12 REGLAS DE ORO PARA EL BUEN AMOR EN LA PAREJA – JOAN GARRIGA

12 REGLAS DE ORO PARA EL BUEN AMOR EN LA PAREJA – JOAN GARRIGA

 Aquí tenemos una docena de mitos, o creencias irracionales, que podemos cambiar por otros pensamientos y actitudes más sanas y eficaces.

Sombras Parejas 13

Sombras Parejas 13


1. SIN TI NO PODRÍA VIVIR / SIN TI TAMBIÉN ME IRÍA BIEN 

Somos dos adultos que nos sostenemos sobre nuestros propios pies, no dos niños buscando a sus padres. Sin ti también me iría bien, pero me alegra el corazón que sea contigo y que estemos juntos.

2. TE QUIERO POR TI MISMO / TE QUIERO POR TI MISMO… BUENO, A PESAR DE TI MISMO.

Es un regalo enorme amar las sombras del otro, su ego, sus dificultades, y ser compasivos con ello, porque eso significa que somos capaces de reconocer al otro miembro de la relación en su realidad más sombreada. La pareja es un campo de crecimiento en el que se van limando las asperezas del ego gracias a que el amor compartido es capaz de soportarlas.

3. HAZME FELIZ / SIENTO EL DESEO ESPONTÁNEO DE QUE SEAS FELIZ 

La pareja no está pensada para darnos la felicidad, aunque si sabemos conjugar todas sus dimensiones experimentamos algo que se acerca a la dicha. Sentimos que pertenecemos a algo, que hemos creado una intimidad, un vínculo, y que construimos caminos de vida.

4. QUIERO UNA PAREJA / MEJOR ME PREPARO PARA SER PAREJA

El exceso de «yo» y de individualidad por encima del sentido del «nosotros» convierte la pareja en un campo increíble de libertad y al mismo tiempo nos expone a más y más soledad e incertidumbre. Las dos cosas al mismo tiempo. Si quieres tener pareja, trabaja en tu interior para encontrar tu propio tono y manera para ser compañero o compañera, y lo demás se te dará por añadidura.

5. TE LO DOY TODO / MEJOR DAME LO QUE ME MANTIENE EN EL MISMO RANGO QUE TÚ 

La pareja es una relación de igualdad en la que hay que procurar que haya un intercambio de equilibro y justicia para preservar la paridad de rango. Dar mucho puede generar en el otro un sentimiento de deuda y empequeñecerlo. Mejor dar lo que el otro puede devolver de alguna manera, puesto que con el intercambio fértil crece la felicidad.

6. DÁMELO TODO / DAME LO QUE TIENES Y ERES Y YO PUEDO COMPENSAR, PARA MANTENER EN MI DIGNIDAD 

Cuando alguien en una relación lo pide todo del otro, debemos sospechar dos cosas: la primera, que esa persona es un niño y la segunda, que esa persona sin duda no va a tomar y apreciar lo que se le da, porque está anclada en un guión de insatisfacción que se nutre de demanda, la cual, aunque sea atendida, no satisface. Mejor el intercambio positivo y gratificante al negativo e hiriente.

7. OJALÁ SEA INTENSO Y EMOCIONAL / OJALÁ SEA FÁCIL 

Algunas relaciones discurren con fluidez y facilidad, no chirrían. Son el resultado del encuentro de dos naturalezas que armonizan sin grandes desencajes. Otras veces, todo es difícil, a pesar del amor. Cuando una relación es intensa y emocional, a menudo llega a ser desvitalizante. De hecho las grandes turbulencias emocionales y los juegos psicológicos desgastantes y fatales tienen que ver con reminiscencias de heridas infantiles y viejos anhelos no colmados.

8. LUCHO POR EL PODER / COOPERAMOS 

Demasiados siglos de lucha y sufrimiento entre hombres y mujeres nos convocan a una reconciliación. Es maravilloso cuando en la pareja ambos sienten adentro, de verdad, de corazón, que no hay mejor ni peor, y que caminan juntos. No uno por arriba y otro por abajo, no uno por delante y otro por detrás. Cooperan. Son compañeros y amigos y hermanos y amantes y socios. Uno y uno son más que dos. En lo más profundo las mujeres se suelen sentir mejores que los hombres —según mis estadísticas— pero las más inteligentes se encargan de que sus parejas no lo noten.

9. YO PIENSO, TÚ SIENTES Y ANTE LO DIFÍCIL SÁLVESE QUIEN PUEDA / REÍMOS Y LLORAMOS JUNTOS Y JUNTOS NOS ABRIMOS A LA ALEGRÍA Y EL DOLOR 

Las parejas enfrentan en su proceso vital asuntos que en algún momento duelen: hijos que no vienen, abortos, muertes o enfermedades de seres queridos, vaivenes económicos y existenciales…. Son asuntos que ponen a prueba la capacidad de aguante de la pareja, y que o bien la fortalecen o bien la derrumban y ponen en ella resentimientos y millas de distancia.

10. QUE SEA PARA SIEMPRE / QUE DURE LO QUE DURE 

Entrar en el amor de pareja significa también hacerse candidato al dolor de un posible final. Hoy en día se habla de monogamia secuencial, esto es, de que, estadísticamente, cabe esperar que tengamos entre tres y cuatro parejas a lo largo de nuestra vida, con el consiguiente estrés y tránsitos emocionales complejos que ello conlleva. Cuando no hay un contrato institucional de por medio, tenemos una oportunidad de crear a la pareja cada día, a nuestra manera, y de vivir lo que nos permite. Si llega el final, aprendemos el lenguaje del dolor, la ligereza y el desapego, para luego volver de nuevo al carril del amor y de la vida.

11. PRIMERO LOS PADRES O LOS HIJOS Y LUEGO TÚ / PRIMERO NOSOTROS, ANTES QUE NUESTRAS FAMILIAS DE ORIGEN Y QUE NUESTROS HIJOS EN COMÚN 

Conviene saber que el amor se desarrolla mejor en universos de relación ordenados: que los padres sean padres y que los hijos sean hijos, que la pareja que se ha creado (que puede incluir a hijos de anteriores relaciones) tenga prioridad frente a parejas anteriores o frente a las familias de origen. Que el pasado sea honrado y labre un buen presente y un buen futuro. Algunas personas dan más importancia a los hijos en común que a los anteriores, lo cual acaba creando malestar en todos. Al mismo tiempo, una pareja posterior debe saber que tiene más posibilidades de ocupar un buen lugar si asume que los hijos de su pareja estaban antes y respeta su prioridad.

12.TE CONOZCO / CADA DÍA TE VEO Y TE RECONOZCO DE NUEVO 

Algunas parejas no se relacionan con la persona que tienen al lado, sino con las imágenes interiores que se han ido formando de esa persona a lo largo del tiempo. Viven en el pasado y se olvidan de actualizarse cada día. Para evitarlo, ayuda, y mucho, abrir la percepción a cada instante nuevo y no dar a la otra persona por supuesta. El otro se ilumina cuando le reconocemos y le descubrimos como nuevo, y de este modo también nosotros nos volvemos nuevos y jóvenes.

El autor: 

Joan Garriga (Bellpuig, 1957) es licenciado en Psicología por la Universidad de Barcelona. En 1986 creó el Institut Gestalt de Barcelona, donde desarrolla su actividad como terapeuta y formador en Constelaciones Familiares, coaching sistémico, terapia Gestalt y PNL. En 1999 invitó a Bert Hellinger a presentar su trabajo sistémico sobre Constelaciones Familiares en el Institut Gestalt de Barcelona, y con el tiempo se ha ido convirtiendo en uno de los principales exponentes de esta terapia en España y el mundo hispanohablante. Ha publicado numerosos artículos sobre psicoterapia en revistas especializadas y es autor de ¿Dónde están las monedas? (2006) y de Vivir en el alma (2008).
Fuentes:
Anuncios

Las sombras del deseo

Mi blog es para compartir cosas espirituales, científicas y también al amor; en este caso, al erotismo.

TEATRO DE LOS SUEÑOS

Es incuestionable que el sexo forma parte del ser humano, de la misma manera que del arte, en sus más diversas y variadas representaciones. Desde la antigüedad hemos sentido la necesidad de plasmar todas esas sensaciones que experimenta nuestro cuerpo cuando surge la pasión carnal. Y el arte se ha venido ocupando de refinar nuestra imaginación más descarada a través de lo que hemos denominado como erotismo. Podemos decir que el erotismo se basa en la insinuación. En general a los artistas nunca les ha interesado mostrar las cosas tal cual son. Es como un juego. De alguna forma cubren el sexo –o más bien su deseo– con un velo. Son sugerencias y pistas que nos llevan a leer entre líneas. El placer que provoca va pues más allá de lo sexual, es un placer propio de ser inteligente, que aprecia y saborea ese juego de la creatividad. El mismo…

Ver la entrada original 136 palabras más

“Los Pensamientos Curan Más que los Medicamentos”

“Los Pensamientos Curan Más que los Medicamentos”

Bruce Lipton, científico que cree en la reencarnación, la energía curativa, el poder de la mente y la reprogramación del subconsciente

Reclama una nueva medicina, la que tenga en cuenta la capacidad de curar de la energía, mucho más eficaz que los medicamentos. Bruce Lipton (Estados Unidos, 1944) ha conseguido aunar ciencia y espíritu. No es poco mérito el suyo si tenemos en cuenta lo “alérgicos” que son los científicos a los temas trascendentales. Es doctor en Biología Celular y fue pionero en la investigación con células madre. Sus estudios sobre la membrana celular y las modificaciones de las células según el entorno sentaron las bases de la nueva epigenética. Sus descubrimientos (que iban en contra de la opinión científica establecida de que la vida es controlada por los genes) y el estudio de la física cuántica le han llevado a criticar duramente la medicina convencional. Es autor de libros como La biología de la creencia y La biología de la transformación.

Usted asegura que la medicina convencional va por muy mal camino. ¿Tan peligrosos son los medicamentos que nos recetan?
Nos dan medicamentos para la enfermedad, pero esto causa muchos problemas en el cuerpo. Porque esta medicina basada en la farmacología no entiende cómo está interrelacionada toda la bioquímica del organismo. Cuando tomo una pastilla química y la introduzco en mi cuerpo, no solo afecta a aquel lugar donde tengo el problema, sino que afecta a muchas otras cosas a la vez. Son los llamados “efectos secundarios”. Pero, en realidad, no son secundarios sino directos. No entienden que el efecto de las drogas no solo crea un efecto sino múltiples. Según las estadísticas en EEUU, ¡los fármacos matan allí a más de 300.000 personas cada año! Y esas personas son muchas más que las que mueren por tomar drogas ilegales. Hay algo que no funciona en la ciencia médica. Hace algunas cosas bien, como la traumatología, pero está matando a mucha más gente de la que ayuda. Tiene que aprender cómo funcionan las células.

¿Y qué ha descubierto sobre las células pero que no tiene en cuenta la medicina?
Yo ya trabajaba con ellas en los años 60. Fui un pionero porque en esa época había muy poca gente trabajando en ello. Y un experimento que hice en esa época cambió la idea que tenía del mundo. Puse una célula madre en un plato petri y, como cada diez horas se divide en dos, al cabo de dos semanas, tenía miles de células, todas idénticas. Luego cogí algunas de ellas, las coloqué en otro plato y cambié el entorno celular (son más como peces porque viven en un entorno fluido). Cambié la química en ese plato y ahí formaron músculo. Después, cogí otras del primer plato y las puse en un entorno diferente, y se formó hueso, y otras se convirtieron en grasa al volver a cambiar el entorno. Entonces, la pregunta es muy sencilla, ¿qué controla el destino de las células? Todas eran idénticas, lo único que era diferente era el entorno. Cuando cojo células sanas y las coloco en un entorno nocivo, la células enferman y mueren. Si un médico las mirara, diría: “¿Qué medicina hay que darles?” ¡Pero no hace falta ninguna medicina! Les cambias el entorno nocivo, las colocas en uno sano y saludable y las células sanan. Los humanos somos una comunidad de 50 trillones de células, por tanto, la célula es el ser viviente y la persona es una comunidad. ¡El humano es un plato petri cubierto de piel!

La industria farmacéutica no quiere que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula?

¿Cuál es el entorno de la célula que hay que cuidar?
Dentro de mí hay 50 trillones de células y el entorno celular para nosotros es la sangre, por ello la composición de la sangre cambia el destino de la célula. ¿Y qué controla la sangre? Pues el sistema nervioso, que crea una química diferente según el sistema exterior. La célula y el ser humano son la misma cosa. Por ello, si pongo al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, también enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana. Por tanto, la medicina culpa a las células por la enfermedad y trata de cambiar la química de las células, pero ese no es el problema, el problema es el entorno. Y si cambias a la persona de entorno, sin medicamentos, el cerebro cambia la química. El cerebro de la célula y el de la persona leen y entienden el entorno.

En un entorno sano, ¿nos curamos automáticamente? ¿Así de fácil?
No es tan fácil, porque la mente interpreta. Puede suceder que estemos en un entorno muy sano y que la mente lo lea como un entorno negativo o perjudicial. Entonces crea una química que hará a mi cuerpo enfermar. La diferencia entre la célula y el ser humano es que este tiene una mente que hace una interpretación y la célula lee el entorno directamente. Si metes un programa con errores en la mente, entonces la química que genera no está en armonía con la vida. Y esto nos sirve para entender cómo funciona un placebo. Cambio mi creencia y pienso que esto me va a sanar, tomo una píldora porque creo que esto me va a traer salud, y me mejora y me sana, pero la píldora podría ser de azúcar, en realidad no ha hecho nada, han sido mis creencias. Y a eso lo llamamos pensamientos positivos y efecto placebo.

¿Está diciendo que el efecto placebo –creer que algo nos sanará– es más curativo que un medicamento? Pero no hay casi investigaciones sobre eso.
Sí, tienes razón. ¿Eres consciente de que hay más de una manera de hacer energía sin tener que depender del petróleo? Pero seguimos dependiendo del petróleo porque no interesa el cambio a los que controlan la energía. Lo mismo pasa con las empresas farmacéuticas. Venden fármacos y ¿poder sanar sin fármacos es bueno o malo para la industria farmacéutica? No quieren que sanes sin comprar sus fármacos. ¿Se puede poner energía en una cápsula? Si fuera así, las farmacéuticas intentarían vendértela. Si puedo sanar sin usar medicamentos, la industria que los produce no gana dinero. Deberíamos poder decir que la ciencia está separada de la industria farmacéutica, pero no es así, porque con el dinero de esta se paga el desarrollo de la ciencia, y ese dinero solo va esos estudios que dicen que las drogas funcionan. El dinero controla la ciencia.

Explíquenos cómo funciona ese poder que dice que tiene la mente para la autocuración.
He hablado de que la mente controla: si piensa de una manera, se va en una dirección y, si piensa de otra, se va en otra. Por ejemplo, cierro los ojos, los abro y veo a alguien a quien amo. Entonces mi cerebro segrega dopamina, oxitocina, etc. Lo puedo sentir en mi cuerpo, puedo sentir el amor, y esa química trae salud a las células. Por eso, quien se enamora se siente tan bien. Pero si abro los ojos y veo algo que me asusta, segrego hormonas del estrés. Y estas hacen dos cosas. La primera es que frenan el crecimiento del cuerpo. Porque si me está persiguiendo un león, necesito toda la energía para poder escaparme, y mi organismo apaga todo lo que no sea imprescindible para correr más rápido, así que se paraliza todo lo que tiene que ver con el crecimiento. La gente no lo sabe, pero tienes que crecer todos los días, porque, si no, te mueres. Cada día cientos de billones de células mueren y tienes que ir produciendo nuevas. Cada tres días, el sistema digestivo renueva sus células, pero si se intefiere con ese crecimiento, entonces no puedo estar sano porque estoy perdiendo demasiadas células al día, por eso la quimioterapia hace que se caiga el pelo y crea problemas de digestión, porque mata todas las células, no solo las del cáncer. La segunda consecuencia de las hormonas del estrés es que se cierra todo aquello que usa energía, y el sistema inmunitario usa muchísima energía: cuando estás enfermo, te sientes muy cansado porque tu energía la está usando el sistema inmunitario.

Si pones al ser humano en un entorno nocivo, igual que la célula, enferma. Si lo trasladas a un entorno sano, entonces sana

Eso significa que el estrés nos hace enfermar, ¿no?
Las hormonas del estrés apagan el sistema inmunitario, incluso la medicina usa este efecto en algunas ocasiones. Por ejemplo, si me trasplantaran un corazón, mi sistema inmunitario lo rechazaría. En esos casos, los médicos dan hormonas del estrés y eso impide que funcione el sistema inmunitario. Es tan claro que suprime el sistema inmunitario que lo usamos como un medicamento. Cuando la persona está bajo estrés, afecta de dos maneras: la primera es que deja de haber crecimiento y la segunda es que se apaga el sistema inmunitario. De esta forma, virus nocivos pueden atacarme fácilmente. Cuando estás bajo mucho estrés, te enfermas. Y debo decir que, si tomamos una muestra de sangre de cada persona, descubrimos que todos tenemos células cancerígenas. Las tenemos siempre, pero si está funcionando el sistema inmunitario, no pueden crecer. Una vez que se apaga el sistema  inmunitario, proliferan. Es como el catarro: no tienes que coger el virus, ya lo tienes dentro. Son organismos oportunistas. El 90 por ciento de la gente que va al médico es debido al estrés, y también el cáncer funciona igual.

Explíquenos qué es la medicina cuántica o medicina de la energía.
Como decía, la primera razón por la que la medicina de hoy es cuestionable es porque los médicos no saben cómo funcionan las células. La segunda es que la medicina está basada en la física de Newton. No reconoce la energía, esa parte invisible, las señales electromagnéticas. Pero, a principios del siglo XX, apareció la física cuántica, que dice que todo es energía, lo que podemos ver y también lo invisible. Si miras dentro del átomo, hay electrones, protones, neutrones. ¿Y qué hay dentro? Energía. La ciencia más reciente indica que el cuerpo responde a la física cuántica, no a la newtoniania. La medicina dice que quiere cambiar la química del organismo con drogas y la nueva medicina dice que hay que cambiar la energía. Y esta nueva medicina, la cuántica, es mucho más poderosa, porque responde primero el campo energético que el físico.

La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química

Si todo es energía, ¿los pensamientos también? ¿Cómo influyen en nuestra salud?
La mente es energía. Cuando piensas, transmites energía, y los pensamientos son más poderosos que la química. Así que esto es peor para las empresas farmacéuticas porque no lo pueden vender. Por tanto, no les interesa una conexión entre la mente y el cuerpo. Pero es cierto que las propias creencias se convierten en un campo energético, una transmisión, y esta se transforma en una señal que es capaz de cambiar el organismo. Y así es como funcionaba la sanación antes del desarrollo de la medicina. La gente sanaba con los chamanes, con las manos… pero eso no puede vender y por eso la medicina no quiere ir por ese camino. Y es la razón por la que yo cambié mi carrera. Estaba enseñando en la universidad que hay que seguir con drogas y sabía que eso no era verdad. La medicina lo conoce, pero no habla de ello. Sabe que el pensamiento positivo, el placebo, puede sanar, y también que el pensamiento negativo puede matar. Uno se llama placebo y el otro nocevo. En realidad, no es que sea positivo o negativo, es la manera de pensar. Si el médico te dice que tienes cáncer, aunque no tengas cáncer, si lo crees, crearás la química que generará cáncer. Por tanto, el problema no es tanto el entorno real sino el que tú interpretas.

Y eso enlaza con la física cuántica.
Totalmente. Por eso no funciona la medicina, porque no reconoce la ciencia cuántica. No mira hacia ahí porque el dinero está en otro lado.

Usted ha explicado que, en la mente, quien realmente tiene el poder es el subconsciente, ¿por eso es tan difícil cambiar hábitos de pensamiento?
Es millones de veces más poderoso y más importante que la mente consciente. Utilizamos el subconsciente el 95 por ciento del tiempo.

Pero no lo podemos controlar.
Lo puedes reprogramar. La información del subconsciente se recibe en los primeros seis años de vida. Eso que aprendiste en esos años se convierte en el conocimiento fundamental de tu vida. Por tanto, hay muchos estudios que demuestran que las enfermedades que tenemos de adultos, como el cáncer, tienen que ver con la programación y el entorno que vivimos en los primeros seis años de vida.

Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño

Es decir, los niños absorben también sus enfermedades o sus actitudes negativas, y así se ‘programa’ su subconsciente. ¡Qué gran responsabilidad para los padres!
La gente, cuando oye esto, se preocupa, se culpa. Pero no eres culpable si tú no sabes que el subconsciente funciona así. No lo sabían nuestros padres, ni nuestros abuelos ni bisabuelos. Ahora bien, cuando lo entiendes, tienes que cambiar tu manera de vivir, porque entonces sí eres responsable. Está demostrado que si un niño adoptado vive en su familia casos de cáncer, en su madurez puede padecer cáncer aunque su genética sea diferente. Sería algo así como conducir un coche: si te enseñaron a conducir mal y has automatizado esa forma de conducir, pues lo más probable es que tengas accidentes. Si te enseñaron a maltratar tu cuerpo con mala información, destruirás el vehículo de tu cuerpo, cuyo conductor es la mente. El futuro es una mejor educación para los niños, incluso en la etapa prenatal.

¿Podemos reprogramar el subconsciente para estar más sanos o ser más felices con nuestra vida?
Los comportamientos que vienen del subconsciente no los percibes y pueden estar haciéndote daño. Quizás te sientes enfermo y echas la culpa a otra cosa. Al cambiar estos programas erróneos en el subconsciente, puedes recrear toda tu vida. Hay varias maneras de hacerlo. Se piensa que, cuando la mente consciente registra algo, la subconsciente también filtra esa informacion, pero no es así. La mente consciente es creativa y la subconsciente trata de todos los hábitos. Si le enseñas al subconsciente algo diferente, se lo enseñas también a la consciente, pero no al revés. Por ello, la manera de reprogramar es repetir y repetir hasta que se crea un hábito. Si leo un libro de autoayuda, mi mente consciente dice: “Sé todo lo que hay en el libro y lo aplico”, pero la subconsciente no se entera de nada. Entonces, piensas: “¿Por que sé tanto y todavía mi cuerpo no funciona?”. Los pensamientos positivos, el conocimiento… solo funcionan el 5% del tiempo, pero el 95% son los hábitos que tengo desde mi niñez. Y esa es la razón por la que los pensamientos positivos no son suficientes. Ayudan, pero no ves muchos resultados. Todo sigue igual hasta que no cambias el subconsciente. Técnicas de psicología basadas en la energía como la hipnosis o el Psych-K son una manera de cambiar el subconsciente, es como un aprendizaje rápido.

Con su investigación, ha aunado ciencia y creencia, un binomio que evita la mayoría de los científicos. ¿Usted cree en la eternidad?
Absolutamente, sí. No hay dos personas iguales, y lo digo desde el punto vista biológico. Si cojo mis celulas y las tralado a tu cuerpo, no soy yo, el sistema inmunitario las rechaza. En las células hay como una especie de antenas en miniatura. Son receptores y algunos son autorreceptores. Tú tienes diferentes autorreceptores a los míos. Pero los receptores reciben las señales del entorno. Si corto esos receptores, la célula no tiene ninguna identidad, porque no le viene de dentro sino de fuera. Para explicarlo de forma gráfica, diría que el cuerpo es como un televisor: mis antenas captan y reproducen el programa televisivo de Bruce. Esos receptores recogen esa transmisión. Si estoy viendo la tele y se estropea el tubo de la imagen, ha muerto el televisor, pero sigue la transmisión. Así que cojo otra, la enciendo, conecto el canal y vuelvo a ver el programa de Bruce, pero en otra tele, o lo que es lo mismo, en otro ser. Si ese ser tiene los mismos receptores que tienes tú, volverás a estar trasmitiendo lo mismo, pero en otro cuerpo. Esto explica la reencarnación y quiere decir que el cuerpo puede ir y venir, pero la transmisión siempre está ahí.

¿Eso le hizo creer que tenemos espíritu?
Nunca había creído en el espíritu, pero cuando comprobé esto en la célula, me cambió la vida entera. La pregunta que me planteé es: ¿por qué esa duplicidad?, ¿por qué tener un espíritu y un cuerpo? Y la respuesta vino de mis células: si solo existiera el espíritu, ¿a qué sabe el chocolate?  Solo con la parte espiritual, ¿cómo vivir una puesta de sol? ¿Qué se siente cuando se está enamorado? Todas esas sensaciones vienen de las células del cuerpo, que puede oler, sentir, tener experiencias. Recoge todo eso, lo transmite al cerebro. Se convierte en vibraciones y lo transmite a la fuente del ser. Si se muere mi cuerpo, mi fuente de ser y mi espíritu tienen la memoria hasta que tenga otro cuerpo. La lección más importante es que estar vivo es un regalo, una alegría por todo lo que podemos sentir. Cuando hagamos eso, todo el mundo estará sano.

Ver también:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2014/04/01/tus-pensamientos-provocan-cambios-en-tus-genes-dicen-cientificos/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2013/11/15/lo-que-pensamos-varia-nuestra-biologia/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2015/04/25/por-que-nos-desenamoramos-tan-pronto/

Fuente:

http://www.elcorreodelsol.com/articulo/los-pensamientos-curan-mas-que-los-medicamentos

 

¿Por Qué Nos Desenamoramos Tan Pronto?

¿Por Qué Nos Desenamoramos Tan Pronto?

Una explicación del Dr. Bruce Lipton a por qué nos desenamoramos

[…] Todo se viene abajo y te quedas abatido y obsesionado con lo que podría haber sido. Y también desconcertado: ¿cómo es posible que algo tan mágico degenere para convertirse en amargas recriminaciones y, si estás casado, en divorcio?

Después de todo, tú querías que funcionara. Creías que funcionaría. Quizá La biología de la creencia le sirva a otra gente, estarás pensando, pero no a ti. ¡Pues sí, a ti también! Sin embargo, hay algo que explica por qué el pensamiento positivo y las creencias no funcionan por sí solos.

El problema es que cuando estás tan unido a tu pareja durante esos maravillosos primeros días y meses, tu comportamiento y tus acciones están controlados mediante el procesamiento de tu mente consciente. Tu mente consciente es la mente «creativa», la que actúa en beneficio de tus anhelos y deseos. Así pues, cuando las mentes conscientes de dos amantes se entrelazan, juntas crean una armonía mágica. Puesto que las parejas de luna de miel actúan en función de sus más profundos anhelos y deseos, el resultado de su interacción es… voilà, ¡el Paraíso en la Tierra!

Sin embargo, con el tiempo, tu mente consciente se carga de pensamientos propios del ajetreo de la vida diaria: equilibrar tu presupuesto, organizar tus tareas, planear el fin de semana. El procesamiento de la mente consciente pasa de crear las experiencias de la luna de miel a crear la administración y las estrategias precisas para las necesidades que se perciben. El resultado es que la mente consciente renuncia al control de la conducta y se lo deja a los programas predeterminados almacenados previamente en la mente subconsciente.

En lo que se refiere a las parejas, de repente hay cuatro mentes en lugar de dos. Y esas dos mentes subconscientes «extra» pueden hacer estragos en las relaciones de Felices para Siempre. Cuando nuestras mentes conscientes dejan de prestar atención al momento, perdemos el control sobre nuestra creación de luna de miel, porque, sin saberlo, adoptamos comportamientos preprogramados que adquirimos a lo largo de nuestras experiencias vitales de desarrollo. Para muchas parejas, una vez que la programación subconsciente toma las riendas, el resplandor de la luna de miel se desvanece a toda prisa.

Y no es de extrañar, ya que los comportamientos programados en la mente subconsciente (muchos de ellos negativos y desautorizantes), derivan en esencia de la observación y son copia del comportamiento de otras personas, sobre todo de los padres, de la familia inmediata, de la comunidad y de la cultura. Empiezas a ver una faceta de tu pareja (y de ti mismo) que jamás había aparecido durante la luna de miel. Cuando la mente consciente deja de prestar atención al momento presente, de manera automática y, lo que es más importante, inconscientemente, empiezas a mostrar comportamientos que has copiado de otros.

He aquí un escenario que es posible que conozcas muy bien. Estás disfrutando del Efecto Luna de Miel, llena de amor por tu comprensiva pareja, que ilumina tu vida. De pronto, un día, le haces una pregunta sencilla y cariñosa. Él no está pensando en lo bien que va vuestra relación. Su mente consciente está ocupada con el arreglo del coche o el pago del alquiler, de modo que responde automática y desagradablemente con un tono que dice: «Déjame en paz». Desconcertada, tú respondes: «¿Quién eres tú?».

Acabas de vivir el momento en el que, por lo general, la luna de miel empieza a desmoronarse. Él te ha respondido de una manera tan inconsciente que ni siquiera se ha dado cuenta de lo desagradable que ha sido. Y, en respuesta a lo que percibe como un «ataque» personal hacia su persona, clava los talones para defenderse hasta la muerte. Él piensa: «Me acusa de no ser yo mismo. Soy el mismo de siempre. No sé de qué habla. ¿Qué problema tiene?».

Entretanto, tú piensas: «¿Dónde está el hombre cariñoso con el que me casé?». Tu mente consciente se aleja del momento presente para evaluar la desagradable situación en la que te encuentras. Oh, oh… Sin que lo sepas, también recurres de manera inconsciente a los comportamientos subconscientes anteriores que adquiriste de tu familia y tu cultura. Ahora es el turno de tu compañero de sorprenderse al ver que la que una vez fue su amante esposa se convierte en alguien que no para de criticar y culpabilizar, junto con otras conductas que aprendiste de tus padres.

A medida que las rutinas de la vida diaria ocupan cada vez más tu mente consciente y la de tu compañero, empiezan a aparecer más patrones de comportamiento inconscientes y nada armoniosos. Pronto, ambos pasáis de apreciar a vuestra pareja a concentraros en sus estallidos desagradables periódicos. Tanto tú como tu pareja os ponéis a la defensiva y empezáis a criticar los defectos del otro: nunca limpia, nunca le pone el tapón a la pasta de dientes, etcétera. Todas las cosas que pasasteis por alto cuando estabais obnubilados por las primeras fases del amor ahora empiezan a molestaros.

Si os conocisteis gracias a algún servicio de citas online, querréis que os devuelvan el dinero. «¡No respondió al cuestionario con sinceridad!». Pero en realidad, ambos lo rellenasteis de buena fe. Lo rellenasteis de manera consciente… y ese es el problema. Las juiciosas alegaciones de la mente consciente representan en realidad lo que la gente quiere llegar a ser. Por desgracia, el carácter del «yo» que respondió al cuestionario se expresa por lo general tan solo un 5 por ciento del tiempo total. Lo que las parejas no ponen en el formulario son los programas subconscientes, limitantes y saboteadores, que han adquirido de otros y que todos repetimos sin darnos cuenta el 95 por ciento del tiempo.Con la aparición de comportamientos indeseados en el 95 por ciento del tiempo, tu pareja y tú habéis abandonado sin duda la luna de miel y estáis de camino hacia una vida convencional. Si alguno de esos comportamientos destructivos o perturbadores que hasta el momento habían permanecido ocultos se hubiera mostrado el primer día de relación, seguramente no habría habido un segundo día. Ahora te preguntarás si deberías reducir tus expectativas y aceptar aquello en lo que se ha convertido tu relación, porque «Así es la vida, y debo aceptar lo malo junto con lo bueno». ¿O acaso las muchas concesiones que haces para acomodarte a un comportamiento abusivo se convertirán en algo tan intolerable que tu relación, que una vez te pareció inquebrantable, acaba hecha jirones? Al final dices «Al infierno con esto. No puedo seguir». Y entonces sales (de nuevo) e intentas encontrar lo que tuviste una vez.

El culpable de este ciclo repetitivo es invisible: son los comportamientos programados que existen en la mente subconsciente de tu pareja y en la tuya. Tu mente consciente te propone la aventura de encontrar a una pareja cariñosa, y se regocija cuando encuentras al Elegido; sin embargo, tu mente subconsciente se dedica a destruir lo que has creado. No obstante, una vez que sabes que te enfrentas a una relación con cuatro mentes y que sabes cómo cambiar la programación negativa de las mentes subconscientes, cuentas con las herramientas para volver a crear lo que has perdido.

Artículos relacionados: 
Los pensamientos curan más que los medicamentos
Aprende a usar la mente para curarte
Medicinas mentales
VIDEO: LA MATRIZ DE LA VIDA

SUSCRIPCIÓN AL NEWSLETTER SEMANAL DE EL CORREO DEL SOL

TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA, CAPÍTULO 1, FRAGMENTO

TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA, CAPÍTULO 1, FRAGMENTO

© condiciones al final

CUANDO ALMA Y EDGAR SE CONOCEN…

(…)

Los presentaron diez minutos más tarde y estuvieron juntos durante toda la cena, hablaron de muchos temas, pero sobre todo de erotismo y sensualidad, ella había disertado como toda una experta, su categoría de psicóloga le daba derecho a sentirse una entendida en la materia y él la había escuchado atentamente, pero ¡qué ridículo había hecho! Más tarde, en su alcoba, había descubierto que el realmente avezado en erotismo y sensualidad era él.

Habían comentado la película “Nueve Semanas y Media”, deleitándose en la escena de la cocina, cuando Mickey Rourke hace a Kim Basinger comer varios manjares, y ella desata toda su sensualidad al abrir los labios, lamer, morder…

 

Kim Basinger 9 Semanas y Media

Kim Basinger 9 Semanas y Media

Todo esto lo platicaron durante la cena, y al llegar los postres, que eran fresas al oporto, Edgar, con toda intención y mirándola fijamente, tomó una y se la llevó muy despacio a la boca.

sexi 9 semanas y media

sexi 9 semanas y media

Alma se quedó prendida en sus ojos, pero logró desviar la mirada y lenta, muy lentamente descendió por la cara de Edgar como si lo acariciara con la vista y se detuvo en los labios abiertos y en los dientes que apresaban la dulce y roja fruta, que dejaba escurrir pequeñísimas gotas de púrpura oporto, Al momento en que su mirada se detuvo en la boca de él, sus propios labios empezaron a abrirse imperceptible y lentamente. Edgar no podía despegar los ojos de esos labios que se estaban entreabriendo tan invitadoramente.   Los dos se quedaron con la mirada prendida en la boca del otro, él todavía con la fresa entre los dientes, ella sólo con el deseo. Estaban   a punto de besarse en la boca, ahí, en la mesa, frente a todos los comensales. Sin que la voluntad pudiera intervenir, sus rostros empezaron a acercarse, Alma percibió que sus ojos se entrecerraban, inclinó la cara, Edgar también, y en una forma enloquecedoramente pausada siguieron aproximándose…

Lee el resto del capítulo y toda la novela.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

 

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

 

 

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

VER TAMBIÉN:

La Sinopsis y capítulo 1 en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2012/09/10/tu-y-yo-siempre-novela-capitulo-1-sinopsis/

Capítulo 2, en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2012/09/11/tu-y-yo-siempre-resumen-capitulo-2-catalhoyuc/

Capítulo 3, en:

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/2012/09/18/tu-yo-siempre-capitulo-3-la-serpiente-luminosa-kundalini-resumen/

Busca otros capítulos en el blog.

***

Imágenes tomadas de internet.

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

 

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

DEDICATORIA DE TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA ROMÁNTICA

DEDICATORIA DE TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA ROMÁNTICA

© condiciones al final

TÚ Y YO SIEMPRE, DEDICATORIA

Él

Él

A “E L” 

S e n s u a l   y   e t é r e o

c e r c a n o   e   i n a s e q u i b l e  

a y e r   m i o ,   m a ñ a n a   m u y  l e j a n o  

c o r p o r e o   e   i n c o r p o r e o , 

f a n t a s í a   y  r e a l i d a d , 

i m a g e n   y   s o r t i l e g i o , 

e n c a r n a c i ó n   d e   m i s   s u e ñ o s , 

i l u s i ó n   d e   m i s   d e s v e l o s , 

s e n d e r o ,   g u i a ,   l u z , 

AMOR

 ***

Ésta es la dedicatoria de la primera edición de mi novela “Tú y Yo Siempre, que después, para la segunda edición cambié a una más convencional.

 De todos modos quise compartirla con ustedes, porque fue una inspiración que tuve, estando en estado superior de conciencia, cuando ya casi la terminaba y no quiero que quede inédita.

 La segunda edición de Tú y Yo Siempre está más completa, pues después de varios años de haberla escrito, le añadí muchos conocimientos adquiridos posteriormente y que pensé que debían estar en ella.

***

Puedes adquirir la novela en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

 

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

 

 

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.

 

 

TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA, CAPÍTULO XI “LA TERAPIA”, FRAGMENTO

TÚ Y YO SIEMPRE, NOVELA, CAPÍTULO XI “LA TERAPIA”, FRAGMENTO

© condiciones al final

CAPÍTULO XI “LA TERAPIA”

 SIN SOBRE

 Quien convertir pretenda de improviso

El amor terrenal en culto eterno,

Necesita labrar un paraiso,

Sobre la oscura sima del infierno.

¿Ves ese sol que llena de alegría

 El cielo, el mar, el bosque y la llanura?

Él trae a los mortales cada día

Nuevas dichas y nuevas amarguras.

             

Cada alma tiene un libro que atesora

Sus afectos; en él, sin vano alarde,

¡cuanto nombre se agrega en cada aurora!

¡cuanto nombre se borra en cada tarde!

Juan de Dios Peza

***

Alma, la protagonista, habla con su amiga y terapeuta  Verónica, empieza hablando Alma:

(…)

-Eso es bueno, el que duda y busca respuestas aprende más; pero volviendo al tema, lo que tú no aceptas es que yo crea en la reencarnación…

-Yo no debo aceptar o rechazar tus creencias…

-Pero lo haces y esto ya más que terapia es polémica – no permitió que Verónica contestara – y me parece bien, es más, pensaba proponerte que dejemos todos los rituales de la terapia y sencillamente externemos nuestras opiniones, te aclaro que yo no trato de convencerte de nada, pero sé que tú quieres que “vuelva al redil” y me hace bien escucharte, porque tú eres como el “abogado del diablo” que yo misma trato de ser, pero estoy tan inclinada a mis nuevas creencias, que se me dificulta ver las cosas desde mi anterior punto de vista …

Y quiero decirte que no he salido de él, sino que simplemente dejé de ser, como científica, un  espíritu masculino que no puede ser fecundado por un elemento extraño; ahora, en cuanto a mis convicciones, me he vuelto un espíritu femenino, mi mente se ha tornado más receptiva y fructífera y acepto, sin dejar lo mío, ser fecundada por lo ajeno y gestar lo diverso, dándolo a luz bajo una forma propia, es decir: después de la tesis científica occidental que tenía, estoy conociendo la antítesis (sabiduría oriental) y estoy dándole forma a mi síntesis; de nadie más, sólo mía.

Eso es, en mucho lo que hizo Carl Gustav Jung.cuando conoció a Wilhelm Reich.

-Otra vez Jung.

-¡Claro!, él reconocía lo profundo de la sabiduría china, pero sabía que no era posible apropiarse de la sapiencia oriental sin reflexionar, abandonando totalmente la ciencia occidental – la  miró inquisitiva – ¿aceptarías hipnotizarme y hacerme estas preguntas, como quedamos la vez pasada? – le tendió unas hojas,

Verónica las tomó.

-Está bien, como quieras… Ponte cómoda, cierra los ojos, respira   profundo… A la cuenta de tres vas a ir al nivel más  profundo de tu   mente… – leyó – el nivel cósmico; pedirás permiso para entrar a la cuarta dimensión y para tener acceso a los archivos Akáshicos. Avísame cuando estés lista. Uno…dos…tres.

Alma respiró profundamente; su expresión, ya de por sí tranquila, se llemó paz y pasados unos segundos respondió:

-Ya estoy en la cuarta dimensión.

(…)

la observó un instante antes de continuar; al constatar que estaba en un nivel muy profundo de conciencia, siguió leyendo

-¿Has reencarnado más de una al mismo tiempo que Edgar?

-Sí.

-¿Cuantas veces?

Alma no contestó de inmediato, pero unos segundos más tarde, con voz más tranquila respondió

-Ciento veintitrés.

Verónica no se esperaba esa respuesta, pero reponiéndose de inmediato de la sorpresa, siguió preguntando lo que Alma había escrito.

-¿En cuántas de esas vidas han sido pareja?

 -En cien – ahora ya había seguridad en su voz. 

-¿Hay alguna razón para que sean tantas? -preguntó por su cuenta.

 -No son muchas… sí hay razón; somos almas gemelas, la mitad perfecta   que le corresponde a cada quién; queremos llegar al estado superior,   pero hemos tenido (como todas las almas) tropiezos en el camino; a veces él, a veces yo… Además de amarnos mutuamente (por que al hacerlo nos   amamos a nosotros mismos), también somos como un ayudante del Angel   Guardián del otro y a veces sólo nos unimos para ayudar o salvar a nuestra otra mitad y nos separamos para seguir nuestra tarea en el camino hacia la perfección.

 -¿Por eso es que siempre se separan tan pronto?

-Sí; como toda alma completa tenemos una misión en la tierra, que llevaremos a cabo en una larga o corta serie de vidas, esa tarea consta de muchas etapas y aspectos; en algunas encarnaciones ya hemos hecho   cosas importantes, otras se nos han pasado sin pena ni gloria, pero esas nos retrasan; en algunas hemos pagado con sufrimientos lo que debíamos de vidas anteriores.

 -¿Todavía les quedan muchas encarnaciones por vivir?

(…)

Lo que respondió Alma, lo encontrarás en la novela Tu y Yo Siempre:

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

 

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

***

¿Te gustó este post? Ponme un comentario y/o un “me gusta” eso me alienta a seguir publicando, es la única recompensa que recibo: el agrado de mis lectores, y si piensas que en verdad vale la pena,

¡COMPÁRTELO!

Sígueme en Twitter

Seguir a @serunserdeluz

Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Autora de “TÚ Y YO SIEMPRE”, novela romántica. La historia de amor de Almas gemelas, su karma, reencarnación y regresiones a vidas pasadas.

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

tu-y-yo-siempre-novela-romantica

Tú y Yo Siempre

foto Angel Sosa

Puedes adquirirla en

http://tuyyosiempre.yolasite.com/tienda-en-l%C3%ADnea.php

También visítame en

http://tuyyosiemprenovela.com (en construcción)

http://serunserdeluz.wordpress.com/

http://2012profeciasmayasfindelmundo.wordpress.com/about/

https://aquevineadondevoy.wordpress.com/

© Silvia Eugenia Ruiz Bachiller, Puedes copiar y publicar este artículo, siempre y cuando incluyas el enlace al artículo, no lo uses con fines comerciales, no lo modifiques, no quites el © ni este último párrafo que le sigue, enlaces incluidos.