revisaba el goteo del suero y mi vena, sin verme apenas, me dijo que cambiaría el catéter que me estaba lastimando.  Le pregunté:

-“Cómo te llamas?”- ella manipulando las manos rápido, y volteando de reojo a verme, me dijo:

-“Eulalia”- y al terminar -“recuerda que tienes que comer, te recuperarás ya lo verás”- mientras me decía esto vi que observaba a las pacientes de las demás camas, pero como siempre, no la vi atender a nadie más, se dio la media vuelta, yo cerré los ojos y me quedé dormida.

En un rato más llegó la enfermera de turno, que venía a revisar y cambiar el catéter reportado por la anterior.  Me despertó al tomar mi mano y se quedó viéndola fijamente, me revisó la muñeca, donde me lo había puesto Eulalia, y volteando al ver que estaba despierta, me preguntó quien la había cambiado de lugar, y cuando le contesté que la enfermera Eulalia, con ojos de sorpresa dijo: -“gracias”- y salió rápidamente de la habitación sin más.

Sin entender, me quedé dormida hasta la mañana siguiente; ya en el desayuno, pensé que ¿cómo sabría la enfermera de noche, que seguía yo sin comer casi nada en el día? ¿Y además, siendo ella de Urgencias?

Más tarde llegó el médico y después de revisarme, me preguntó por la enfermera que me realizó la curación, por lo que le repetí lo que pasó la noche anterior; viéndome fijamente, el doctor me dijo que en el hospital no había ninguna Eulalia y que tal vez una enfermera me jugó una broma… pero lo importante era que lo que había hecho ella estaba muy bien.

Cuando Eulalia me arreglaba la aguja del suero, dejaba de molestarme por un tiempo, pero siempre por la mañana, cuando llegaba la enfermera de turno, al manipular los sueros y poner los medicamentos me la movía y lastimaba, hasta que Eulalia lo arreglaba en la madrugada.

El resto del día transcurrió con normalidad en compañía de mi hijo a quien no comenté nada sobre la enfermera, ya que teníamos otros asuntos más trascendentes que tratar, porque él ya no me quería ver tan mal como estaba y la única solución era aceptar la intervención quirúrgica, y yo no estaba de acuerdo, aunque me dijeran que tendría que quedarme en el hospital mínimo 2 meses si no me la hacían.

Para ver mi estado actual y tener más datos para tomar una decisión, me tomaron cinco muestras de sangre (5 piquetes más) para análisis y varias placas de rayos X, fue lo más importante de ese día y quedaba pendiente la decisión, que yo sospechaba que, al final, si empeoraba, ellos la tomarían y me llevarían al quirófano, aprobado por mí o no…

Séptima noche…

Me dieron mi medicamento y me quede dormida… por la madrugada entre mi sueño sentí que había alguien ahí, y abrí los ojos y era ella… Eulalia de nuevo, pero ella no llegaba a la carrera ni me curaba bruscamente, como las otras, ella sólo estaba ahí cuando abría yo los ojos y en cuanto la veía, se acercaba a revisarme y arreglar o cambiar el catéter y darme ánimos y consejos.

Entre sueños, le pregunté qué hacía una enfermera de Urgencias en el piso de Medicina Interna, o viceversa, y por qué me había atendido desde Urgencias, ya que eso era raro. Ella viéndome mientras me cambiaba de vena, me respondió con su voz suave y tenue:

-“Porque estoy ayudando en todos lados del hospital donde siento que me necesitan y hoy me toca aquí”- pero yo estaba muy adormilada para poder llegar a entender lo profundo de su respuesta, así que la dejé seguir haciendo lo que hacía sin hablar y al terminar agregó mientras me acariciaba el hombro:

-“Recuerda que la muerte no se contagia, las enfermedades sí, tú estarás bien, aún no es tu turno.” – mientras miraba a la paciente de la cama a mi izquierda, (noté que dibujó una sonrisa muy sutil, apenas perceptible) que había llegado en la noche, unas horas antes, pero curiosamente, a ella ni la revisó, de hecho, nunca la vi revisar a nadie más.

Por el tranquilizante que me ponían para dormir, no entendí (pero lo que me decía y lo que hacia se me quedaba grabado) y me dormí de nuevo.

Más tarde, mi vecina, la paciente de la izquierda empezó a toser, cada vez más fuerte (lo que me despertó) y se oía que se ahogaba.

Vino la enfermera de noche, llamó a un doctor, éste llamó a otro, le dieron reanimación, una enfermera se montó sobre la paciente para darle masaje al corazón, luego un médico, de pie a su lado izquierdo también le dio RCP.

Todas las pacientes del cuarto estábamos despiertas y angustiadas, atentas a lo que estaba sucediendo ahí

Trajeron muchos aparatos, como los que se ven en películas o la TV, entonces, la enfermera que operaba una de las máquina no encontraba algo en el carro y volteando a verme con cara de preocupada, solo me dijo: -“usted perdone” -mientras tiraba de los parches de electrodos que tenía yo en el pecho y con los que me monitoreaban, ajustando todo a la paciente en crisis.

Luego con el desfibrilador le dieron los choques varias veces pero no reaccionó…

Fue impresionante, sobre todo, porque después de muchos minutos, no pudieron salvarla y falleció.

Algo me hizo voltear y a través de los cristales de la ventana al pasillo vi a Eulalia que observaba la escena atentamente, aunque inexpresiva y entonces volteó a verme directamente y me hizo una señal con la mano, que guardara silencio y que yo interpreté como: “tranquila, tú estás bien”, voltee a la cama con los médicos y regresé la vista a la ventana sólo un segundo después, y ya no la vi.

Lo que más me impactaba era que la paciente que murio tenía lo mismo que yo, pero acababa de ingresar unas horas antes; en ese momento entró en mí la idea de cambiar de opinión y aceptar el procedimiento quirúrgico…

El resto de la madrugada y después que se llevaron el cuerpo, las demás pacientes ya no pudimos dormir, pero tampoco comentamos nada, sólo nos veíamos de cuando en cuando unas a otras y seguimos en silencio esa madrugada y toda la mañana. A todas nos afectó mucho ser testigos de una muerte así, (y diré que en la situaciónque estábamos nos caló profundo).

Al día siguiente el médico que me informó de la necesidad de la intervención vino por la respuesta, le pedí que permitiera que llegara mi hijo para volver a hablarlo con él y tomar ya la decisión.

Haciendo un gesto de aceptación, me dijo que me tomarían otra placa para ver el daño en mis pulmones y, poco después, asombrados los médicos (en grupo), vinieron y me informaron que el agua de mis pulmones se había reabsorbido (de un día para otro, ya que me estaban tomando placas todos los días), y que ya no necesitaban hacer el procedimiento que me habían dicho, aunque no tenían explicación lógica a esto, pero que ahí estaban: mis pulmones limpios.

¡Ufff! Qué salvada, porque, además, me habían vaticinado unos dos meses en el hospital, y quizá ese procedimiento tendrían que hacerlo de todos modos y en ambos pulmones, y ahora, de un día para otro, ¡ya no era necesario! Y había posibilidades de salir en un par de días.

De todos modos me quedé el fin de semana en observación, pero además de la “normal”, parece que estaba en otra clase de escrutinio, ya que había gente que no había visto nunca pasar por ahí, y que pasaba lentamente por el pasillo o se quedaban unos momentos por fuera de la habitación y me observaban y hacían discretas señas a mi persona mientras hablaban entre ellos.

Fue muy incómodo, ya que no entendía por qué.

En el tiempo en que estuve en el hospital, Mario (mi hijo) teniendo que efectuar tantos trámites llegó a hacer amistad con algunos empleados y enfermeras. Uno de los empleados, Pepe, estaba tomando un café cuando Mario fue por unos papeles y le invitó un café y mientras se lo tomaban le dijo:

-Suerte la de tu mamá.

Volteando a verlo con extrañeza, Mario le pregunto: -¿Por qué?

-Porque cuando Eulalia atiende a una habitación, siempre hay una muerte y una curación extraña y rápida. A tu mamá le tocó la curación, y la cama contigua a la de ella fue la paciente que falleció, ya se sabe en todo el hospital.

Mi hijo con cara de sorpresa, ya que él todavía desconocía lo sucedido,no supo qué contestar, y preguntó,

-“¿Quién es Eulalia?”, “¿y de qué curación hablas?, a mi madre la operarán”

Con una sonrisa el empleado le dio el papel que buscaba mi hijo mientras le decía,

-“¡Ya no!” – entonces Pepe, casi relamiéndose por lo que iba a contar dijo,

-Anoche llegó una paciente con el mismo problema que tu mamá, la pusieron en la cama contigua, unas horas después se puso grave, no pudieron salvarla y falleció.

En tanto que tu mamá necesitaba con urgencia que le hicieran un procedimiento quirúrgico para tratar de salvarle la vida, porque no se los dijeron, pero sí estaba muy grave. Resulta que en la radiografía de hoy, sus pulmones estaban bien, sanos y no habrá necesidad de hacerle nada…

En eso llegó una enfermera y se metió en la conversación.

-Pero lo que no sabes, Mario, es que Eulalia fue una enfermera que murió en servicio tratando de salvar un paciente que entró en paro cuando ella se encontraba sola en el ala de guardia, y aunque sí salvó al paciente, el esfuerzo hecho y su edad le provocaron un paro a ella, y desde entonces se aparece días antes de un fallecimiento y cuando comienza a atender una habitación, alguien se recupera ahí, (así como yo), y alguien de la misma habitación fallece… pero nunca sabemos a quién le va a tocar qué…

Pepe le arrebató la palabra,

-Como siguió a tu mamá desde Urgencias y estaba grave, todos pensábamos que ella seria quien fallecería, pero se nos fue una paciente recién ingresada ¡cosas de Eulalia!

Quedando sin palabras, mi hijo se acabó el café y fue a contarme esta plática y a preguntarme que había pasado.  Él ha sido escéptico, pero después de contarle lo que estuvo pasando en las noches anteriores, lo creyó, y parece que se ha vuelto más creyente de estos temas, y yo, beneficiaria de la extraña curación debida a Eulalia, también he reafirmado mi fe.

Décimo primer día

Hoy, casi repuesta a punto de salir y agradecida a quien quiera que haya intervenido en mi mejoría, agradezco a Eulalia su elección. No la volví a ver  en los días siguientes a ése, lo que no sé si agradecer o entristecerme  por no poder darle las gracias por su intervención.

Acabo de salir del hospital y son pasadas las seis de la tarde, voy despacio tomada del brazo de mi hijo Mario, y algo en el ambiente me hace voltear al hospital, específicamente a la puerta por donde acabamos de salir, y casi me caigo, porque en la puerta, frente a nosotros veo a Eulalia moviendo su mano en señal de despedida y casi puedo jurar que a su lado está mi vecina de cama… la paciente que murió el día de los hechos, Eulalia con una sonrisa y ella con cara de sufrimiento, tomadas de la mano… al recomponerme, le digo a mi hijo y volvemos a voltear pero ya no están… nos vamos de ahí, yo rezando por no regresar… JAMÁS.

leyenda-de-la-enfermera-del-hospital-

leyenda-de-la-enfermera-del-hospital-

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, ©Daniel Alvarez Benitez
Serunserdeluz.wordpress.com
2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com
danshaggyalv.wordpress.com
danshaggy.deviantart.com

 

ECM, EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

ECM, EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

© condiciones al final

Experiencia cercana a la muerte

En esta ocasión, les comparto el texto de Wikipedia sobre el tema de las Experiencias Cercanas a la Muerte, conocidas como ECM (con algunos comentarios míos), para que mis lectores tengan datos de diversos puntos de vista sobre estas experiencias, previamente a que publique algo más de mis investigaciones sobre este tema.

Las experiencias cercanas a la muerte o ECM (en inglés, near-death experiences, NDEs) son percepciones del entorno narradas por personas que han estado a punto de morir o que han pasado por una muerte clínica y han sobrevivido. Hay numerosos testimonios, sobre todo desde el desarrollo de las técnicas de resucitación cardiaca, y según algunas estadísticas, podrían suceder aproximadamente a una de cada cinco personas que superan una muerte clínica.[cita requerida]

FASES DE LAS ECM

Dante y Beatriz en el Paraíso, grabado de Gustave Doré para la Divina ComediaParaíso, Canto XXXI.

RAYMOND MOODY

Según uno de los principales investigadores de este fenómeno, el doctor en medicina y filosofía Raymond Moody, los pacientes que han asegurado vivir este tipo de fenómenos coinciden en un patrón general de nueve fases consecutivas, aunque no todos completan este itinerario y muchos solo atraviesan por algunas:1

Tunel por el que pasamos despues de la muerte

Tunel por el que pasamos despues de la muerte

  1. El paciente se siente flotar sobre su cuerpo, y ve el dormitorio, el quirófano o el lugar en el que se encontraba (out-of body experiences, OBEs, experiencia extracorporal), e incluso oye la declaración de su propio fallecimiento.
  2. Después, siente que se eleva y que atraviesa un oscuro túnel mediante una escalera o flotando en el vacío, y con una relativa rapidez.
  3. Ve aparecer una figura al final del túnel (que suele describirse como hermosa, blanca o transparente; a veces hay paisajes, voces o música).
  4. El paciente pasa a ser espectador, no siente dolor ni molestias: sólo percibe una paz interior.
  5. Algunas personas, sin embargo, aseguran haber tenido experiencias terroríficas en el más allá.
  6. Familiares o amigos difuntos van a su encuentro.
  7. Aparece una presencia o voz que se define en función de las creencias religiosas del paciente (puede tratarse de Jesucristo, de un ángel, etc.), y se establece un diálogo sin palabras con ese ser que parece conocer todo sobre el moribundo.
  8. Se presenta una visión global pero íntegra de lo vivido, como si viese “su película”; el modelo más ajustado para describirlo según los testimonios es como el de una sucesión de filminas de momentos sueltos de la vida, no necesariamente importantes.
  9. El sujeto se ve delante de un obstáculo: una puerta o un muro y toma conciencia de que aún no ha muerto, y aunque sigue sintiendo una paz y tranquilidad indescriptibles y acogedoras, se da cuenta, y también eso le indican sus acompañantes, de que debe volver.

ELISABETH KUBLER ROSS

A similares conclusiones llegó la psiquiatra Elisabeth Kubler Ross luego de una enorme investigación:

Entre los pioneros y más importantes  investigadores se cuenta la Dra. Elisabeth Kubler-Ross,quien para 1969 había hecho casi 200 entrevistas a enfermos agonizantes, que la llevaron a la conclusión de que hay una semejanza de las actitudes ante la muerte, sin importar raza, religión o circunstancias socioeconómicas y culturales del agonizante.

La Dra. Ross ha definido siete etapas durante la agonía:

  1. Choque
  2. Negación
  3. Ira
  4. Depresión
  5. “Negociación”
  6. Aceptación
  7. Decatexis (depresión preparatoria)

periodos que no tienen un límite claro, pues se traslapan unos con otros.

A lo anterior se ha podido agregar [tanto la Dra. Kubler-Ross, como otros investigadores están de acuerdo en ello] la conclusión de que la muerte es solo un tránsito hacia “algo más”.

Tras este proceso quienes lo han experimentado pierden el miedo a la muerte; no desean morir, pero se toman las cosas con más calma, serenidad y filosofía y, en cierta medida, son mejores personas, se preocupan más de los demás y son más felices.

Fragmento de:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/16/experiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-regresiones-a-vidas-pasadas-y-almas-gemelas/

Hipótesis explicativas

ESPIRITUALIDAD

Para algunos, las ECM son una prueba de que la mente, consciencia, psique, alma o espíritu como entidad inmaterial, se separa del cuerpo físico, que actúa como mero soporte material, para dirigirse a otro reino.

Se han realizado experimentos en hospitales por Sam Parnia y Bruce Greyson, mostrando imágenes que sólo pueden ser vistas desde el techo con resultados no concluyentes.2

Sam Parnia lidera, junto con Peter Fenwick, la investigación científica AWARE, las siglas en inglés de “conciencia durante la resurrección”, englobado dentro del Human Consciousness Project, que documenta a gran escala experiencias cercanas a la muerte en 25 hospitales de América del Norte y Europa.3 Los resultados finales de la investigación están pendientes de una revisión por pares, habiéndose completado la primera fase del estudio y presentado los resultados para su publicación en una revista médica.4

A pesar de esto, existen miles de relatos vividos por personas que experimentaron el fenómeno, incluso ciegos (por ejemplo aquellos que recogen Elisabeth Kubler-Ross y Kenneth Ring5 en sus investigaciones) y describen con detalle el entorno físico (personas, situaciones, objetos, etc.) en que se encontraban durante la experiencia, a la postre coincidentes con la realidad.6 Es más, incluso personas con formación científica y académica aseguran haber experimentado tal fenómeno, como Eben Alexander, neurocirujano de Harvard, que ha dado testimonio de una realidad extracorpórea tras sufrir nueve días en coma documentándolo en el libro Proof of heaven(2012, traducido como La prueba del cielo, Barcelona: Planeta, 2013).7 Por otra parte, destacados físicos, como Robert Lanza, defensor de la teoría del biocentrismo, afirman que la vida después de la muerte ya es científicamente compatible con las últimas versiones de la mecánica cuántica.8

PSICOLOGÍA

En 1976 se sugirió que la ECM era una forma de despersonalización, de disociación, que actúa como defensa ante la amenaza de muerte en situaciones de extremo peligro. Psiquiátricamente, la disociación se define como una respuesta adaptativa a un traumafísico o emocional intolerable y, según el DSM-IV, no debe ser considerada patológica por sí sola; para estimar su potencial “malignidad” con mayor precisión se cuenta con los cuestionarios DES y DES-T. La disociación es la capacidad de abstraerse de la realidad (verbigracia, alguien que está concentrado viendo la televisión); este tipo de respuesta aparece en algunas víctimas de trauma (secuestros, violaciones…) que, inconscientemente, intentan evitar esta realidad desagradable con fantasías más apacibles.

Respecto a esta teoría disociativa, Bruce Greysonpublicó en el Lancet (2000) un artículo en el que busca una relación entre los trastornos disociativos, como patología psiquiátrica, y las ECM. Concluye que las personas que han sufrido una ECM obtienen mayores puntuaciones en los test DES que aquellas que no han tenido ninguna, si bien los valores se mantienen siempre por debajo del umbral de lo patológico. Otro estudio de Greyson, publicado en 2003, afirma que existen personalidades “proclives” a la ECM y, lo que es más curioso, que esta tendencia es independiente de la religiosidad.

De todas formas, y a pesar de esta aparente correlación entre ECM y disociación, no se trata del mismo tipo de fenómeno, ya que las ECM son percibidas como completamente reales, al contrario que la despersonalización típica. Así mismo, las ECM se diferencian de la despersonalización en que lo alterado no es el sentido de la identidad propia (la “yo-idad”), sino la asociación de esta identidad con las sensaciones corporales.

Otra hipótesis psicológica relacionada con las ECM, formulada por el científico Carl Sagan, mantiene que el sistema neurológico se reinicia tras la experiencia traumática de la muerte; por eso la luz al final del túnel es una regresión al momento del parto y la salida del útero, donde no hay luz, al exterior, fuertemente iluminado, a través del canal del parto, y las personas conocidas serían las figuras de los padres y la sensación de bienestar la suministrada por las endorfinas de la leche materna. No obstante, esta teoría es inválida por dos razones: la primera es que un niño nunca nace mirando hacia delante sino exponiendo la coronilla, y la segunda es que la experiencia del viaje a través del túnel la han sufrido también personas que han nacido por cesárea; sí sería viable si se extiende el momento del parto a experiencias un poco posteriores en la manera en que puede interpretarlas el cerebro de un feto recién nacido.9

FISIOLOGÍA

Primero se estableció la hipótesis de la anoxia. Esta analogía se dedujo por las similaridades entre las ECM y las G-LOC (Gravity-induced Loss Of Consciousness): cuando un piloto de avión de caza hace un pull-up, tirando fuertemente de los mandos para ascender, la fuerza centrífuga les empuja contra el asiento con una magnitud que es varias veces la de la gravedad, por lo que la sangre se les baja a los pies. Así, el cerebro se queda sin oxígeno y se produce lo que se llama un black-out: va desapareciendo la visión periférica, cerrándose el campo visual en un túnel hasta que, por fin, se pierde el conocimiento.

Así mismo, en una situación de hipoxia cerebral, la corteza visual se desinhibe, de modo que las neuronas empiezan a dispararse anárquicamente. Dado que el 90% de las células de la retina (y, por tanto, del córtex visual) están en la fóvea, en la región central del campo visual, la percepción que se tiene de ese disparo aleatorio es la visión de un centro más iluminado que se va ampliando según más células empiezan a descargar.

Se ha intentado refutar esta teoría de la anoxia basándose en que las personas que han sufrido una ECM han sido capaces de razonar con claridad, mientras que en la hipoxia sabemos que ocurre lo contrario, pues se caracteriza por una capacidad de juicio reducida y un pensamiento errático. Sin embargo, quien dijo esto no tuvo en cuenta que esa clarividencia no se ha determinado objetivamente, sino que se basa en la impresión subjetiva de quien ha sufrido la ECM, en cuyo caso sí concordaría. De hecho, ese es el principal problema de los pilotos que vuelan en condiciones de bajo oxígeno: su capacidad mental está disminuida, pero ellos se sienten eufóricos, “iluminados” (parecido a una borrachera).

En cualquier caso, de momento podemos explicar la visión de túnel, pero no otros fenómenos como las visiones divinas y los flashbacks de memoria. En este sentido, ciertos trastornos epileptiformes del lóbulo temporal se han asociado con la aparición de sentimientos místicos, los mismos que en la ECM. Y esta región cerebral es especialmente sensible a la anoxia que ocurre en una situación de hipoperfusión, lo cual apoyaría la teoría.

Respecto a las sensaciones de bienestar y paz, se ha especulado con la secreción endógena de endorfinas. Esto concordaría con el hecho de que aquellas personas en las que se ha empleado naloxona (un antagonista de endorfinas) durante la reanimación reportan ECM’s más bien desagradables.

La conciencia de hallarse muerto puede encontrarse en otra enfermedad neurológica, el síndrome de Cotard o del «cadáver ambulante», por el que el paciente percibe la ilusión de que ha fallecido después de un trauma muy fuerte o en etapas muy avanzadas de algunas enfermedades a consecuencia de cambios en la corteza parietal y prefrontal.

Una última investigación por Dean Mobbs y Caroline Watt parece haber conseguido explicar desde el punto de vista de la neurociencia como se producen este tipo de experiencias.10

TELEPATÍA

Las Experiencias Cercanas a la Muerte (suponiendo que haya algo de cierto dado los innumerables relatos) donde los resucitados relatan con detalle las maniobras de resucitación, podrían ser un ejemplo de telepatía: la hipótesis sería que la mente al despertar y aun antes de que el sujeto retome la conciencia, interroga telepática-mente a los participantes en la maniobra y construye una imagen onírica de lo sucedido. Al respecto, los monjes ZEN, afirman que en lo mas profundo de la mente hay una conexión con algo que esta mas allá de nuestra comprensión y que justamente hay que anular la razón como primer paso para alcanzar dicha conexión, que es lo que buscan dichos monjes al meditar.

***

Todas estas explicaciones de la ciencia convencional no explican cómo o por qué los pacientes que han sufrido una ECM han sido capaces de ver y oír a los que los están resucitando, incluso pueden decir lo que estaba pasando fuera de la sala donde se encontraban, debido a que su alma o espíritu ha deambulado por el hospital.  Estos hechos no son explicables por la fisiología, las neurociencias ni la psicología y la explicación de la telepatía, como que está bastante forzada, como las otras.

ENDOCRINOLOGÍA/HORMONAS

Y, por último, algunos investigadores han relacionado las ECM con la secreción de serotonina, que explicaría las OBE’s y las alucinaciones místicas. Otros, por su parte han dicho que podía tratarse de un trastorno disociativo análogo al producido por la ketamina, pasando por alto que las alucinaciones de ésta tienden a ser terroríficas e irreales, de modo que la endocrinología, tampoco puede explicar las ECM

***

En cualquier caso, de todas las explicaciones proporcionadas sobre una base fisiológica, no todas parecen plausibles, y, de las verosímiles, ninguna cubre todos los sucesos que ocurren en una ECM. Además de que también hay descritas ECM’s en ausencia de daño físico, donde la relevancia de estos mecanismos fisiológicos quedaría muy en entredicho.

ECM EN LA CULTURA

La experiencia cercana a la muerte a menudo es un elemento utilizado en el desarrollo de historias o narraciones ficticias en las que se ve a un personaje experimentar dicho suceso. Incluso existen leyendas y fábulas sobre el tema.

En la interpretación ficticia de este evento, el protagonista generalmente se encuentra como una proyección astral de sí mismo contemplando una especie de futuro alternativo en el que ve a sus familiares y amigos reaccionando a su muerte. El sujeto siempre está desnudo aunque en otras ocasiones aparecen con la ropa con la que murieron, además de que van acompañados de seres místicos como la muerte o una ángel guardián. Este siempre acaba con la resurrección del protagonista, quien regresa a la vida con esta nueva experiencia personal, la cual lo ayuda a valorar mejor la vida.

Algunos ejemplos de la ECM personificada son los siguientes:

  • En la pelicula “Flatliners”

En  la  película  “LINEA MORTAL”    (“FLATLINERS”)[1]  se  plantean  cuestiones muy  sugestivas  sobre  las  experiencias  cercanas a la  muerte (ECM)  y  los experimentos    que   hace   un   grupo  de   estudiantes   de   medicina, induciéndose unos a otros la   muerte   clínica,  para  saber  que  hay  mas  allá  de la  vida,  con  la  confianza   de   que   entre   ellos   mismos   pueden resucitar al que ha muertopor unos minutos.

Al estar clínicamente muertos, ellos se encuentran con tantas cosas interesantes (como recordar  pecadillos de su infancia; asuntos eróticos y situaciones traumáticas,  que resuelve cada quien  a  su  modo – uno  en  la vida real, otra en un  estado alterado de consciencia[2] y otro mas, volviendo a morir), que muchos espectadores se quedan  con el vago  (o  imperioso)  deseo  de  realizar  también  uno de esos viajes, pero desde luego sin querer morirse para conseguirlo Lo  mejor  del  asunto,  es  que  es  posible  lograrlo  sin  llegar  a una situación tan riesgosa -y nada deseable- como la muerte  clínica.

Puedes ver cómo en:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2011/09/14/como-tener-regresiones-a-vidas-pasadas/

  • En la serie animada Ugly Americans el protagonista Mark Lilly experimenta una experiencia cercana a la muerte por participar en un show de magia, en el que estaba asegurada su supervivencia después de suicidarse voluntariamente.
  • En la novela de fantasía y magia Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, el joven mago protagonista cae en una ECM luego de recibir una maldición asesina por parte de Lord Voldemort. En ese estado Harry se encuentra desnudo, habla con el fallecido Albus Dumbledore e incluso se le es dado una oportunidad de regresar a la vida o permanecer muerto. Cuando Harry se decide por resucitar creyendo que todo es imaginado, el susodicho Albus le desmiente contestándole: “Claro que está pasando dentro de tu cabeza, Harry, pero ¿por qué iba a significar eso que no es real?”
  • En la película de terror The Frighteners el héroe de la historia Frank Bannister pasa por un experiencia cercana a la muerte después de derrotar al villano. Ya que pese a que murió en la batalla se les dada una segunda oportunidad de vivir por Dios.
  • En la película de ciencia ficción Transformers: La venganza de los caídos el protagonista humano Sam Witwicky muere a manos de Megatron en un intento por resucitar a Optimus Prime con un extraño artefacto cybertriano llamado la Matrix del Liderazgo. No obstante mientras tratan de resucitarlo con electrocardiograma, Sam tiene una visión donde habla con los 6 fallecidos Prime quienes lo regresan a la vida como recompensa por ganarse la Matrix.
  • En la serie de ciencia ficción y drama Héroes de Tim Kring, el personaje Hiro Nakamura es el único en toda la serie que experimenta una ECM a pesar de no ser el único personaje que ha estado al borde de la muerte. Mientras agoniza Hiro tiene una fantasía en la que mucha gente que conoce y algunos personajes muertos (incluyendo a su fallecido archienemigo Adam Monroe) y su padre preparan un juicio para decidir si merece morir o sobrevivir.
  • En la serie de televisión The Simpsons, en el episodio “Million dolar maybe”, Homer, tratando de calmarse tras saber que acertó la lotería, muere y abandona su cuerpo. Se ve a sí mismo muerto, por lo que rápidamente regresa y revive.
  • En la novela Tránsito, de Connie Willis una pareja de científicos realiza una investigación sobre las ECM y si éstas son la clave para el desarrollo de una terapia experimental capaz de mejorar la reanimación cardiopulmonar. Así mismo otros personajes ofrecen el contrapunto a otras concepciones sobre la ECM como el investigador paranormal que comete errores en la metodología (parodiando al escritor Raymond Moody) o la idea estereotipada religiosa de la vida después de la muerte a través de la hermana de la protagonista.
  • En el Thriller de acción de 2005, Constantine, basado en el personaje de la historieta de DC Comics, Hellblazer, el protagonista se suicida, cansado de las visiones sobrenaturales que tiene constantemente, pasando dos minutos muerto hasta que los paramédicos logran reanimarlo, durante los cuales va al infierno y se percata que sus visiones son reales.
  • En el videojuego Beyond: Dos Almas, la protagonista Jodie Holmes tiene una ECM cuando tiene que elegir si se va al más allá con todos sus seres queridos que murieron, o vivir con Ryan u otros personajes que el jugador escoja.

Véase también

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/10/16/%C2%ADexperiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-video/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/29/algunos-autores-de-libros-sobre-experiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-regresiones-a-vidas-pasadas-e-intervidas/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/07/16/experiencias-cercanas-a-la-muerte-ecm-video/

  • Alma
  • Alucinación
  • Bardo budista
  • Conciencia
  • Comunicación después de la muerte inducida
  • Elisabeth Kübler-Ross
  • Experiencia extracorporal
  • Ketamina
  • Neurociencia
  • Neuroteología
  • Pim van Lommel
  • Proyecciología
  • Raymond Moody
  • Reencarnación
  • Peter Fenwick
  • Susan Blackmore

Referencias

  1. ↑ Cf.Raymond A. Moody, Jr., Vida después de la vida, Madrid: Edaf, 1977.
  2. ↑ Keith Augustine. «Hallucinatory Near-Death Experiences (2003) (Updated 2008)» (en inglés).
  3. ↑ «The AWARE Study».
  4. ↑ «AWARE Study Update 2014».
  5. ↑ «Las personas que nacen ciegos pueden ver durante una ECM». artículo original:«People Born Blind Can See During a NDEDr. Kenneth Ring’s NDE Research of the Blind».
  6. ↑ Cf. Raymond A. Moody, Reflexiones sobre vida después de la vida, Madrid: Edaf, 1978 y Más allá la luz: nuevas exploraciones por el autor de Vida después de la vida, Madrid: EDAF, 1989
  7. ↑ «Eben Alexander, neurocirujano de Harvard: “El cielo existe”».
  8. ↑ “La idea de la mortalidad no tiene sentido”, en El Confidencial, 14-VII-2014, http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-01-13/la-fisica-demuestra-que-hay-vida-despues-de-la-muerte-pero-nuestra-mente-no-lo-ve_74673/
  9. ↑ Cf. Raymond A. Moody, Reflexiones sobre vida después de la vida Madrid: Edaf, 1978 y Más allá la luz: nuevas exploraciones por el autor de Vida después de la vida, Madrid: EDAF, 1989.
  10. ↑ Dean Mobbs y Caroline Watt, “There is nothing paranormal about near-death experiences: how neuroscience can explain seeing bright lights, meeting the dead, or being convinced you are one of them”, en Trends in Cognitive Sciencies, vol. XV, entrega 10, octubre de 2011, pp. 447–449 http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1364661311001550

Bibliografía

  • Moody, Raymond A. Jr. (1976). «Life after life : the investigation of a phenomenon–survival of bodily death». Harrisburg: Stackpole Books.Traducida al español como Vida después de la vida, Madrid: Edaf, 1977.
  • Moody, Raymond A. Jr. (1978). «Reflexiones sobre vida después de la vida». Madrid: EDAF.
  • Moody, Raymond A. Jr. (1989). «Más allá la luz: nuevas exploraciones por el autor de Vida después de la vida». Madrid: EDAF.
  • Van Lommel, Pim (2001). «Near-death experience in survivors of cardiac arrest: a prospective study in the Netherlands». The Lancet.
  • Parnia, Sam ; Fenwick Peter (2002). «Near death experiences in cardiac arrest: visions of a dying brain or visions of a new science of consciousness». Resuscitation (52). p. 5.
  • Greyson, Bruce (2003). «Near-Death Experiences in a Psychiatric Outpatient Clinic Population». The American Psychiatric Association 54 (12).
  • Alexander, Eben (2013). «La prueba del cielo». Barcelona: Planeta.
  • Engmann, Birk (2014). «Near-Death Experiences. Heavenly Insight or Human Illusion?». Cham: Springer International Publishing. ISBN 978-3-319-03727-1.

Enlaces externos

  • Compilación de Experiencias Cercanas a la Muerte en español
  • Documental en castellano
  • Center for Consciousness Studies
  • Las ECM y el problema mente-cuerpo: el estudio AWARE
  • Jean-Jacques Charbonier (en francés)
  • Is The AWARE Project Really Finding Answers? NDE’s And The Science Of Death

Relatos de experiencias cercanas a la muerte (ECM)

  • ECM en castellano [1]
  • ECM en inglés [2]
  • ECM en inglés [3]
  • IANDS (International Association for Near-Death Studies) [4]
  • Horizon Research Foundation (doctores Sam Parnia y Peter Fenwick) [5]

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Experiencia_cercana_a_la_muerte

***

Imágenes tomadas de internet,  o de los enlaces relacionados.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

 

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

 

 

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.