SÓLO TE PUEDO SOÑAR

SÓLO TE PUEDO SOÑAR


SÓLO TE PUEDO SOÑAR

 .

Amanece en el desierto

como tú llegando a mi vida,

iluminándola toda día a día,

calentando mi alma, que estaba tan fría.

.

 

Contemplo el Sol,

bola roja tras las dunas,

elevándose en el cielo

y borrando a la Luna.

.

Con ella, la blanca y romántica Luna,

te mandé mi amor,

mis caricias y ternura.

.

Ahora llega el Sol que incendia el horizonte,

como prendes tú el fuego de mi alma

y de mi cuerpo, que te necesita,

te añora y te anhela hasta perder la calma.

.

Te sueño aquí, conmigo, entre mis brazos,

te acaricio y te beso, con dulzura,

luego abro los ojos y todo es amargura.

.

.

Pues conmigo no estás,

no te puedo abrazar

y con tristeza, sólo te puedo soñar,

porque tan lejos estás

que no te puedo, como quiero, amar.

*

D/Garmín

***

Tomado de:

https://serunserdeluz.wordpress.com 

***

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

.

Imágenes tomadas de internet y/o Pinterest.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores; y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

 

Anuncios
ARCHIVOS AKÁSHICOS, CANALIZACIÓN SOBRE SIRIO

ARCHIVOS AKÁSHICOS, CANALIZACIÓN SOBRE SIRIO

© condiciones al final

Habla Andradera[i], a través de mí, con mi voz, pero son sus palabras.

EL PORTÓN Y LA GUARDIA

Hay una especie de zaguán muy alto que se abre completamente de par en par y adentro está un ser femenino que a Uds. podría recordarles entre una madonna con más atributos romanos precristianos; es quien cuida la entrada, me da permiso, hay un corredor enorme, larguísimo, muy ancho, muy alto, arriba hay un tragaluz, un como vitral; el corredor tiene columnas, las más grandes que hayamos visto, las más grandes que yo haya visto, o es que soy muy pequeña aquí.

LUZ

Me llevarán al lugar (no sé adónde dirigirme) siento como que mi luz se apaga, porque en comparación con la luz que hay aquí, yo estoy (ininteligible) (lección de humildad muy buena)

CORONA

Se me abrió una puerta muy alta a la izquierda, mi corona dorada sigue teniendo algo de luz, hay una especie de trono en alto, en medio. Ya, llega un ser femenino, tiene un sombrero en pico con lucecitas doradas, en términos terrestres recordaría una tailandesa, por las uñas larguísimas y puntiagudas, ojos rasgados, traje como de brocado de oro. Estoy en la sala adecuada.

Ahora yo también tengo un gorro picudo en lugar de mi corona, es una antena más enfocada, no antenitas pequeñas en círculo, sino una sola, más alta.

NOMBRE DEL EVENTO

Debemos especificar el evento que queremos revisar, porque hay millones de millones de “expedientes”.

Voy por un pasillo, me detengo ante un anaquel, tomo un expediente, está a la derecha, son libros empastados en piel verde oscuro, con los nombres en piel color vino y letras de oro.

SIRIO

Estrella Sirio

Estrella Sirio

Está en el anaquel de SIRIO (según como nosotros lo llamamos), está en el libro correspondiente a nuestro sistema Solar, lo veo en imágenes, veo la imagen de este Sistema Solar, lo veo como holograma ya tengo el libro.

 

Sistema Solar

Sistema Solar

Vi la división del sistema estelar de Sirio y sus sistemas estelares satélites. (Sirio y las órbitas de sus satélites) un lado es oscuro, el otro brillante. Creo que vi otro evento, desde otro punto de vista, de otro sistema solar o en otra época.

Sobre Sirio, ver también:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/11/21/como-era-nuestro-planeta-de-sirio-mis-regresiones/

Sistema estelar de Sirio con orbitas

Sistema estelar de Sirio con orbitas

 

Ya vino un guía y me ayuda, es un ser masculino, con barba y pelo negros, corona, capota negra.

DESCRIPCIÓN DEL EVENTO: Año galáctico de Sirio.

25,625 años terrestres ACTUALES dura el año/día de SIRIO.

 Omito lo que siguió, porque no es una información que me hayan dado para publicar, pero lo importante aquí, es cómo entrar a los Archivos Akáshicos, por lo que he visto, hay diversas formas de ingresar a ellos, pero siempre hay una especie de biblioteca y expedientes.

Más datos de cómo se entra en los Archivos Akáshicos en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2015/01/23/mis-visitas-a-los-archivos-akashicos/

Otro dato importante, es que la duración del Año Galáctico Siriano es la misma que tenían los mayas para su calendario que terminó y comenzó de nuevo a la salida del sol el 21 de diciembre de 2012—por primera vez en 25,625 años (5 veces la duración del Calendario de la Cuenta Larga — de 5,125 años) el Sol subió en conjunto a la intersección de la Vía Láctea y el plano de la eclíptica, describiendo en el cielo una gran cruz de estrellas y planetas.

LA CRUZ CÓSMICA

Esta cruz cósmica es considerada una encarnación del Árbol Sagrado, El Árbol de la Vida — un árbol recordado en todas las tradiciones espirituales de todo el mundo.

Más datos sobre Sirio en:

http://www.bibliotecapleyades.net/pleyades/esp_pleyades_4a.htm

 Algunos datos referentes al calendario maya tomado de:

http://www.bibliotecapleyades.net/tzolkinmaya/esp_tzolkinmaya10.htm

***

Imágenes tomadas de internet, Pinterest  o de los enlaces relacionados.  Creo que no es necesario advertir que algunas fotos, son imágenes actuales, sólo para dar una idea de cómo fueron en aquellos tiempos y lugares.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

 

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

 

Seguir a @serunserdeluz

 

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

 

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

 

 

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

__________________________

NOTAS AL PIE DE PÁGINA

[i] Andradera es una de mis Guías Espirituales.

 

AMATERASU, DIOSA DEL SOL

AMATERASU, DIOSA DEL SOL

Amaterasu

Amaterasu

Diosa shintoísta del Sol vinculada tanto al astro rey como a los espejos, su nombre significa “gran cielo iluminado”. Cuando el dios de la tormenta cometió un acto de violencia contra el género femenino, Amaterasu se refugió en una cueva y privó al mundo de la luz.

Ochocientas deidades le rogaron desde la entrada de la caverna que retornara a la superficie, hasta que la diosa Uzume danzó de manera obscena utilizando como complemento un espejo mágico. Las risas despertaron la curiosidad de Amaterasu, que finalmente abandonó su reclusión voluntaria y al ver su imagen en el espejo quedó deslumbrada por el fulgor que irradiaba. Así, regresó al mundo para ocultarse sólo por las noches y la tierra renació.

Amaterasu saliendo de la cueva

Amaterasu saliendo de la cueva

La energía de Amaterasu se relaciona con la luz interna, con el brillo oculto que aflora luego de un período de introspección y que puede contemplarse en el espejo interior. Los sonidos, la música y la meditación permiten conectar con los diversos aspectos que componen nuestro ser para aceptarlos, integrarlos y ofrecer al mundo aquel que contribuya a la iluminación colectiva.

La imagen de la fotografía pertenece al volumen de Thomas Varlenhoff El libro de los mandalas.

FUENTE:

http://bellaespiritu.com/2015/01/28/auschwitz-de-blogs-y-premios-xvii-amaterasu/

La otra imagen es de http://es.wikipedia.org/wiki/Amaterasu

Planetas que sobreviven a la fase de gigante roja

Hace poco leí que en el Sistema Estelar de Sirio hay planetas, algo que me pareció raro, pues Sirio B ahora es una enana blanca, lo que quiere decir que pasó por la etapa de gigante roja y según lo que yo sabía, los planetas de una gigante roja no sobreviven, pero he aquí que los astrónomos descubrieron que algunos planetas sí prevalecen cuando su estrella (sol) se convierte en gigante roja.

¿Por qué publico esto en este blog?, pues porque estoy compartiendo mis regresiones a vidas pasadas en un planeta del sistema estelar de Sirio antes de que Sirio B se volviera gigante roja y esto les dará a mis lectores una mejor idea de lo que menciono y la razón por la que tuvimos que evacuar todos los planetas del sistema.

Estrella convertida en gigante roja

Estrella convertida en gigante roja

“Planetas que sobreviven a la fase de gigante roja

El fin de la Tierra tendrá lugar cuando el Sol abandone la secuencia principal y se convierta en una estrella gigante roja. Los océanos se evaporarán y la atmósfera desaparecerá junto con cualquier forma de vida mucho antes de que nuestra estrella se hinche hasta alcanzar la órbita terrestre. Es posible que la Tierra se salve por los pelos de ser digerida por el monstruoso sol rojo, pero Mercurio y Venus no tendrán tanta suerte. No obstante, aunque la vida no sobreviva a esta fase, ¿podrían hacerlo los planetas?

Cuando el Sol se convierta en gigante roja, ríete tú del efecto invernadero…(NASA).

Pues parece que sí, o al menos eso se deduce de las observaciones de la estrella KOI 55. Esta vieja estrella ya ha pasado por la etapa de gigante roja y, ahí está lo interesante, posee dos planetas con un tamaño similar a la Tierra situados a tan solo 0,9 y 1,14 millones de kilómetros de distancia. Al hallarse tan cerca de su estrella, está claro que ambos mundos fueron engullidos por su KOI 55 cuando era una gigante roja. Los planetas, denominados KOI 55.01 y KOI 55.02 han sido descubiertos por el telescopio espacial Kepler de la NASA y probablemente sean los mundos más pequeños detectados hasta la fecha. Con tan solo 0,76 y 0,87 radios terrestres, respectivamente, serían más pequeños que Kepler-20e y 20f. Eso sí, obviamente no serían habitables.

Lo más probable es que KOI 55.01 y 55.02 sean los restos de planetas gigantes situados originalmente a mayor distancia y que migraron hasta la posición actual por efecto del rozamiento con las capas externas de la gigante roja. Pero la influencia ha sido mutua, porque la existencia de estos mundos puede haber afectado a la evolución de la propia estrella, ayudando a la expulsión de las capas exteriores estelares durante la migración. De hecho, se cree que las estrellas subgigantes de tipo B como KOI 55 deben sus características a la presencia de planetas gigantes a su alrededor.

Ahora sabemos que en determinados casos los planetas gigantes pueden sobrevivir a la etapa de gigante roja, así que no sería descabellado suponer que Mercurio, Venus y la Tierra se puedan salvar de la destrucción total.

Referencias:

TOMADO DE:

http://danielmarin.blogspot.mx/2011/12/planetas-que-sobreviven-la-fase-de.html

¿CÓMO ERA NUESTRO PLANETA DE SIRIO? MIS REGRESIONES

REGRESIONES A VIDAS PASADAS EN SIRIO 2.

© condiciones al final.

SIRIO.

En esta segunda parte de la regresión a vidas pasadas en el Sistema Estelar de Sirio, respondí a preguntas sobre cómo éramos mi alma gemela/compañera y yo, que allá y entonces éramos esposos, y cómo eran nuestras vidas y profesiones.

Sigue leyendo

REGRESIONES A VIDAS PASADAS ENEL SISTEMA ESTELAR DE SIRIO.

REGRESIONES A VIDAS PASADAS EN SIRIO.

 © condiciones al final.

Sirio a y b foto Hubble Wikipedia commons

Sirio a y b foto Hubble Wikipedia commons

SISTEMA ESTELAR DE SIRIO Y SIRIANOS CONSIDERADOS DIOSES

El sistema estelar de Sirio tiene 3 estrellas y cada una de ellas tenía varios planetas, nosotros y muchos de los encarnados actualmente en la Tierra, con los que de alguna manera nos relacionamos,  vinimos de  un planeta de Sirio B.

Los extraterrestres que nosotros creemos que eranconsiderados como “dioses” egipcios (Isis y los “dioses” con cabeza de animal) venían de otro planeta,  de Sirio B o Sirio C, del mismo sistema estelar. Ellos llegaron a la Tierra en su cuerpo físico; muchos otros (entre los que nos encontrábamos nosotros), decidimos viajar en energía, para integrarnos a cuerpos de humanos.

Sigue leyendo

LOS DIOSES QUE BAJARON DE SIRIO

(Investigadores de la talla de Javier Sierra y Manuel J. Delgado confirman datos de mis regresiones a vidas pasadas y aportaciones sapienciales de mi guía espiritual, el Maestro Ascendido Pablo el Veronés)

Ver:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/09/01/regresiones-a-vidas-pasadas-enel-sistema-estelar-de-sirio/

“Autores: Javier Sierra y Manuel J. Delgado
Artículo aparecido en la revista Año Cero

Mayo de 1995


El reciente descubrimiento de que Sirio es, en verdad, un sistema estelar triple, está levantando todo tipo de controversias. Y es que, lo que nuestra astronomía acaba de reconocer, era ya sabido por pueblos antiguos como los egipcios o la tribu de los dogones en Malí. Y lo sabían, al parecer, porque un día descendieron unos “dioses instructores” de ese sistema y se lo contaron.

La noticia nos sobrecogió. Dos investigadores franceses, D. Benest y J.L.Duvent, hacían público hace escasas semanas el resultado de sus últimas investigaciones en torno a la estrella, la más brillante del firmamento y ubicada a unos 8,7 años luz de la Tierra.

Según sus conclusiones Sirio es, en verdad, un sistema estelar formado por tres estrellas y no por dos, como desde mediados del siglo pasado asegura nuestra astronomía; y lo pudieron averiguar al estudiar con detenimiento las variaciones en la órbita del sistema de Sirio desde 1862 hasta nuestros días, lo que les llevó a pensar que un tercer cuerpo estelar estaba influyendo en su recorrido.

Benest y Duvent dedujeron, además, que la nueva Sirio C es una enana roja, una clase de estrella quinientas veces menos masiva que el Sol y muy poco brillante, para cuyo descubrimiento óptico – que todavía no se ha confirmado – será necesario utilizar los más potentes telescopios en un futuro inmediato.

Pero lo que realmente nos sobrecogió de la noticia fue que la conclusión a la que han llegado estos dos investigadores galos recientemente, era ya de sobra conocida por algunos de los pueblos más antiguos de África, como los egipcios y los dogones. Estos últimos, que actualmente viven en la planicie de Bandiagara, en las montañas Hambori de Mali veneran desde tiempos inmemoriales a la estrella Sirio a la que parecen conocer hasta en sus detalles más íntimos.

En 1931 el antropólogo francés Marcel Griaule visitó por primera vez a esta tribu, descubriendo que en sus tradiciones más sagradas y secretas se hablaba de una estrella compañera de Sirio, a la que llamaban Po Tolo, y de la que sabían que tarda cincuenta años en completar una órbita en torno a ésta y que, además, es extraordinariamente densa, lo que es rigurosamente cierto. Por si esto fuera poco, los dogones sabían de la existencia una tercera estrella a la que llaman Emme Ya (y que corresponde a la recién descubierta Sirio C), de la que dicen es “cuatro veces más ligera que Po Tolo aunque que tarda el mismo tiempo que ésta en completar su órbita alrededor de Sirio A. 

Aquellos conocimientos, que Griaule completó quince años más tarde con otras investigaciones de campo que realizó junto a la etnóloga Cermaine Dieterlen, fueron considerados en principio pura mitología; pero aún con todo, en medios académicos, escépticos como E.C. Krupp, director del Observatorio Criffith de Los Ángeles y uno de los mas reconocidos especialistas mundiales en arqueoastronomía, reconocieron que – además de su conocimiento sobre Sirio – era difícil explicar cómo conocían también los anillos de Saturno o las cuatro lunas galileas de Júpiter, descubiertas por Galileo Galilei siglos después de que los dogones hablasen de ellas, gracias a su primer telescopio.

LOS ORIGENES DEL SABER

Además de los dogones, otros pueblos vecinos como los Bambara, los Bozo de Segu y los Miniaka de Kutiala, comparten desde tiempos inmemoriales idénticos conocimientos sobre Sirio, en torno a cuyo sistema gira buena parte de la vida ritual de estas gentes. Cada cincuenta años, por ejemplo, y cumpliendo estrictamente con el “ciclo u órbita de Sirio B alrededor de Sirio A, estas tribus celebran sus ritos de renovación a los que llaman Fiestas Sigui, en honor a Sigui Tolo que es como conocen a Sirio A. Es entonces cuando elaboran complejas máscaras de madera para celebrar la entrada del nuevo ciclo, que después almacenan en un lugar sagrado y donde los arqueólogos han podido encontrar piezas que datan, al menos, del siglo XV.  Ahora bien, ¿de dónde obtuvieron los dogones en ‚ época tan remota sus precisos conocimientos astronómicos? 

Griaule y Dieterlen prefirieron limitarse a describir aquello que les fue transmitido por los dogon, o jefes de cada pueblo iniciados en el secreto de Sirio, sin hacer una valoración de sus hallazgos. Pero en 1970 Cenevieve Calame-Griaule publicó en un libro que tituló Génesis Negro, algunas de las notas que su padre Marcel no se atrevió a dar a la luz. En ellas se describía como los dogones creían en un dios hacedor del Universo al que llaman Amma, que mandó a nuestro planeta a un dios menor, al que conocen como Nommo, para que sembrara la vida aquí. Nommo descendió a la Tierra y trajo semillas de plantas – describe una de las tradiciones recogidas por Griaule de boca de un dogon llamado Ogotemmeli -, que habían ya crecido en campos celestes… Después de crear la Tierra, las plantas y los animales, Nommo creó a la primera pareja de humanos, de los que más tarde surgirían ocho ancestros humanos, que vivieron hasta edades increíbles.

LA CONEXION EGIPCIA

De Nommo, los dogones dicen también que era una criatura anfibia – probablemente muy parecida al dios babilónico Oannes -, y que regresó al cielo en un arca roja como el fuego después de cumplir con su tarea. Pues bien, con todos estos datos, en 1976 Robert K.C. Temple, un lingüista norteamericano miembro de la Royal Astronomical Society británica y afincado en Londres, publicó un osado libro que tituló El Misterio de Sirio, en el que aventuró que Nommo fue un extraterrestre que dejó en la Tierra, hace entre siete y diez mil años, toda clase de pistas sobre su origen estelar. “Cualquier otra interpretación de las citadas pruebas no tendría sentido, concluyó Temple. Y quizás no le faltase razón, pues sus argumentos, lejos de haber sido refutados con el tiempo, se ven reforzados por descubrimientos como el de Sirio C que ya anunció en su obra hace casi veinte años.

Pero el conocimiento del sistema triple de Sirio no fue patrimonio exclusivo de los dogones y de los pueblos vecinos, lo cual nos obliga a abrir aún más el radio de esa supuesta influencia extraterrestre en el pasado. Los antiguos egipcios, por ejemplo, mostraban una gran veneración hacia la “estrella del Perro” o Sirio, que se encuentra en la constelación del Can Mayor. Fue sir Norman Lockyer, astrónomo británico fundador de la revista Nature, el primero en darse cuenta de que muchos templos egipcios estaban alineados hacia Sirio, cuya aparición y desaparición en los cielos sirvió como base a uno de los dos calendarios usados en Egipto. El primero de ellos era de uso popular y de escasa complejidad matemática estableciendo la duración del año en 365 días exactos, pero el basado en Sirio además de servir para fechar cuestiones sagradas y dinásticas, se fundamentaba en observaciones astronómicas extraordinariamente precisas y establecía la duración del año en 365,25 días.

Se comprobó, por ejemplo, cómo muchos de los templos egipcios, orientados hacia el sol naciente (lo que dio pie a que los arqueólogos especulasen con la existencia de una religión solar), estaban flanqueados por dos obeliscos que, ubicados en un lugar previamente determinado, servían a los sacerdotes para ver sobre la línea del horizonte por donde salía el sol a lo largo del año, pudiendo marcar así el inicio de los solsticios de verano e invierno.

Aquel control del Sol sirvió a los egipcios para comprobar que había un día en el que Sirio y el Sol salían por el mismo punto.

Comprobaron igualmente que cada cuatro años Sirio se retrasaba un día en acudir a su cita, lo que originó el ciclo de Sirio o sóthico en honor de la diosa Isis o Sothis que se cumplía cada 1460 años; es decir, pasado ese periodo de tiempo el calendario sóthico y el vulgar volvían a coincidir al inicio del año nuevo (1460 años X 0,25 días de error = 365 días).

Este calendario sóthico ha permitido fechar con precisión acontecimientos que sucedieron 43 siglos antes de Cristo, lo cual demuestra que hace ya más de cuatro mil años los egipcios conocían estos ciclos.

¿Cuándo, pues, hicieron ‚ éstos sus observaciones de Sirio para establecer su calendario? ¿Acaso fue este un conocimiento llegado por los mismos dioses de los dogones y una nueva pista sobre su origen? La identificación de Sirio con la diosa Isis (la Señora de los Dos Fuegos), refiriéndose a sus dos estrellas más grandes, A y B, fue confirmada hace ya varias décadas por los estudiosos Otto Neugebauer y Richard Parker. Lo que nunca supieron interpretar fue el por qué‚ en la iconografía egipcia Isis iba a menudo acompañada de las diosas Anukis y Satis, que ahora, desde luego, pueden entenderse como Sirio B y Sirio C.

Otra clave simbólica puede tener que ver con Osiris, mitológicamente hermano y compañero de Isis y encarnación de la Tierra, cuyo nombre en jeroglífico es representado frecuentemente como un ojo sobre o bajo un trono, lo que podría dar lugar a pensar en la rotación de nuestro planeta (y, por ende, de todo el sistema solar) en torno a Sirio. No en vano Kant definió a Sirio como “el Sol de nuestro Sol“, hipótesis que llevó a muchos astrónomos decimonónicos a establecer la distancia entre Sirio y nosotros como “unidad astronómica. Y lo chocante es que los dogones conocían a Sirio A también como la “estrella sentada“. ¿Simple casualidad?

LAS PIRÁMIDES APUNTAN AL CIELO

A ella no puede, desde luego, recurrirse cuando se averigua – como hizo el astroarqueólogo ruso Vladimir Rubtsov – que el antiguo vocablo iranio que se usaba para referirse a Sirio era Tistrya, palabra que se origina en el vocablo sánscrito Tri-Stri, y que significa tres estrellas! Es decir, que el conocimiento de que Sirio es un sistema estelar triple fue casi universal en nuestro más remoto pasado. ¿Pero por qué? ¿Quién difundió semejante “secreto”? Los egipcios posiblemente hicieron evidente ese secreto en la meseta de Giza, junto a El Cairo, precisamente gracias a las tres monumentales pirámides que allí pueden contemplarse. No en vano cada día somos más quienes creemos que la Gran Pirámide fue en verdad un templo – y no una tumba – dedicado a Isis, la diosa que encarna a Sirio A, y en cuyas medidas y proporciones fundamentales se encuentran encerrados saberes relacionados con el monumento original de la pirámide de Micerinos, antaño cubierta por losas de granito de este color.

Por la misma regla de tres, la ciencia algún día podría llegar a comprobar que las tres pequeñas pirámides satélite que hay junto a la de Keops representan tres planetas junto a Sirio A, al igual que las otras tres pirámides menores que flanquean a Micerinos (Sirio C). Curiosamente esta disposición no sitúa ninguna pirámide menor junto a Kefrén, quizá por lo que los astrónomos ya saben: el enorme peso gravitacional de Sirio B hace imposible que ningún planeta orbite en torno suyo sin ser fatalmente atraído hacia la estrella.

Frente a esta hipótesis, en el último año se ha acuñado otra no menos interesante. En 1994 los investigadores Robert Bauval y Adrian Gilbert hacían público que tres de los cuatro canales de ventilación de la Gran Pirámide estuvieron orientados hacia estrellas concretas. Así el canal norte de la cámara del Rey miró hacia Alpha Draconis, el canal norte de la cámara de la Reina hacia la estrella más baja del cinturón de Orión (las tres estrellas centrales de la constelación) , y el canal sur de esta misma cámara hacia Sirio.

Su particular “descubrimiento” les llevó a formular su aventurada “teoría de la correlación con Orión” de la que se desprende que las pirámides de Giza son una réplica exacta del cinturón de Orión y que el Nilo así como el resto de pirámides egipcias ocupan los lugares correlativos a la Vía Láctea y otras estrellas importantes.

Pero hay más. La orientación de los canales de la Gran Pirámide corresponde – según Bauval y Gilbert – a la posición de las tres estrellas citadas en el 2450 a.C” aunque la ubicación de las pirámides marca el lugar del cénit donde estuvo Orión en el 10450 a.C.

UNA ESTRELLA FASCINANTE

Lo que proponen ambos investigadores para explicar esta diferencia cronológica es que, si bien la Gran Pirámide fue erigida en el 2450 a.C. (perpetuando así la falsa tesis arqueológica oficial de que fue construida por Keops), en cambio conmemoran un acontecimiento remoto que tuvo lugar en el 10450 a.C. Pero, ¿cual? Independientemente de cual de las dos hipótesis para la disposición de las pirámides de Giza est‚ más próxima a la verdad, lo cierto es que la vinculación de Sirio y Orión, al menos desde un punto de vista astronómico, es innegable, pues los egipcios sabían que Orión se perdía tras el horizonte una hora antes que Sirio, lo que sirvió de referencia también para el establecimiento del calendario sóthico.

En definitiva, pese a toda la evidencia expuesta, los historiadores prefieren seguir ignorando el porqué de la fascinación que ejerció sobre los egipcios (y sobre otros pueblos tan alejados de ellos como chinos o dogones) la estrella Sirio, aunque todos ellos se esforzaron en aclararnos estas dudas en sus templos y mitos: sus “dioses instructores” descendieron un día lejano de aquel sistema triple y habitaron quizá entre nuestros antepasados”.

Tomado de:

http://www.bibliotecapleyades.net/esp_dogon02.htm