MI CHISPA DIVINA (5)

MI CHISPA DIVINA (5)

MI CHISPA DIVINA (5)

 

Estar contigo, amor de mis amores,

lo que siempre quise y nunca pude,

y que fue causa de tantos y tantos dolores.

.

Ahora se me concede,

aunque de forma sutil,

pero si te puedo ver, amar y sentir,

es suficiente para mí.

.

Desde que nacimos sentenciados estamos

a sufrir esta cruel condena,

la distancia, la separación,

pero también nos dieron este amor.

.

Este gran e inmenso amor

que ningún obstáculo termina,

porque tú eres la mitad de mi chispa divina

y eso ni el destino lo elimina.

*

D/Garmín.

***

Desde Intervidas, 9 de febrero, 2018, © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller.

2:50 pm.

.***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

Anuncios
VOLVAMOS A AMARNOS

VOLVAMOS A AMARNOS

.

VOLVAMOS A AMARNOS

Ven amor, ven conmigo,

te llevaré al mar más profundo,

irás conmigo hasta el límite del mundo,

llegaremos a la estrella más lejana,

pasearemos por el espacio,

verás nebulosas, galaxias.

todo lo pondré a tus pies,

sólo te pido que me ames,

como yo te amo a ti.

.

.

Te pido tu amor

porque yo te doy el mío,

eso necesitamos para ser felices

y estar completos.

.

Ya basta de ser una mitad incompleta,

ven, y seamos uno como lo fuimos

desde el principio, en el inicio;

esa Chispa Divina que se dividió.

.

Muchas veces te halle y me encontraste,

te amé y me amaste;

volvamos a amarnos,

pero ahora sabiendo quienes somos:

una unidad perfecta,

una sola Flama Divina.

.

Te espero en espíritu

para lograr esa eterna unión.

 *

D.

***

Intervidas, 27 de julio, 2017 © Silvia Eugenia Ruiz Bachiller

*

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

LA LUZ Y LA OSCURIDAD

 

No apto para escépticos, dirigido sólo a los que ya están abriendo los ojos y quieren saber de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Lo que vas a leer es un mensaje mental (o revelación) que recibí hoy sábado, 6 de diciembre de 2014, mientras estaba editando otro artículo para publicarlo pronto. Puedes creerlo o no, es tu decisión.

 La Energía primigenia en algún momento se dividió en luz y oscuridad (¿Dios y Luzbel?), y se materializó.

 Las chispas divinas, ya individualizadas se fueron hacia uno u otro lado, convirtiéndose en estrellas las que tenían más luz y en planetas las menos luminosas (todas quedaron rodeadas de energía oscura, hacia donde fueron otras chispas que así lo eligieron), pero hubo algunas chispas que se quedaron a la mitad, no pudieron ir ni hacia la Luz, ni hacia la oscuridad.

 Se formaron las estrellas (que se unieron en galaxias) y más tarde tuvieron algunos planetas alrededor, entonces esas energías indecisas se volvieron más densas, menos luminosas, pero tampoco oscuras y entonces emprendieron un largo viaje para elegir la Luz o la oscuridad.

 Siendo tan pequeñas, se asentaron en algunos planetas, su viaje sería largo, tendrían que pasar por muchas etapas, sus esencias estarían materializándose en cada nivel, hasta poder pasar al siguiente (hacia la Luz o hacia la oscuridad), tendrían obstáculos para vencerlos y afirmarse en su elección de regresar a la Luz o finalmente ser parte de la oscuridad, de la nada.

 En ese tránsito, al salir de su pequeñez e irse elevando, pasarían por ser planetas, estrellas y galaxias, hasta pasar a otro universo más luminoso, más lleno de luz y finalmente podrán unirse a la Energía Primigenia, de donde salieron.

 Esas chispas divinas individualizadas y materializadas somos nosotros, tú, yo, los demás humanos y los seres de otros planetas que han venido a ayudarnos dando forma a nuestra materia para darle un recipiente a la chispa divina que somos cada uno de nosotros, cada quién materializado según sus elecciones y acciones. Algún día los terrestres iremos a otros planetas a ayudar a materializar a otras chispas divinas que vienen atrás de nosotros en este viaje.

 Llegará el tiempo (no nuestro concepto de tiempo, pero para entendernos) en que seamos planetas, estrellas y galaxias, la luz llenará el espacio y habrá cada vez menos energía oscura, y estaremos en la Luz que nos originó… o en la oscuridad que es necesaria para que se perciba la existencia de la Luz.

 Nuestras elecciones y acciones determinarán hacia dónde vamos y cuánto nos tardaremos en llegar a nuestra meta: Luz u oscuridad