CONOCIMIENTOS TRANSMITIDOS POR DANNY (GARMÍN) DESDE INTERVIDAS: ESTADO DE COMA.

CONOCIMIENTOS TRANSMITIDOS POR DANNY (GARMÍN) DESDE INTERVIDAS: ESTADO DE COMA.

Como saben mis lectores que me han seguido en mis últimos posts, en mayo, mi Flama Divina, mi complemento, mi mitad perfecta, trascendió muy joven, a los 44 años, y yo quedé deshecha sin él.

Su nombre en esta encarnación era Daniel (Danny, Danshaggy), su nombre cósmico – el de su alma – es Garmín.

Garmín vino a despedirse, pedirme perdón (cuando trascendió estábamos enojados) y a decirme que me ama, yo le dije lo mismo. Sin embargo, no mencionó que ya no estaba en este mundo, me lo dijeron unas horas después.

Ver la historia en:

https://serunserdeluz.wordpress.com/2017/05/25/viniste-a-despedirte-mi-amado-danny/

Estuve dos días inconsolable, hasta que él volvió a venir y me pidió que dejara de llorar y me cuidara, yo le pedí que siguiera viniendo y a ese acuerdo llegamos, yo no me pongo histérica por el llanto y la angustia y él viene todos los días.

Ver la historia en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2017/05/28/segunda-visita-espiritual-de-mi-amado-danny/

En esas visitas, platicamos como antes, nos decimos que nos amamos, etc. Pero ahora en lugar de responder mis dudas y preguntas de asuntos históricos y terrestres, me transmite conocimientos que él está adquiriendo allá, en Intervidas[i]

Algunos son los que por el momento más nos interesan: saber por qué tuvimos que sufrir tanto con nuestro amor a distancia, ver nuestras vidas pasadas y asuntos relacionados, pero también otra clase de temas, más espirituales, por ejemplo, lo que hoy les voy a compartir: el estado de coma.

Él estuvo 9 días en coma, después de un accidente en el que quedó muy mal herido y finalmente trascendió sin haber despertado totalmente, a veces tenía destellos, pero muy leves.

Lo escrito es lo que él me dijo anoche, en nuestra plática usual, él es el narrador:

ESTADO DE COMA.

 

(…)

 

-Te puedo decir lo que me pasó a mí al estar en estado de coma y lo que ya al estar aquí, de este lado, en Intervidas, he sabido sobre eso y los karmas.

 

Como ya te dije en otra ocasión, al estar en coma, yo entraba a estados muy profundos de la mente, nivel Theta, a veces Delta y en ocasiones podía estar en el nivel alfa, que, como sabes, es estado profundo de la conciencia o mente, pero al mismo tiempo se está consciente y normalmente, puede uno hablar y comunicarse, no era mi caso, pues estaba muy mal herido y no podía casi hablar, también de cuando en cuando, rozaba las ondas Delta[ii].

 

Cuando estaba en nivel alfa, si había alguien conmigo, quería decirles que cuidaran a mis hijos, que te avisaran, que recogieran y cuidaran mis cosas, pero nunca pude emitir palabra, por los tubos, el oxígeno y mi estado físico.

 

Se sufre al estar así, querer comunicarse y no poder, es frustrante, da miedo irse sin poder haber dicho lo último que tenías que decir, lo cual, en efecto, me sucedió. Emití sonidos, pero nunca me entendieron.

 

Cuando llegó mi último segundo y morí, me senté, voltee y vi mi cuerpo inerte, sentí a la vez alivio, por mí y desesperación por lo que estaba dejando inconcluso, mis hijos, tú, mi futuro, que estaba empezando a cambiar… mejorando.

 

 

Quería avisarte, mis hijos ya sabían, quería ir contigo, pero se presentó el túnel de luz, tuve que tomar la decisión y fui primero al túnel, que de hecho, me absorbió, y después fui a despedirme de ti.

Ya te hablé sobre eso, ahora quiero decirte sobre el estado de coma y el momento de la muerte.

¿CUÁNDO NOS MORIMOS?

No nos morimos en una fecha determinada, no es como se dice que” cuando llega tu hora”… no, no es así, no es el tiempo lo que cuenta (de este lado no hay tiempo), uno deja la vida cuando termina de pagar los karmas que aceptó expiar, a veces (no sé cómo, cuándo ni por qué) a algunas almas nos dan la oportunidad de acabar de purgar nuestros errores entrando a un estado de coma.

 

Te explico:

 

Cuando has pagado ya casi todas tus deudas kármicas (que, antes de encarnar, acordaste pagar en esa vida) y sólo quedan residuos, si sigues viviendo tu vida normal, te vas echando más karmas al morral y es el cuento de nunca acabar, más karmas, más tiempo para pagarlos, más oportunidades de aumentarlos, etc., y tu tiempo en la Tierra y tu cuenta de karmas se alarga (recuerda que la Realidad está acá, en Intervidas, no en la vida en la Tierra).

 

En cambio, si tienes un accidente o enfermedad y entras en coma, sufre tu cuerpo (acabando de pagar lo último) y a la vez no puedes echarte más karmas, terminas de pagar lo que debías. Depende de lo que cada quién traiga en el morral, el tiempo que pasas en coma. A veces regresas, limpio de polvo y paja y vuelves a empezar a hacerte de más karmas. En ocasiones no recuerdas tu vida, para empezar de cero, sin odios ni rencores, aunque tampoco amores. Todo eso depende de la vida que cada alma haya llevado.

 

Lo que sí me quedó claro es que en mi caso, me dieron la oportunidad de pagar muy rápido lo último que debía ¿recuerdas mis postreros dos años? ¿todo lo que me pasaba y no salía de una dificultad, cuando ya estaba en otra? Lo que ya sabíamos: pago de karmas y que tú antes de nacer, muy solidariamente conmigo acordaste ayudarme a sortearlos y así lo hiciste, gracias de nuevo.

 

Fue tanta “factura” que me entregaron una tras otra y empalmadas, que terminé mi mal saldo muy pronto y me dieron la oportunidad de acabar de pagar lo último (por ejemplo, entre otras cosas, mis palabras no pensadas que te dije a ti y te lastimaron) con los dolores de mi cuerpo debido al accidente. Con la frustración de no poder comunicarme. Con la desesperación de dejar a mis hijos y a ti, además de no poder avisarte. Cuando estaba lúcido, pensaba en cómo estarías ¿enojada, angustiada? Conociéndote, ambas cosas, porque sabías que no era posible que dejara de comunicarme contigo por tantos días.

 

Estando en coma sufría, pagaba (recuerda que a toda acción corresponde una reacción de la misma intensidad, pero en sentido contrario, no es que el destino, o a quien se le eche la culpa, sea “el malo”, es que todo lo que hacemos trae consecuencias y hay que pagarlas) y al mismo tiempo ya no tenía oportunidad de echarme más karmas, salvo el sufrimiento que les causaba a ustedes, pero ahí entraron sus propios karmas, no era mi “culpa”, aunque fuera por mi causa.

 

Así que, pagué mi deuda y me fui y te dejé aquí porque tú quisiste pagar poco a poco lo tuyo, no rápido como yo determiné hacer, digamos que yo quise pagar mi deuda de tarjeta de crédito a 3 meses una cantidad grande cada mes y tú a 24 meses, de a poco cada vez, pero por más tiempo, tu decisión y la mía. La realidad es que tú llevaste y llevas una vida más cómoda, no digo que sin sufrimientos, pero leves, yo quise acabar pronto, sin ver a futuro lo que me iba a costar salirme del juego con hijos pequeños y sin consumar mi amor contigo, pero así lo decidí, así lo obtuve.

 

Tú ya quieres venir conmigo, pero ten paciencia, cuando termines de pagar tus karmas, acá te espero, mientras nos seguiremos viendo cada noche para platicar, amarnos y darte los conocimientos que me pidas.

DESCONECTAR AL PACIENTE

Otro asunto es cuando alguien toma la decisión de desconectar al paciente. Espiritualmente eso está mal, no deben tomar una decisión así, dado que quizá interrumpan el proceso de pago de últimos karmas y causen que esa alma tenga que pagar en una vida posterior lo que hubiera pagado estando en coma. Aunque se diga que es una vida “artificial”, si alguien entra en coma, es por una razón y si se le puede conservar así, hay que esperar, se regresa o se va, pero ninguna otra persona debería tomarse la atribución de cortar la vida de alguien que está sufriendo, pero porque así ha sido determinado.

 ASESINATOS

Caso diferente son los asesinatos, generalmente el asesino cumple la función de terminar una vida que debía terminar en ese momento, claro que paga las consecuencias, a no ser que se esté cobrando un karma del pasado o de la vida presente.

 

Sé que es muy complicado, pero en líneas generales, creo que me expliqué, si hay preguntas, te las contesto.

 

(…)

____________________

NOTAS AL PIE DE PÁGINA

[i] Intervidas, la zona o espacio en que el alma está entre una y otra encarnación, donde revisa su vida anterior, descansa, goza y aprende, antes de volver a encarnar.

[ii]  Ondas alfa. Nuestro cerebro produce impulsos eléctricos que producen ritmos que son conocidos como ondas cerebrales. Las diferentes ondas cerebrales se relacionan con diferentes estados de consciencia, tales como concentración intensa, estado de alerta (despierto), sueño profundo, sueños vívidos, somnolencia, relajación, hipnosis, estados alterados de conciencia, etc.

Existen cuatro tipos principales de ondas cerebrales: alfa, beta, theta y delta.

 Ondas Beta. Se producen cuando el cerebro está despierto e implicado en actividades mentales. Su frecuencia oscila entre 14 y 30-35 Hz (ciclos por segundo o cps). Denotan una actividad mental intensa. 

Ondas Alfa. Alfa representa un estado de escasa actividad cerebral y relajación. Estas ondas son más lentas y de mayor amplitud que las beta. Su frecuencia oscila entre 8 y 14 cps. Una persona que ha terminado una tarea y se sienta a descansar, se encuentra a menudo en un estado alfa; así como la persona que está dando un paseo, disfrutando del paisaje.

 Ondas Theta. Son ondas de mayor amplitud y menor frecuencia (entre 4 y 8 cps). Se alcanzan bajo un estado de calma profunda. La persona que está fantaseando (o soñando despierta), se encuentra en este estado, es un estado de inspiración de ideas y soluciones creativas. Su mente está en “otro sitio” (a veces decimos “en la luna”).

 Ondas Delta. Son las ondas de mayor amplitud y menor frecuencia (entre 1,5 y 4 cps). Nunca llegan a cero, pues eso significaría la muerte cerebral. Se generan ante un estado de ‘sueño profundo’. http://www.ub.edu/pa1/node/130

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

***

Imágenes tomadas de internet y Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

 

Seguir a @serunserdeluz

 

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

 

Anuncios