LUZ, CREACIÓN, REENCARNACIÓN Y ALMAS GEMELAS.

LUZ, CREACIÓN, REENCARNACIÓN Y ALMAS GEMELAS.

En la eternidad sólo era la luz, existían el SER SUPREMO o ABSOLUTO y sus ángeles, arcángeles y demás seres luminosos.

 postadsuk.com-4-psychically-gifted-to-guide-you-through-at-the-direction-of-the-lands-of-happiness-entertainment

Había un favorito: Luzbel, que era el más bello y brillante de todos; tan hermoso y luminoso era, que llegó a quererse comparar con su creador y, como le fue imposible igualarlo, se rebeló ante el hecho de ser siempre el segundo y, queriendo ser el “único”, se separó de su creador, de la Luz; muchos ángeles de diferentes jerarquías lo siguieron: era el más carismático y los convenció; muchos más ni lo  pensaron, se quedaron con el SER SUPREMO, pero hubo un gran número de ángeles menores que se quedaron en la indecisión: no sabían si ir tras Luzbel (en la ausencia de Luz), porque les ofrecía reconocerles una mayor jerarquía, o quedarse con el SER SUPREMO (la Luz) que los había creado.

Debido a su indecisión, el SER SUPREMO los llamó ante su presencia y, para ayudarlos a decidirse, hizo varias cosas.

Primero, su esencia etérea la encerró en otra mucho más densa, de manera que su energía (alma) estuviera contenida en una materia; esa materia sería finita, degradable y cíclica, para que los espíritus pudieran tener nuevos inicios y nuevas pruebas, hasta aprobar o reprobar los exámenes y pasarse ya sea hacia un lado o hacia el otro.

Segundo, a cada alma la dividió en dos mitades opuestas y complementarias (mujer y hombre, cada uno reflejo de su otra mitad, pero complementarios) y al estar materializados o encarnados, una de sus tareas consistiría en buscar su otra mitad (su alma gemela) y encontrarse varias veces con ella, hasta que ambos tuvieran exactamente el mismo desarrollo y pudieran decidirse: hacia la luz o hacia la oscuridad. Otra de sus labores consistiría en la necesidad de unir ambas mitades (aunque no fueran la mitad correspondiente) para reproducir la materia y darle oportunidad a otros espíritus a probarse, aprender y avanzar, en un nuevo cuerpo (nombre de su materia) cada vez.

Tercero, les concedió la capacidad (y necesidad) de tomar decisiones (libre albedrío), para elegir entre la luz y la oscuridad.

Cuarto, los envió a infinidad de mundos esparcidos en todo el universo, donde, con su energía más densa, tendrían que pasar por dificultades, superándolas y decidiéndose cada vez por la luz o su contrario, porque les permitió a los seres “oscuros”, los seguidores de Luzbel (el Adversario o Satán), tener acceso a esos espíritus (los ángeles indecisos) para tratar de llevarlos a sus filas; pero también comisionó legiones de sus ángeles luminosos para atraerlos a su origen; de manera que el costo de su indecisión fue aprender a decidirse: la Luz o la ausencia de luz.

En estos mundos materiales y densos, cada alma pasaría por niveles de aprendizaje, cada vez con mayor grado de dificultad; si no avanzaban hacia la luz, retrocedían hacia la oscuridad; pero siempre teniendo nuevas oportunidades de aprender y elevarse o descender.

La DIVINA PRESENCIA, EL ABSOLUTO, les otorgó infinidad de ocasiones para corregir errores y malas decisiones, muchas oportunidades de aprender a sentir Amor y a pedir y otorgar Perdón.

También concedió a los espíritus una Ley de Causa y Efecto, en la que a toda reacción corresponde una reacción de la misma intensidad, pero en sentido contrario (aquí el sentido contrario significa: si das, recibes. La reacción de la misma intensidad se traduce en: si haces mucho bien, recibirás la misma cantidad; si lo que haces es mal, también) es decir: la Ley del Karma.

De la misma manera, los mundos (escuelas) en los que se aposentaron estos espíritus (ahora cuerpos) tenían la oportunidad de elevarse o descender, según la masa crítica de los espíritus que albergaran, si la mayoría ascendía, su planeta también, si la mayoría de sus habitantes merecía irse a un lugar más denso, lo mismo ocurriría a su mundo.

Y en ese proceso nos encontramos ahora en este planeta/escuela, estamos aprendiendo, generando karmas y dharmas, pagándolos y evolucionando.

De nosotros depende ir hacia la luz o hacia la oscuridad, tenemos que elegir nuestro camino en cada encarnación, con diferentes retos cada vez o bien con el mismo obstáculo si no lo hemos podido superar, por eso a veces en una misma vida repetimos y repetimos un mismo error, hasta que aprendemos y si no, en otra vida posterior nos volveremos a encontrar con la misma piedra, hasta que aprendamos cómo sortearla y no nos tropecemos y caigamos.

Cuando estemos listos, hayamos aprendido nuestras lecciones y evolucionado, nos encontraremos con nuestra mitad perfecta, si ésta también lo está; si no, nos corresponde esperarla, ya sea reencarnando para ayudarla a evolucionar o aguardándola en la zona Intervidas. Lo mismo haría ella si nosotros vamos más lento en nuestro aprendizaje, nos esperará y cuando tengamos la misma alta vibración, pasaremos juntas al siguiente nivel hacia arriba. Si lo que elegimos es la oscuridad en todas nuestras vidas, hacia allá iremos, pero siempre nos darán oportunidad de elegir la Luz.

Así que decídete, elige siempre la Luz, avanza, evoluciona, ama, perdona.

 

Anuncios
¿VIDA ETERNA?  LA LEY DEL KARMA

¿VIDA ETERNA? LA LEY DEL KARMA

 Concepto-de-karma-en-Oriente-y-Occidente-parte-2

¿De verdad quieres vivir eternamente o por lo menos varios miles de años?

¡Ya lo tienes! Tú (ta alma) has vivido en este planeta Tierra durante varios milenios, a no ser que seas “recién llegado” y sólo hayas estado aquí unos cuantos siglos, pero créelo, has vivido muchas vidas y mucho tiempo en la Tierra ¡y lo que te falta!

La muerte no es el fin, todos los humanos estamos en un ciclo de reencarnación: nacimientos y renacimientos, encarnaciones y reencarnaciones, si actúas mal, no irás al infierno como castigo (todavía), sólo renacerás en la miseria, con malformaciones, enfermo, desamparado, sin nadie que te ame, tu vida será sumamente difícil, sufrirás mucho…

Pero no te preocupes, si empiezas a actuar bien ahora, podrás eliminar ese karma, al menos en parte; y si en esta vida te ha ido muy mal, piensa que se debe a actos que tú llevaste a cabo en una o varias vidas pasadas, nada es gratuito, la ley del karma es la ley de causa y efecto, como lo descubrió Newton en su 3ª Ley:

“A toda acción corresponde una reacción de la misma intensidad, pero en sentido contrario”.

¿Quieres saber más sobre el karma y las vidas pasadas?

Busca en este mismo blog, la categoría o etiqueta “karma” o bien en el buscador escribe la palabra, ahí encontrarás un listado de los posts en los que se trata el tema.

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romanticatu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

O pídemela directamente a:

https://www.facebook.com/Serandra

o

serandra2@yahoo.com.mx

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

La Ley del Karma y la Reencarnación, Video

La Ley del Karma y la Reencarnación, Video

QUÉ DICEN VARIAS ESCUELAS ESOTÉRICAS ACERCA DEL KARMA.

La palabra Karma viene del Sánscrito, antigua lengua hindú de los brahmanes.

Como en todos los idiomas sagrados antiguos[i],en el Sánscrito los sonidos de las letras poseían una energía determinada y un valor espiritual muy definido que correspondía a vibraciones cósmicas conocidas.

En su idioma original, se pronuncia Karman y sus dos sílabas (kar y man) son muy significativas. En la sílaba kar[ii], cada letra representa:

 

LETRA                SIGNIFICADO

 

k                        Acción humana

a                        Energía positiva de la Divinidad

r                        Origen Divino de toda fuerza

 

Man                    Acción del pensamiento

 

Así, KAR significa: la aplicación del Poder Creador por el ser humano y unida a MAN se interpreta como “La acción de la voluntad por medio del intervención del pensamiento”.

 Karma, en español, es:

“la acción y reacción de la voluntad humana sobre el pensador mismo.”

***

Los místicos antiguos, al formar la palabra, conocían las leyes del Karma y sabían que la Ley Kármica está basada en la más estricta justicia, ya que todo resultado es el efecto justo y balanceado de una causa mental: todo pensamiento produce efectos que recaen sobre el pensador, como bendiciones o como pérdidas.

Cielo e infierno

Cielo e infierno

La Ley del Karma es la ley de la causalidad (causa y efecto) y no de la casualidad (imprevisto). Cosechamos lo que sembramos y según sean nuestros pensamientos y nuestras acciones, así serán nuestras vidas[iii].

Karma significa compensación equilibrada a su causa originadora (Martín, 1989: 25-28).

La LEY DEL karma también la encontramos en física, en la 3ª Ley de Newton:

“A toda acción corresponde una reacción de la misma intensidad, pero en sentido contrario”.

***

VIDEO LA LEY DEL KARMA Y SU EFECTO EN NUESTRAS VIDAS

***

_______________________

NOTAS AL PIE DE PÁGINA

[i] Hebreo antiguo (Berg, 1984:80-81), copto hermético, japonés antiguo, griego antiguo y latín clásico, y aún en el náhuatl (Fernández,1985), entre otros.

[ii] De la raíz Kar, se deriva la palabra latina caeremonia (ceremonia), que significa: acción simbólica

[iii] Debe tomarse en cuenta que lo que se piensa y se hace en una vida, puede tener efectos en una o varias vidas posteriores, no necesariamente sucesivas.