LA REENCARNACIÓN PARTE 2 DE 3 LOS JUDEOCRISTIANOS

LA REENCARNACIÓN  Y LA CULTURA JUDEOCRISTIANA

Antes de seguir hablando acerca de la reencarnación, me parece oportuno comentar desde cuándo se tiene conocimientos sobre este tema en la cultura judeocristiana. El Dr. Brian Weiss, en su libro A través del tiempo (pág.45-47), explica las raíces de la reencarnación en el judaísmo y cristianismo:

A-traves-del-tiempo

A-traves-del-tiempo

“…En realidad no podía creer que, durante milenios de historia de las religiones occidentales, nadie hubiera escrito sobre experiencias como la mía. Yo no podía ser el primero en recibir esa información. Más adelante descubrí que tanto en el judaísmo como en el cristianismo las raíces de la creencia en la reencarnación son muy profundas…”.

JUDAÍSMO

La reencarnación es conocida, desde hace miles de años, en el Judaísmo como una creencia fundamental. El gilgul (reencarnación), hasta 1800 o 1850 fue una piedra fundamental para la fe judía. Esta creencia hasta esa época era muy común para los judíos, época en la cual Europa Oriental necesitaba “modernizarse” y ser aceptada por el orden occidental, específicamente científica.

En las comunidades Ortodoxas y Jasídicas mantienen la fe en la reencarnación hasta el día de hoy.

La literatura judía mística de muchos milenios atrás, llamada la Cábala, está llena de referencias a la reencarnación.

El gilgul e resumido por el rabino Moshe Chaim Luzzatto en su libro The Way of God como “una sola alma puede reencarnar varias veces en diferentes cuerpos, y de esta manera, rectificar el daño hecho en encarnaciones previas”.

CRISTIANISMO Y EL SEGUNDO CONCILIO DE CONSTANTINOPLA

Diversos grupos cristianos en los primeros tiempos, como los gnósticos, asumieron la creencia en la reencarnación, como elemento fundamental desde muy pronto, ya que esta concepción estaba muy extendida en el mundo clásico y antiguo, un pueblo que en aquellos días, probablemente, no tenía problema en asumir dicha creencia, dentro del marco del cristianismo primitivo, al estar éste influido por muchas tradiciones anteriores.

En el cristianismo, hasta el siglo IV, la reencarnación era una creencia aceptada en su religión y respetadas por todos, pero el destierro de la doctrina reencarnacionista empezó a expandirse en el año 312, cuando el emperador Constantino el Grande se convirtió al cristianismo.

El emperador Constantino, cuando el cristianismo se convirtió en religión oficial del Imperio Romano, borró de la Biblia y prohibió esta creencia porque este concepto de reencarnación amenazaba la estabilidad del imperio, ya que los ciudadanos creían tener otra oportunidad de vivir, por lo que no respetaban y obedecían las leyes promulgadas por el emperador.

Concilio de Constantinopla II

En el siglo VI (año 553),  el Segundo Concilio de Constantinopla, respaldó la decisión de Constantino y declararon la reencarnación como herejía. Constantino y la iglesia temían que la idea de tener vidas anteriores debilitara y socavara su creciente poder, brindando a los seguidores mucho tiempo para buscar la salvación. Ellos aseguraban que para que los ciudadanos actuaran bien y tengan conductas correctas, era necesario el látigo del Juicio Final.

Ver:

http://serunserdeluz.wordpress.com/2013/07/06/a-que-vine-a-donde-voy-capitulo-2/

Hubo tres argumentos que eliminaron la idea de la reencarnación en el nuevo cristianismo, a pesar de que ninguna encíclica papal la condenara.

  • La desaprobación por parte del II Concilio de Constantinopla  en el año 553, a instancias del emperador Justiniano I.
  • Anatema cualquier enseñanza sobre la preexistencia del alma
  • Anatema a la doctrina de su retorno a la Tierra.

OTROS CONCILIOS CONTRA LA REENCARNACIÓN.

También fue decisivo para el destierro del concepto reencarnacionista la condena de la metempsicosis, establecida por el Concilio de Lyon (1274) y por el de Florencia (1439), en los que se afirmó que las almas que partían de este mundo se dirigían a uno de tres lugares:

  • Cielo
  • Purgatorio
  • Infierno.

CRISTIANISMO PRIMITIVO

Sin embargo, de la Era Cristiana Primitiva, muchos padres de la iglesia como

  • Orígenes
  • Clemente de Alejandría
  • San Jerónimo
  • Los gnósticos.

aceptaban la reencarnación.

PERSECUCIÓN DE LA INQUISICIÓN

Las represiones de las enseñanzas y creencias sobre vidas anteriores o la reencarnación, no han sido espirituales, sino políticas.

Con la inquisición la iglesia católica suprimía las ideas sobre la reencarnación  por la fuerza de las armas, de las que el ejemplo más cruel fue la denominada Cruzada Albigense, en 1209.

LOS CÁTAROS Y LA REENCARNACIÓN.

En el siglo XII, los cátaros cristianos de Italia y sur de Francia, sufrieron grandes brutalidades por creer en la reencarnación.

Ver:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/01/18/los-cataros-y-la-reencarnacion/

REENCARNACIÓN Y EVOLUCIÓN ESPIRITUAL

Los cátaros, gnósticos y cabalistas además de creer en la reencarnación, creían que la experiencia personal directa, más allá de lo que vemos y conocemos con nuestra mente racional o por lo que nos enseña una estructura religiosa, es una gran fuente de sabiduría espiritual y esta experiencia personal directa fomenta poderosamente el crecimiento y evolución espiritual y personal.

Lamentablemente, como podían ser seriamente castigados por las creencias no ortodoxas, esos grupos aprendieron a mantenerlas en secreto, por esa razón, en nuestra cultura no se habló abiertamente de la reencarnación por siglos, hasta que psicólogos y psiquiatras (como Edith Fiore, Brian L. Weiss y otros) se encontraron con Regresiones a Vidas Pasadas accidentalmente y publicaron sus experiencias con pacientes que en terapia veían vidas pasadas, iniciando la proliferación de terapeutas que usan la técnica de las regresiones a vidas pasadas para ayudar más a sus pacientes.

Más información sobre los beneficios de terapia de regresión en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/01/20/beneficios-de-las-regresiones-a-vidas-pasadas/

***

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

Anuncios

LOS CÁTAROS Y LA REENCARNACIÓN

© Condiciones al final

ALGUNAS DOCTRINAS BASADAS EN LA REENCARNACIÓN O QUE LA ACEPTAN

  • Hinduismo
  • Budismo
  • Jainismo
  • La Kabalah Hebrea
  • Los Gnosticos
  • Algunos de los primeros padres de la Iglesia
  • Los Cátaros

En este post vamos a ver el  catarismo y la reencarnación.

CATARISMO

El catarismo es la doctrina de los cátaros (o albigenses), fue un movimiento religioso de carácter gnóstico que se propagó por Europa Occidental a mediados del siglo X, logrando arraigar hacia el siglo XII entre los habitantes del sur de Francia, especialmente en el Languedoc, donde contaba con la protección de algunos señores feudales.

De entre todas las corrientes heréticas que se desarrollaban y expandían, la que se mostraba más vigorosa y con mayor acogida era el Catarismo, corriente herética de origen maniqueo y procedente del Oriente, de las Cruzadas,

Esta doctrina tuvo una gran difusión en Occitania, con un nivel cultural más elevado que facilitaba el desarrollo del espíritu crítico.

El catarismo ponía en serio peligro los cimientos de la iglesia católica y empezó a procederse con severidad para erradicarlo. En 1022 fueron ejecutados los primeros cátaros del Languedoc, en Toulouse.

REENCARNACIÓN Y LOS CÁTAROS

Entre otras enseñanzas católicas, negaban la resurrección de los muertos y la vida futura.

Los cátaros también creían en la reencarnación. Las almas se reencarnarían hasta que fuesen capaces de un autoconocimiento que les llevaría a la visión de la divinidad y así poder escapar del mundo material y elevarse al paraíso inmaterial. La forma de escapar del ciclo era vivir una vida ascética, sin ser corrompido por el mundo. Aquellos que seguían estas normas eran conocidos como Perfectos. Los Perfectos se consideraban herederos de los apóstoles, con facultades para anular los pecados y los vínculos con el mundo material de las personas.

Consideraban que los hombres eran simplemente ángeles caídos y su destino debía ser poder regresar al Cielo. Para llegar a la perfección y alcanzar definitivamente el paraíso, requería de varias vidas, por lo que admitían la reencarnación como vehículo para alcanzar esa pureza hacia la perfección definitiva. Admitían, al estilo oriental, la transmigración de las almas.

Los cátaros creían que el espíritu del hombre se encontraba prisionero del cuerpo material, por lo que, para conseguir la liberación del espíritu, practicaban un estricto ascetismo que les libraría del ciclo de las reencarnaciones.

La desigualdad de sexos era producto únicamente de la materia y en las reencarnaciones se pasaba indistintamente a cuerpo de hombre o de mujer (aunque algunos parece exigían un cuerpo de hombre para la última reencarnación).

CRUZADA ALBIGENSE O CÁTARA

Hasta el siglo XII, los Papas se plantearon que la herejía debía de ser reprimida por la fuerza y la iglesia decidió otorgarles a los Cátaros la misma consideración que a los infieles musulmanes, de modo que Inocencio III en 1209 decretó una Cruzada contra los Cátaros con el apoyo de la corona de Francia, para lograr su erradicación violenta mediante la Cruzada albigense.

La cruzada albigense (denominación derivada de Albi, ciudad situada en el suroeste de Francia), también conocida como cruzada cátara o cruzada contra los cátaros, fue un conflicto armado que tuvo lugar entre los años 1209 y 1244, por iniciativa del papa Inocencio III con el apoyo de la dinastía de los Capetos (reyes de Francia en la época), con el fin de reducir por la fuerza el catarismo, un movimiento religioso calificado como herejía por la Iglesia católica y asentado desde el siglo XII en los territorios feudales del Languedoc.

Estado de la Cristiandad al advenimiento de Inocencio III

Papa Inocencio III

Papa Inocencio III

El Papado de Inocencio III se inició en medio de varias convulsiones sociales. En varias regiones de Europa, el Feudalismo estaba cediendo terreno a una nueva sociedad burguesa.  En Oriente, la Cristiandad debía lidiar con la amenaza de un poder musulmán fortalecido por Saladino, que había conseguido desbancar a la Tercera Cruzada. Siendo la Iglesia Católica una de las entidades más poderosas de Europa, no podía hacerse oídos sordos a todos estos sucesos.

La propia Iglesia atravesaba por un período complejo. El impulso de los cistercienses, adalides de ésta durante el siglo XII, había decrecido, y nuevas doctrinas como la de los cátaros, valdenses y patarinos se estaban propagando. Era evidente que el nuevo Papa debería actuar con resolución para mantener el rol de la Iglesia.

El fin de la guerra

La guerra terminó definitivamente con el tratado de París (1229), por el cual el rey de Francia desposeyó a la Casa de Tolosa de la mayor parte de sus feudos y a la de Beziers (losTrencavel) de todos ellos. La independencia de los príncipes occitanos tocaba a su fin. Sin embargo, el catarismo no se extinguió.

La Inquisición se estableció en 1229 para extirpar totalmente la herejía. Operando en el sur de Tolosa, Albí, Carcasona y otras ciudades durante todo el siglo XIII y gran parte del XIV, tuvo éxito en la erradicación del movimiento.

Desde mayo de 1243 hasta marzo de 1244, la ciudadela cátara de Montsegur fue asediada por las tropas del senescal de Carcasona y del arzobispo de Narbona. El 16 de marzo de 1244 tuvo lugar un acto, en donde los líderes cátaros, así como más de doscientos seguidores, fueron arrojados a una enorme hoguera en el prat dels cremats (prado de los quemados) junto al pie del castillo. Más aún, el Papa (mediante el Concilio de Narbona en 1235 y la bula Ad extirpanda en 1252) decretó severos castigos contra todos los laicos sospechosos de simpatía con los cátaros.

A finales del siglo XIII el movimiento cátaro, debilitado, entró en la clandestinidad y se extinguió poco a poco.

Perseguidos por la Inquisición y abandonados por los nobles, los cátaros se hicieron más y más escasos, escondiéndose en los bosques y montañas, y reuniéndose sólo subrepticiamente. El pueblo hizo algunos intentos de liberarse del yugo francés y de la Inquisición, estallando en revueltas al principio del siglo XIV. Pero en este punto la secta estaba exhausta y no pudo encontrar nuevos adeptos. Tras 1330, los registros de la Inquisición apenas contienen procedimientos contra los cátaros.

***

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

_______________________

ENLACES RELACIONADOS:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cátaros

http://es.wikipedia.org/wiki/Inocencio_III

http://es.wikipedia.org/wiki/Cruzada_Albigense

http://es.wikipedia.org/wiki/Cátaros#El_fin_de_la_guerra